Un desacreditado Banco de España pide mantener intacta la reforma laboral

Por Puño en alto

El FMI y posteriormente la OCDE, dejaron claro por donde debe ir lo poco que nos queda de nuestro estado de bienestar respecto al sistema público de las pensiones, siendo el caso de la institución económico financiera internacional lamentable al sobrepasar los límites al pretender enfrentar a jubilados con los jóvenes afirmando que las generosas pensiones perjudican el presente y el futuro de la juventud.

Ahora el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, pide que se mantenga la reforma laboral con el objeto de seguir con la competitividad de las empresas como elemento fundamental de recuperación del país. En otras palabras, pide que se continúe supeditando los derechos laborales a una supuesta competitividad de las empresas, mejor dicho, que se continúe con la precariedad laboral que está ocasionando la reforma laboral para que los empresarios consigan más beneficios.

De sobra es sabido ya que es una institución absolutamente desacreditada porque en su triste historial, entre otras cuestiones, tiene no haber visto con suficientemente antelación la crisis económica financiera que tantas calamidades ha originado a la clase trabajadora y que no supo tampoco detectar la realidad de los bancos y Cajas que a la postre tuvieron que ser rescatados con dinero público que nunca devolverán. Pero eso sí, informe tras informe nunca olvidaban alarmar sobre las consecuencias catastróficas para el país de los elevados costes laborales y de lo pernicioso que sería para el país las subidas salariales.

Tampoco podemos olvidar que este señor vaticinó, situándose en contra de la subida del SMI, toda clase de calamidades para la economía del país, consecuencias que solo estaban en su cabeza y que, en modo alguno, se ha visto nada parecido de aquello que pronosticaba.

Esto lo decía y dice sin despeinarse un señor que al frente del Banco de España gana más de 140.000 euros anuales, para quien la precariedad laboral que padecen los trabajadores españoles debido a las nefastas reformas laborales del PSOE y posteriormente del PP, no ha rozado ni por asomo. Por cierto, aún estamos esperando una rectificación de este señor por su errónea predicción sobre las perniciosas consecuencias para la economía de la subida del SMI. Alguien con un poco más de dignidad, habría dimitido, pero no, se mantiene en el cargo, para seguir en su deriva neoliberal de pretender salvar la economía del país a expensas de los derechos laborales de una mayoría social empobrecida a la que se le arrebató su presente y gran parte de su futuro.

El Banco de España debe ser una institución independiente del gobierno sea del color que sea, pero esa independencia queda absolutamente en entredicho cuando abraza por activa y pasiva y sin pudor alguno todas las directrices del neoliberalismo económico más ortodoxo que en ningún modo da respuestas al bienestar social más allá que basar la competitividad de las empresas en los recortes salariales y en reducción de plantillas.

Los ataques en un sentido y otro, dentro y fuera del país, a las políticas del gobierno llamado progresista deben tener cumplidas respuestas y el silencio no es la mejor manera de responder.

La sufridora mayoría social de este país necesita saber de manera expresa que el gobierno de PSOE-UP en modo alguno comparte las afirmaciones del FMI y de la OCDE respecto al sistema público de pensiones, así como, del Banco de España, respecto a mantener de manera intacta la reforma laboral.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.