Artículos

Denise Affonço, superviviente

El único alimento que recibía al día era una ración de agua y una ración de arroz. Por ello se aprendió de memoria su doctrina, lo que querían oír, sin quejarse nunca. Quejarse era desaparecer, morir, y ella no estaba dispuesta. La ira contra ellos le permitió sobrevivir. La ira y su hijo de 11 años. […]