Punto final, Memoria de la Transición. Madrid, capítulo segundo

 

 

En el segundo de los capítulos de “Punto final: Memoria de la Transición 1969-82”, encontramos a muchos de los testimonios que este medio, NR, ha recogido también en estos últimos años, engrosando una de nuestros pilares: la Memoria Antifascista.

Por Angelo Nero | 17/12/2023

Descubríamos, a través de un articulo reciente, el trabajo del colectivo londinense de videoactivismo, Reel News, una trinchera antifascista en el corazón del decadente imperio británico, que nos ofrece lúcidas miradas hacia Palestina, Grecia, o a la lucha climática o social, y que entre 2012 y 2018 realizaron la serie documental “Punto final: Memoria de la Transición 1969-82”, una visión muy diferente de aquel periodo de luces (pocas) y sombras (muchas), y de las versiones oficiales que el régimen del 78 nos ha ofrecido, a través del periodistas pesebreros como Victoria Prego en la serie de TVE, “La Transición”, que ahora es imposible ver sin sonrojarse.

El colectivo Reel News buscó a los protagonistas de aquella Transición Sangrienta, como la nombró Mariano Sánchez Soler, recogiendo decenas de testimonios de las luchas estudiantiles, vecinales o políticas, protagonistas de la lucha por una democracia real, que pagaron con la cárcel, el exilio o la vida, y cuya historia estuvo durante décadas bajo la alfombra de una régimen borbónico, que había mantenido intactas las estructuras del poder de la dictadura.

En el primer viaje que el equipo de Shaun Dey realizó a nuestro pasado reciente, su recogida de testimonios se centró en Madrid, un trabajo que quedó plasmado en tres capítulos de una hora de duración. En el primero de ellos, en el que hablamos en el artículo anterior, se centraron en la Querella Argentina, en la Asociación de Represaliados del Franquismo, en la muerte de Enrique Ruano, en las Cárceles de Mujeres y en el Movimiento Ciudadano [1].

En el segundo de los capítulos de “Punto final: Memoria de la Transición 1969-82”, encontramos a muchos de los testimonios que este medio, NR, ha recogido también en estos últimos años, engrosando una de nuestros pilares: la Memoria Antifascista. Antifascistas como Pablo Mayoral y Manuel Blanco Chivite, condenados a penas muerte en 1975, en los últimos consejos de Guerra de la dictadura, penas que fueron finalmente conmutadas, no así la de sus compañeros José Humberto Baena, José Luis Sánchez Bravo y Ramón García Sanz, que fueron ejecutados junto a dos militantes vascos.

En una larga entrevista con Pablo Mayoral nos apuntaba las causas de su lucha: “Luchábamos contra el imperialismo yanqui, por la nacionalización de las grandes empresas, por la reforma agraria, por la República y los derechos nacionales de los pueblos de España, por la liquidación de los restos coloniales y por la fundación de un ejercito al servicio del pueblo y sobre todo contra la dictadura franquista, éramos una de tantas organizaciones que mantenían, en aquella época, una posición rupturista con la dictadura.” [2] [3]

Con el compañero de Pablo Mayoral, Manuel Blanco Chivite, que recibió al equipo londinense en las entrañas de su editorial El Garaje, también tenemos una larga entrevista, que espera ser publicada cuando logremos vencer las reticencias de Manuel para que esta a vea la luz…

El tercer testimonio recogido en este nuevo capítulo del documental de Shaun Dey, es el de Marién Blanco, compañera del joven poeta Carlos González, al que un 27 de septiembre de 1976, exactamente un año después de la ejecución de los tres militantes del FRAP y los dos de ETA, con los que despidió la larga dictadura. ¿Y que contemplarán los hombres futuros cuando miren los ojos de los poetas muertos? Dejó escrito en unos versos visionarios el entonces estudiante de la Universidad Complutense de Madrid, al que un ultraderechista asesinó en una manifestación pro-Amnistía.

Carlos sentía la política de mil maneras diferentes; para él viajar era un acto político, escribir poemas, un acto político, salir a la calle gritando libertad, como en sus poemas, un acto político. Carlos militaba en las filas del pueblo.” Recordaría su novia, Marién.

El tercer bloque de este capítulo está dedicado a la muerte de Ángel Almazán, el joven antifascista que fue asesinado por la policía el 15 de diciembre de 1976, en una manifestación contra la Ley para la Reforma Política, convocada por el Partido del Trabajo de España (PTE). A su hermano, Javier Almazán, uno de los fundadores del del Colectivo por los Olvidados de la Transición (COT), también le dimos voz en nuestro medio, donde nos dejó reflexiones como esta: “La muerte de Ángel y de otros, siempre demasiados, puso de manifiesto que se trataba de una democracia otorgada por franquismo sin tener en cuenta al pueblo. Cualquier oposición al plan trazado desde el poder debía ser duramente reprimida. Los asesinatos no fueron errores, eran parte inherente del proyecto. Se impuso el terror frente a la alternativa de ruptura con el régimen.

También le acompañan los testimonios de Teodoro Mota, abogado de la familia Almazán y Saturnino Moya, amigo de Ángel, que han luchado junto a Javier por el reconocimiento como víctima del terrorismo, que finalmente el estado reconoció en 2007, a pesar de que en el documento de reparación y reconocimiento no se reconoce a los autores de su asesinato, tan solo que su muerte fue “consecuencia de las heridas sufridas en el transcurso de una manifestación convocada en ejercicio de la libertad de expresión, que fue reprimida violentamente por la policía, sin que los hechos fueran debidamente investigados.

El segundo capítulo del documental “Punto final: Memoria de la Transición 1969-82”, recoge la muerte de otro joven, Arturo Ruíz, asesinado el 23 de enero de 1977 en una manifestación pro-Amnistía, en Madrid. Su hermano, Manuel Ruíz, recientemente desaparecido, siempre luchó, junto a sus compañeros del COT, por la Verdad, Justicia y Reparación de todas las víctimas, como su hermano, de la Transición. Con él conversamos largamente, también, hace un año, y nos dijo cosas como estas: “El PP y el PSOE, que más o menos han seguido la misma política en el tema de la memoria, quiere que esta se adormezca, que desaparezca, y que todos pensemos que la Transición fue modélica, en la que no pasó nada malo, en la que todos nos abrazamos. Evidentemente la gente que ha estado metida en el tema sabe que no es cierto.” [4]

Este último bloque del documental también recoge el testimonio de otro de los hermanos, Miguel Angel Ruiz y Fernando de la Heras, entonces militante de la Joven Guardia Roja y amigo de Arturo.


Notas:

[ 1] https://nuevarevolucion.es/punto-final-memoria-de-la-transicion-una-mirada-necesaria-a-nuestro-pasado/

[2] https://nuevarevolucion.es/pablo-mayoral-luchabamos-contra-el-imperialismo-yanqui-por-la-nacionalizacion-de-las-grandes-empresas-por-la-reforma-agraria-por-la-republica-y-los-derechos-nacionales-de-los-pueblos-de-espana/

[3] https://nuevarevolucion.es/pablo-mayoral-las-fuerzas-rupturistas-vivimos-una-particular-represion-al-tiempo-que-el-psoe-que-no-habia-hecho-nada-contra-la-dictadura-era-ensalzado-y-apoyado-materialmente-por-la-reaccion/

[4] https://nuevarevolucion.es/manuel-ruiz-el-olvido-es-algo-en-lo-que-la-derecha-ha-hecho-un-trabajo-impecable/

Se el primero en comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.