Ser mujer fértil y pobre en tiempos del Covid-19

Bajo la presión de la pandemia por el virus del covid-19, algunas clínicas han admitido que los vientres de alquiler, son una explotación reproductiva a la que solo están sometidas las mujeres y tiene un grave impacto dañino en la salud de estas.

Teresa Domínguez


Hace unos días Jennifer Lahl llamó mi atención sobre un tuit en el que Eleanor Gaetan, contaba incrédula cómo una famosa rica británica, había encargado un par de bebés, a través, no de cualquier vientre de alquiler, sino de uno usado por  «celebrities», porque la «gestación subrogada comercial es ilegal en Reino Unido» y porque siempre hubo clases y clases entre parideras. Que la madre gestante sufrió preeclampsia, y que pobre de ella, (la famosa) estaba «encerrada en cuarentena en el Ritz». El capitalismo en su más asquerosa expresión. 

Evidentemente me hice con el artículo de Christopher Cameron del New York Post y lo leí al completo, no sin antes haber vomitado un par de veces.  A Natasha Rayne le gusta vivir la vida a tope, a todo tren. No la culpen, no es un pecado ser rico, ni es obligatorio tener ética en este mundo, y ella no puede evitar amar el lujo, además Rayne asiste a galas benéficas de ricos y famosos, de esas que ayudan a «los pobres». Y cuando tienes dinero se te antojan cosas, y Natasha, que tenía problemas para tener hijos propios, (aunque creo que tiene tres), decidió con 54 años, que quería comprarse un par de gemelos de la misma mujer que fue usada como vientre de alquiler por Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick, y las malas lenguas dicen que el esperma, podría incluso ser de Brad Pitt. 

Pero, contratiempo, el parto se adelantó cuatro semanas. El 20 de marzo, la madre gestante tuvo que ser hospitalizada de urgencias con preeclampsia, esta puede causar problemas de salud muy graves para la madre y el bebé, por lo que tuvieron que practicarle una cesárea, estaba de 36 semanas.  Rayne estaba en Londres cuando sucedió y a pesar de la prohibición de admitir vuelos europeos establecida por el presidente Trump, en cuestión de horas, reunió a un equipo de abogados de inmigración que pudo solicitar una exención especial para volar con aviones privados desde Londres a Nueva York y de Nueva Jersey, a Cleveland. 

Y fue allí que la pobre Rayne tuvo que estar dos semanas en cuarentena, donde «sobrevivió» a base de «sándwiches del metro» mientras esperaba a conocer a los gemelos. Estuvo en el Ritz-Carlton, «sin comodidades», y se quejaba de que se estaban «arreglando porque no podíamos permitir que las criadas entraran sin máscaras y guantes». Finalmente consiguió «huir» de aquella «traumática» situación del Ritz, en su jet privado y ahora dice el artículo que está escondida en una mansión alquilada frente al mar en Malibu, California, «donde el aire está limpio». De la salud de la madre sabemos poco.

Vientres de alquiler y el cierre de fronteras: Las niñeras

Otro de los problemas paralelos que reflejan algunos reportajes, nbcnews, Têtueuronews, es la situación de surroclientes, principalmente europeos, ante la pandemia del coronavirus «porque siembra el caos en su proceso de vientre de alquiler». Porque no se les permite viajar a los países donde tienen a las mujeres contratadas. Evidentemente no todos pueden tener, el capital, ni los equipos de abogados de inmigración de Rayne. «Sus gestantes», darán a luz y se preguntan que quien cuidará de «sus» bebés. 

Los contratos de subrogación en Estados Unidos por ejemplo, o en Ucrania, son claros, en el sentido de que la madre no es la madre legal del niño, y no se espera, ni está legalmente obligada a cuidar del bebé. Si los clientes no pueden recoger al bebé, entonces tienen que contratar a una baby sitter, una niñera, a la que se le otorgue una tutela temporal, que se encargue no solo de atender y alimentar a la criatura , sino de tomar las decisiones médicas de emergencia, o decisiones financieras, al respecto. 

Biotexcom, la clínica low cost, que fabrica 2 de cada 3 bebés en Ucrania, y que está siendo investigada por tráfico de menores, de órganos y delito fiscal, ha publicitado, según euronews, una reducción del 50% en el precio de manutención de cada bebé durante la pandemia: de 50 a 25 euros al día

¿Se imaginan el daño irreversible que sufrirán todas esas criaturas? La Organización Mundial de la Salud prevé en su plan «Todas las mujeres, todos los niños, todos los recién nacidos» que los derechos de madres y bebés deben ser respetados, que todos los embarazos deben ser deseados, todos los nacimientos se festejen por sus madres y que las mujeres y las criaturas sobrevivan. Y esto debe llegar a todas las mujeres y todos los recién nacidos para reducir las muertes y por ende, este tipo de explotación por desigualdades.  

Además la mayoría de estos bebés nacidos por maternidad subrogada suelen nacer prematuros, y todos los expertos coinciden en que el recién nacido tiene derecho a recibir atención acorde a sus necesidades. Y alejarlo de su madre es cruel. Los vientres de alquiler además de explotación de las mujeres y menores, son violencia obstétrica. 

Camboya

Camboya se convirtió en la fábrica de exportación internacional de bebés, después que se limitara por ley, mercados como la India o Tailandia, que aún operan en el mercado negro, y redactan leyes edulcoradas. En 2020 por fin se promulgará una ley que prohiba los vientres de alquiler en dicho país. La prohibición tiene como objetivo poner fin a un negocio lucrativo relacionado con el tráfico de mujeres de bajos ingresos, evidentemente, las mujeres más pobres y necesitadas son las únicas «voluntarias» que se someten a este tipo de acuerdos. 

¿Recuerdan a las 33 madres embarazadas secuestradas en una granja en Tailandia que fueron arrestadas entre 2017 y 2018? Durante el juicio, una de ellas dijo que cuando era una joven viuda, su salario como trabajadora de la confección no era suficiente para mantenerse. Y no es necesario recordar la enorme industria textil que trabaja para marcas occidentales que esclaviza a millones de mujeres en dicho país, (y otros países pobres) donde el salario apenas cubre la mitad de la renta necesaria para vivir.

La semana pasada, el Tribunal Municipal de Phnom Penh condenó a una mujer china Liu Qiang y a cuatro mujeres camboyanas bajo las leyes de trata de personas por su participación en una “operación” de trata. Y mientras que Qiang fue sentenciada a 7 años de prisión por dos cargos de trata de personas, las madres gestantes fueron condenadas de 3 a 5 años de cárcel. 

Hay muy pocas iniciativas llevadas a cabo para crear conciencia sobre los peligros de los vientres de alquiler en Camboya, (lo mismo sucede en todos los nuevos países donde el negocio se inicia y donde captan a mujeres pobres y sin información). Desde la explotación humana, pasando por las complicaciones médicas, y los peligros que conlleva, la cantidad de problemas son innumerables. 

Covid-19

Según un artículo de Women Migrant Worker, bajo la presión de la pandemia por el virus del covid-19, algunas clínicas han admitido que los vientres de alquiler, cito textual: «son una explotación reproductiva a la que solo están sometidas las mujeres y tiene un grave impacto dañino en la salud porque a las madres gestantes se les inyectan medicamentos inmunosupresores que les impiden hacer frente al virus«. Por otro lado, nos encontramos con un frente común inesperado que ha frenado la explotación reproductiva, estancado procesos y cualquier discusión de proyecto de ley al respeto.

También es cierto que en numerosos países del mundo, muchas mujeres están viendo sus derechos mermados, a causa de la enfermedad, como los servicios de planificación familiar u aborto, al considerarse, «no esenciales» teniendo dificultades para acceder a la anticoncepción, e incluso a la interrupción voluntaria del embarazo. El confinamiento que estamos viviendo a nivel global también está agravando la violencia  machista.  

Cientos las organizaciones de derechos humanos de mujeres del mundo entero piden a los gobiernos y a las altas instituciones, una prohibición global de esta práctica que vulnera de manera tan flagrante derechos humanos tan elementales.  La vulneración de los derechos de las mujeres es sistémica per sé, y  siempre ha sido un daño colateral en los momentos complicados de la historia, las epidemias, las catástrofes, las guerras, las crisis y con esta pandemia no iba a ser menos.

 Teresa Domínguez

“No seré una mujer libre mientras siga habiendo mujeres sometidas”


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

3 Comments

  1. Mi marido y yo siempre queríamos tener hijos …pero soy infertil . Una de las opciones que me ayudo tener hijos es maternidad subrogada. Muchas gracias a aquellas mujeres de los vientres de alquiler que se sacrifican por nosotros, los que queremos simplemente ser feliz es y tener hijos , pero por cuestión de la naturaleza , Dios lo sabe por que no lo podemos . Pudimos ser padres con el centro de reproducción asistida de Ucrania . Ya conocemos a varias parejas que se lograron su sueño ahí . Gracias a todos los médicos , el equipo del centro y por supuesto a nuestra gestante.
    Y lo mas importante es que todo esta legalizado …es la referencia a la ley de subrogación en Ucrania, traducida al español: https://maternidad-subrogada-centro.es/maternidad-subrogada-law.pdf

1 Trackback / Pingback

  1. Ser mujer fértil y pobre en tiempos del Covid-19 – STOP VIENTRES DE ALQUILER

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.