“Roma”, la nostalgia redentora de Alfonso Cuarón

Cuarón crea una historia de trazo simple, sencillo, bello, que envuelve la narración de principio a fin.

Por Antonio Mautor

Mirar hacia atrás es siempre un ejercicio que no cae en saco roto. El pasado no lo puedes cambiar, se quedó ahí para siempre, pero si lo puedes utilizar de múltiples formas para que te ayude a mirar de otra manera tu presente, y, por qué no, también tu futuro. Muchas veces es la nostalgia la que nos invita a zambullirnos en los recuerdos. Perdernos en imágenes, sonidos pasados, que nos permiten rememorar tiempos que no volverán, pero, aunque sea por conocidos, nos hacen sentir bien. Otras veces, entra en juego la redención, mirar hacia hechos anteriores, analizarlos, buscar los errores, por qué se produjeron, e intentar no volver a cometerlos. También lo negativo, lo traumático, juega su papel; cualquier evocación de una situación que nos produjo dolor tiende a representarse con asiduidad en nuestra mente, como un mantra que no quiere desaparecer, y así seguir marcando nuestros designios; ésta es sin duda la peor versión. 

«El reflejo del clasismo es uno de los ejes centrales del film».

Todas estas modalidades de recuerdos se dan de alguna manera en “Roma”, la obra maestra de Alfonso Cuarón. El director mexicano realiza un viaje a su pasado, marcado por los recuerdos de su infancia, para construir un relato que gira entorno al personaje de Cleo, la chica de confianza de la familia, para ejercer de “nanny” de él y de sus hermanos. Su relación con ella, y el desarrollo de la vida de la misma, es la que marca el devenir del film.

Cuarón crea una historia de trazo simple, sencillo, bello, que envuelve la narración de principio a fin. No hay nada pretencioso en el film, todo es suave, pausado, pero a la vez intenso; como la vida misma. La recreación de la colonia Roma, barrio residencial de México D.F., y la del país mismo, en la década de los 70 es realmente fantástica. El director consigue abrir una ventana y ver de manera exacta lo allí aconteció en esos días. 

La historia la componen varias en una. Como una matrioska rusa, se condensan las vidas de Cleo y su hermana, la de la familia que la acoge y le da empleo, y la de un país con graves problemas democráticos. Todo en un cocktail infalible, que se desarrolla de manera paralela y entrelazada a la vez, todo un alarde de narración. Además, Cuarón utiliza la película no solo para homenajear a su verdadera cuidadora, y en cierta manera a todas las mujeres que sufren y luchan en soledad, sino también para mostrar cuáles fueron sus referentes tanto televisivos como cinéfilos, que le sirvieron para crear su imaginario como director. 

«Cuarón crea una obra intimista, que resalta la soledad de tantas mujeres, ante el mundo machista que tenían, y tienen aún que soportar».

La utilización del blanco y negro, como soporte para plasmar las imágenes de la narración, es un acierto. El film, de esta manera, se nos muestra crudo, descarnado, auténtico, como si no pudiéramos albergar el más mínimo atisbo de duda sobre lo que estamos viendo; todo supura verdad. 

Cuarón crea una obra intimista, que resalta la soledad de tantas mujeres, ante el mundo machista que tenían, y tienen aún que soportar. Mujeres que luchan denodadamente por salir adelante, aun teniéndolo todo en contra. Plantea que no importa la clase social a la que pertenezcan para sufrir casi los mismos problemas de incompresión y oprobio. 

Por último, el reflejo del clasismo es uno de los ejes centrales del film. Una mujer indígena tiene que sobrevivir en una sociedad que la mira por encima del hombro, como si fuera un ser sin oportunidades y vida. Cuarón incide precisamente en eso, en resaltar que son personas, con una existencia por recorrer, y con sus propios problemas por resolver. 

La nostalgia hecha cine. La belleza plasmada en cada fotograma. Así son los recuerdos de Cuarón. Así es “Roma”.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.