La espiral de las huellas (reseña de “The Dig”)

Por Angelo Nero

“Desde la primera huella de una mano en la pared de una cueva, formamos parte de algo continuo”, dice el protagonista de “The Dig” (La Excavación), interpretado por Ralph Fiennes, en esta acertada adaptación de la novela de John Preston, en uno de los momentos más memorables de la película. Esa continuidad es la que nos obliga, como al excavador Basil Brow, al que interpreta, a desenterrar cuidadosamente el pasado, en busca de nuestras raíces, para entender el presente, y así encarar los retos que nos presenta el futuro.

De todos los tiempos, el más frágil y efímero es el presente. Ese presente fugaz como el paso de un cometa no puede encontrar mejor encarnación que Carey Mulligan, esa actriz que nos arañó el corazón en “Never let me go”, y que da vida a Edith Pretty, una terrateniente viuda que, en los albores de que Gran Bretaña entre en la segunda guerra mundial, decide excavar unos montículos situados en su propiedad, que resultan ser túmulos funerarios.

Entre el pasado y el presente, representados por Edith y Basil se establece una línea que se dispara hacia el futuro, en la piel del joven Robert Pretty, al que da vida Archie Barnes, desentrañando los misterios de la vida… y de la muerte.

Con una atmósfera y un ritmo que nos evoca a las historias de Terrence Malik, aunque no en el tratamiento narrativo, y una fotografía, obra de Mike Eley, tan dramática como arrebatadora, que describe como pocas veces hemos visto, la belleza de los campos de Inglaterra. En La Excavación todo es pura emoción, desde los diálogos, muchos de ellos en un acertado diferido, hasta los profundos silencios, la mirada melancólica de Carey Mulligan, los gestos de nobleza de Ralph Fiennes… todo en esta cita apela al corazón, con la misma fuerza que el presente apela al pasado.

A medida que avanza la excavación surgen nuevos personajes, generando una subtrama centrada en la arqueóloga Peggy Piggot –a la que da vida la actriz Lili James-, una joven recién casada con otro arqueólogo, interpretado por Ben Chaplin, que parece poco interesado en la vida marital. Peggy pronto se verá atraída por el primo de la terrateniente, Rory Lomaz –encarnado por Johnny Flynn-, que documenta el hallazgo mientras espera ser llamado a filas. Peggy es un personaje imprescindible en la historia, ya que es la tía del autor de la novela en la que se inspira el libro.

En The Dig conforme se va desenterrando el pasado, van aflorando también los sentimientos de los protagonistas, contenidos hasta entonces por los convencionalismos sociales de una época que estaba a punto de saltar por los aires, por la irrupción de la segunda guerra mundial. Hay quien achaca un ritmo excesivamente lento a la película pero, al fin y al cabo, así es como debe hacerse una excavación, con cuidado de no dañar lo que se busca, ya sea un tesoro como el de Sutton Hoo, o un sentimiento en el fondo del corazón.

The Dig. Año: 2021 Duración: 112 min. País: Reino Unido Director: Simon Stone Guión: Moira Buffini Fotografía: Mike Eley Reparto: Carey Mulligan, Ralph Fiennes, Lily James, Johnny Flynn, Ben Chaplin, Ken Stott, Monica Dolan, Arsher Ali, Joe Hurst, Paul O’Kelly, Eileen Davies, James Dryden, Chloe Stannage, Kate Margo, Kevin Nolan Productora: BBC Films, Clerkenwell Films, Magnolia Mae Films, Netflix

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.