La esclavitud 2.0. La otra cara del trabajo doméstico (I)

Por Teresa Domínguez

Según la ONG BRAC, la familia de esta joven de 19 años de Bangladesh, que trabaja como empleada doméstica en Riad, ha sido sometida a tortura, está suplicando su rescate de Arabia Saudí después de que sus empleadores saudíes la sometieran a agresiones sexuales, haya sido golpeada en numerosas ocasiones y le hayan roto una pierna arrojándola por dos tramos de escaleras. 

Captura de pantalla 2018-06-27 a las 13.35.23
Trabajadora doméstica torturada por sus empleadores en Arabia Saudí

Para los intermediarios, el tráfico de “criadas” es un lucrativo negocio. Cuando los migrantes comenzaron a abandonar Bangladesh durante la década de 1970, hubo dos formas de hacerlo: directamente a través del Ministerio de obra de Bangladesh; o a través de agentes de reclutamiento (intermediarios). La mayoría de los bengalíes usan este último medio para evitar la corrupción endémica en la burocracia de Bangladesh. 

La mayor parte de mujeres que cubren el trabajo doméstico en países ricos del golfo son chicas jóvenes, incluso mujeres casadas, sazonado con las mentiras que les venden los mediadores que se enriquecen a su costa, el “trabajo de tus sueños” con el que sacarían de la miseria a sus familias. Vienen de países distintos de Asia, de África, etc. Aunque no solo sucede en países de Oriente Medio. La esclavitud de mujeres perdura impunemente en el mundo, según “Plan International”, más de 8,000 niñas y mujeres son víctimas de la esclavitud doméstica en Nepal, por ejemplo. 

Por este tipo de trabajo tienen que pagar exorbitantes tarifas de contratación como una inversión. Algunas mujeres incluso venden tierras o solicitan préstamos de la familia para recaudar dinero para poder marchar. Así las engañan. Así sus maridos, padres y madres las animan a partir, con la promesa de la meca y el oro.

Y aunque la ley de Bangladesh prohibe que cualquier persona menor de 25 años trabaje en el extranjero, es muy habitual recurrir a los pasaportes falsos con el fin de que esas jóvenes puedan trabajar a consecuencia de la necesidad.

Captura de pantalla 2018-06-27 a las 13.48.25

Según el periodista Areeb Ullah, experto en estos temas, las remesas de personal doméstico, “criadas” (maids) son el segundo mayor contribuyente a la economía de Bangladesh. Sin embargo en 2018, al menos 1.000 empleadas fueron repatriadas gracias a la ayuda humanitaria desde Arabia Saudí tras denunciar abusos graves.

El 26 de junio consiguieron regresar unas 22 mujeres a su país de origen después de escapar de empleadores abusivos, mientras cientos  de ellas permanecen en centros de inmigración, o refugios dentro del país a la espera de la repatriación. Muchas de las mujeres que regresan a Bangladesh, escapan, o regresan con la ayuda de la ONG BRAC y el programa de migraciónLa organización no solo ayuda a trabajadoras, también a hombres a escapar de sus empleadores. Huyen de la esclavitud. Pero no resulta sencillo, están atrapadas en Arabia Saudí porque carecen de los documentos pertinentes o porque sus empleadores las han acusado de crímenes que las mujeres no cometieron.

La terrible situación por las que tiene que pasar es fruto de intentar exigir un mínimo de respeto por sus derechos, es decir, por exigir salarios no pagados, razones suficientes para provocar la ira de sus jefes que las sobrecargan de trabajo, enfrentan abusos verbales, las golpean, incluso con cinturones, las dejan sin comer o las violan, no solo ellos, si no todos los hombres de la familia. La gran mayoría de las mujeres que van a trabajar a Arabia Saudí provienen de las zonas rurales de Bangladesh, donde la pobreza es muy común. Un total de 5,000 trabajadoras han regresado en los últimos tres años, según BRAC.

Es un gravísimo problema que afecta también al gobierno de Bangladesh que no toma cartas en el asunto, simplemente niega la mayor. En mayo 11 ONG’s pidieron al Gobierno a través de una petición a Namita Halder, Secretaria del Ministerio de Bienestar de los Expatriados y Empleo en el Extranjero, protección para las trabajadoras en Arabia Saudí y exigieron una indemnización por las víctimas de abuso dejadas embarazadas por los empleadores. Lo más lamentable del asunto es que la Ministra llegó a decir que el abuso que estaba teniendo lugar era debido a la falta de capacitación de las trabajadoras antes de abandonar el país o que las mujeres regresaban a sus hogares por no poder integrarse en la cultura saudí. Es decir, la culpa de la violación de los #DDHH, de las propias víctimas. Todo esto mientras que Indonesia y Filipinas han introducido prohibiciones para evitar que las trabajadoras vayan a países del Golfo dónde se han dado este tipo de casos de abuso, incluida la agresión y el asesinato, a manos de los contratantes en estos países. (Aumento de casos de suicidio… Manila envió a miles de trabajadoras domésticas a su casa después de que encontraron a una empleada muerta en el congelador de un empleador en Kuwait).

Como sucede con otras violaciones flagrantes de #DDHH en países del Golfo, y concretamente en Arabia Saudí, incluso al propio país que no ampara a sus ciudadanas y ciudadanos, nos preguntamos por qué los grupos de presión internacionales no llevan ante la justicia estos hechos. Ya que lejos de apoyarlas, las trabajadoras que consiguen regresar de tal infierno, son acusadas de mentir, mientras que según BRAC, a día de hoy, no se conoce que haya sido enjuiciado ni a un solo empleador acusado de torturar.

El problema también es la doble victimización de esas jóvenes. El estigma de ser agredidas sexualmente significa que sean luego rechazadas por sus familias y condenadas al ostracismo por sus propias comunidades. 

Captura de pantalla 2018-06-27 a las 15.48.33
Joven bengalí con marcas de quemaduras con plancha (MEE)

Heridas punzantes, quemaduras, hematomas, golpes con barras de hierro, fracturas, violaciones, Khan es el caso de una joven, entre tantas, como cuenta el periodista Areeb Ullah, que se ven obligadas a vivir en un refugio de la ONG, repudiada por su marido y familia. A Khaleda Akhter, de 28 años, intentaron quemarla viva por dos veces, pasó dos meses dentro de una casa segura que gestiona la ONG BRAC, en Arabia Saudí, a la espera de poder regresar, después de un año de pesadilla y tortura, y su único propósito, como el de miles, era el de una vida mejor para los suyos.

“Recuerdo las gotas de gasolina recorriendo mi cuerpo”.

Akhter esperó a que la familia estuviera dormida, reunió sus pocas pertenencias y salió corriendo de la casa en medio de la noche. Horas y horas caminando por el desierto. Ya en la casa de seguridad, Akhter se comunicó con el asistente social de BRAC, Noyon al-Amin, quien la puso a salvo, un hombre que conoce de primera mano el trauma psicológico que enfrentan estas mujeres: él mismo fue traficado a Malasia con la promesa de trabajar en una fábrica de productos electrónicos, cuando fue llevado a la jungla y obligado a talar árboles junto con docenas de trabajadores bengalíes y tamiles. Finalmente, escapó y ahora aboga por los bengalíes que trabajan en el extranjero.

“No soy descendiente de esclavos. Yo desciendo de seres humanos que fueron esclavizados”. Makota Valdina

En más de una ocasión nos hemos venido cuestionando desde estas páginas las relaciones de occidente con estos países en materia de Derechos Humanos. Según Haizam Amirah Fernández Investigador principal de Mediterráneo y Mundo Árabe del Real Instituto Elcano, “La fuerte dependencia del sistema internacional de los recursos del Golfo, ha condicionado sus relaciones internacionales, dotándolas de un alto grado de complejidad, unas alianzas para defender o cuestionar el statu quo y unos dilemas de seguridad que, con frecuencia, generan paradojas y contradicciones.”

Seguiremos contando esas contradicciones, una y otra vez, porque como decía Orwell, lo importante no es mantenerse vivos sino mantenerse humanos. Porque la historia se repite, de cómo la pobreza lleva a las mujeres desfavorecidas de los países en desarrollo a ser engañadas y traficadas como esclavas.

Vídeo-reportaje The Why Foundation: Las esclavas secretas de Oriente Medio.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

One thought on “La esclavitud 2.0. La otra cara del trabajo doméstico (I)

  • 04/07/2018 at 4:35 pm
    Permalink

    Son unos hijos de putada y unos sinumanos peor que los animales a la miera con su oro y con la puta meca

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar