Eutanasia en España, Unidos Podemos rompe el tabú y abre el debate.

Roberto Santos | Ilustraciones de ElKoko y ElPetardo

Ayer Unidos Podemos presentó una Proposición de Ley Orgánica sobre la eutanasia en el Congreso de los Diputados, rompiendo así el tabú, que ha existido siempre sobre este tema en la política española y abriendo por tanto el debate en torno a la misma. Los tres objetivos principales de está proposición de ley, son:

  • Despenalizar el suicidio médico asistido y la eutanasia.
  • Acabar con la imposición del deber de vivir en condiciones penosas irreversibles en contra de los deseos de uno mismo.
  • Ampliar el marco de derechos y libertades hacia la garantía pública de una buena muerte.

La Proposición recoge en su exposición de motivos la necesidad de regular la eutanasia y el suicidio médico asistido debido al cambio “en el modo de enfermar y morir” de la población como consecuencia del aumento de la esperanza de vida. “A la vez que se alarga la vida, se han generalizado las experiencias de sufrimiento personal, físico, psicológico, familiar y social en el proceso de deterioro y muerte de los pacientes”, recoge el texto, que también señala como factores en la necesidad de regular la eutanasia “el desarrollo de un Estado democrático, plural y aconfesional” y los “nuevos enfoques predominantes en medicina”.

Y es que los avances de la tecnología médica y sus virtudes pueden prolongar la vida irracionalmente y ofrecer de esta forma cantidad, pero no calidad. Hay quienes consideran que la existencia debe incluir dignidad y la posibilidad de que sea cada persona quien decida cuales son los “límites de su vida” y para ello abogan por la legalización y regulación de la eutanasia.

Aunque aquí pueda generar un debate importante, lo cierto es que la eutanasia en otras culturas es perfectamente normal. Las culturas primitivas usaban sus propios medios para ayudar a morir como por ejemplo, ahumarles o comer ciertos tipos de plantas venenosas y actualmente existen algunos países donde la eutanasia esta regulada y perfectamente aceptada.

Holanda, hace 15 años que legalizó la eutanasia, tras los ellos vendrían los belgas, y más tarde los luxemburgueses. Son los tres únicos países europeos donde la eutanasia es legal. California y Colombia suponen los otros dos puntos del planeta donde esta práctica está permitida.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de eutanasia?

La OMS define la eutanasia como aquella “acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente”.

La eutanasia se puede realizar por acción directa y existen dos tipos diferentes: la activa, que básicamente consigue la muerte del citado enfermo mediante el uso de fármacos letales y la pasiva, que es la consistente en la consecución de la muerte del individuo mediante la suspensión tanto del tratamiento médico como de su alimentación por cualquier vía.

E indirecta: no proporcionando el soporte básico para la supervivencia del mismo. En ambos casos, la finalidad es la misma: acabar con una vida enferma.

Según el Comité de Bioética de Cataluña, “la eutanasia son aquellas acciones realizadas por otras personas, a petición expresa y reiterada de un paciente que padece un sufrimiento físico o psíquico como consecuencia de una enfermedad incurable y que él vive como inaceptable, indigna y como un mal, con la finalidad de causarle la muerte de manera rápida, eficaz e indolora”.

¿Qué es el suicidio asistido?

Es importante diferenciar los términos, porque son cosas diferentes. El suicidio asistido es aquel en el que se le proporciona a una persona, de forma intencionada y con conocimiento, los medios necesarios para suicidarse, incluidos el asesoramiento sobre dosis letales de medicamentos, la prescripción o el suministro de los mismos. En este caso, es el paciente el que voluntariamente termina con su vida.

El suicidio asistido está legalizado en Suiza y en algunos estados norteamericanos, como Oregon, Washington, Montana o Vermont, también es legal en Holanda y Luxemburgo, pero no en Bélgica, donde sin embargo la eutanasia si es legal como ya os explique antes.

¿Por qué legalizar la eutanasia y el suicidio asistido?

Sin duda, el principal argumento a favor es acabar con sufrimientos no controlables y episodios y situaciones que erosionan profunda e irreversiblemente la dignidad del enfermo terminal. Desde esa perspectiva, la eutanasia es más humana que la continuación del tratamiento de un enfermo terminal, a sabiendas de que el resultado final, irremediablemente será la muerte. Así mismo, quienes apoyan la eutanasia consideran que respetar la autonomía del enfermo intensifica el respeto hacia la vida, aunque para muchos pueda resultar contradictorio.

Tampoco podemos obviar las consecuencias del hecho de ser conocedor de que tienes una enfermedad terminal e irremediablemente vas a morir, lo que genera incertidumbre y miedos al enfermo. No es para nada extraño que quien confronta la muerte se martirice profundamente, más aún quien se encuentra en salas de terapia intensiva, donde suele predominar la tecnología sobre el calor humano. Muchas veces el paciente, se pregunta cuándo y cómo llegará su muerte, si se encontrará solo o acompañado, si tendrá tiempo de despedirse de sus seres queridos, antes de perder la consciencia para siempre, antes de dejar de ser uno mismo. Paralelamente, la perdida de independencia, mezclada con la desesperanza, aumenta la agonía del paciente, haciendo muchas veces que este sufrimiento sea mayor que el de la propia enfermedad.

¿Quién es nadie para decidir sobre la vida de los demás? ¿Por qué no podemos decidir libremente cuándo y cómo morir? Parece obvio que si un paciente, de forma voluntaria, libre y en pleno uso de sus facultades decide terminar con su vida en una situación de enfermedad terminal que irremediablemente va a terminar con su muerte, pueda hacerlo, pueda elegir su momento y evitarse un sufrimiento innecesario, no solo a sí mismo si no a los que lo rodean, aunque principalmente a sí mismo.

Por otro lado, también sería razonable que ningún médico, hospital o clínica pueda ser obligado a practicar la eutanasia, si esto le supone un problema ético o moral, pero que los profesionales sanitarios que prefieran evitar semanas o meses de sufrimiento extremo por considerar que la muerte en esas circunstancias es más digna que la agonía, puedan acortar, dentro de la ley, la dolorosa espera.

Muchas veces los que están en contra de la eutanasia, para sembrar confusión, mezclan este debate con el del aborto y es importante destacar y dejar claro que ambos conceptos son completamente diferentes, a diferencia que el debate, ya asumido en nuestro país del aborto, mal que les pese a Gallardón y a un sector del PP, en la eutanasia no hay disputa posible sobre la existencia de otro ser que estaría en peligro, ya que la única vida en juego sería la de un paciente adulto que de forma libre y personal, elige poner fin a su vida.

Una ley de este tipo, por otro lado, debe ofrecer ciertas garantías y ser absolutamente clara en todos y cada uno de sus puntos. Cuando Holanda legalizó la eutanasia definió con claridad en qué contextos esta podía ser llevada a cabo, especificando claramente que dicha práctica no sería considerada un delito siempre que el médico actuase sobre la base de unos criterios muy estrictos. Entre ellos, que el enfermo estuviera sometido a un sufrimiento insoportable sin que existiera perspectiva de mejora alguna y siempre y cuando el paciente hubiera manifestado de forma inequívoca su voluntad de morir. Y para no dejar lugar a la duda, además del médico que asistiera a ese paciente, tendría que haber una segunda opinión de otro médico.

Es decir, en Holanda, la ley ofrece una serie de garantías, que obviamente también tendría que ofrecer en España. Por ejemplo, en Holanda, la persona que quiere que se le practique la eutanasia, no vale con que lo manifieste en una ocasión, debe hacerlo una vez, después dejar pasar un tiempo, para poder reflexionarlo y volver a pedirlo, además, antes dos médicos distintos. En caso de que no pueda hacerlo, porque la situación se complique de forma irremediable, es importante que el paciente lo haya hecho por anticipado y por escrito, en lo que vendría a ser un testamento vital.

¿Qué es el testamento vital?

Es un documento de Voluntades Anticipadas en el que la persona expresa su voluntad sobre las atenciones médicas que desea recibir en caso de padecer una enfermedad irreversible o terminal que le lleve a un estado que le impida expresarse por sí misma.

En España, todas las autonomías tienen regulado por ley este documento que se denomina Instrucciones Previas, Voluntades Anticipadas y Manifestaciones Anticipadas de Voluntad y en todas existe un Registro Oficial de testamentos vitales.

Argumentos en contra de la eutanasia

Los detractores de la eutanasia se aferran en sus argumentos a los cuatro principios de la bioética: Beneficencia, No maleficencia, Autonomía del paciente y Justicia. En especial utilizan los dos primeros para negarse a la eutanasia o el suicidio asistido.

Otro argumento en contra, para los detractores de la eutanasia es lo que denominan como Falacia de la Pendiente Resbaladiza. ¿Y esto qué es? Os explico, según esta teoría, la aprobación de la eutanasia podría generar una catástrofe debido a que se aprobarían eutanasias o suicidios asistencias de manera indiscriminada, de forma que acabaría muriendo gente que probablemente tuviera una esperanza de vida mejor y no habría merecido, por tanto, la pena acabar con su vida.

Esta teoría esta basada en una auténtica falacia, ya que como ya os he explicado, una ley de eutanasia esta basada justamente en una serie de garantías que harían imposible que se practicasen eutanasias de forma indiscriminada.

También existen los argumentos en contra basados en la religión, pero eso entra en las creencias de cada uno y no debemos olvidar que la decisión sería siempre del paciente enfermo, por lo que los argumentos basados en una moral religiosa o que consideran que la vida no pertenece a los mismos seres humanos, en este contexto serían absolutamente irrazonables: no le podemos imponer esa carga moral a toda la sociedad, menos aún, en un Estado aconfesional. Parece más razonable que unos y otros escojan según sus creencias, pero que todos tengan la libertad de escoger.

Ley vigente actualmente.

En España, a día de hoy, el artículo 143 del Código Penal otorga a la eutanasia la categoría de delito, castigando al infractor con penas que van desde el intervalo de 2 a 5 años hasta los 6 o 10 años en función del grado de colaboración de los implicados en la muerte del enfermo. Sin embargo, la puede reducir entre 3 y 6 años si la muerte del enfermo se adelantaba a una muerte irremediable previo acuerdo de un tribunal médico.

El paso que dio ayer Unidos Podemos, es un paso necesario en nuestro país, más si atendemos a los datos del CIS, que en el año 2011 mostraban un apoyo masivo de la ciudadanía, 77,5%, a la legalización de la eutanasia, mientras que en junio de 2015 una encuesta de IPSOS-The Economist concluyó que el 78% de los encuestados españoles estaba a favor de la despenalización de la eutanasia.

En cualquier caso, la Propuesta de Ley de Unidos Podemos aún tiene un largo camino que recorrer y necesitará de apoyos de otros partidos para ser sacada adelante, por lo que toca ser cautos y realistas. Aunque eso sí, es un primer paso y abre por fin en nuestro país el debate de la eutanasia y el derecho a decidir libremente sobre la propia vida.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies