Condenados sin Navidad

Ha llegado diciembre, el mes de la Navidad: compras, regalos, comidas, encuentros… Sin duda el mes de la magia, la ilusión, la solidaridad o la esperanza. No podemos negar que para muchos el mejor tiempo del año. El turno del reencuentro y, por supuesto, de la familia. Sin embargo, esta vez, como ya viene ocurriendo desde hace algunos años, muchos no se sentarán en la mesa con sus seres queridos. Los condenados no tienen derecho a semejante recompensa y por ello deberán de seguir pagando sus penas a pesar de las fechas. ¿De quién hablo? ¿Maltratadores, asesinos o ladrones? No, no lo son. Su delito es otro. ¿Qué infracción es tan tremenda para privar a alguien de un momento tan especial como es la Navidad? Ellos cometieron una estúpida falta. Sí, ellos son jóvenes, los jóvenes de nuestro país. Aquellos que tras años de dedicación y estudio fueron condenados a la desesperación o el destierro. Repugnantes y crédulos seres que creyeron en un país y en un futuro, y se ilusionaron. Marcos, Juan, David, María… Forman parte del largo etcétera de nombres que a la hora de pasar lista el 24 de diciembre en sus hogares, no estarán.

Desde hace años la marcha se ha producido lentamente. Gota a gota hasta llenar un océano. Un mar de lágrimas como el de aquellos que a pesar de las tecnologías no podrán sentarse a comer el asado, ni ver la sonrisa de su sobrino, ni tomar una copa con sus colegas… Los locales de comida rápida, las peluquerías, los bares o las tiendas de ropa de Londres, París o Berlín no cerrarán en navidades. Por eso, los nuestros tendrán que, con pudorosa vergüenza, ansiar a que sea la próxima cuando puedan volver. A pesar de que son muchos los que ya tienen en sus mentes las maletas preparadas para volver algún día a su país, cada vez son más los que ya no saben cuál es su país. ¿Ese que les obligó a renunciar a todo por la nada? ¿O ese que tras el atrevimiento comienza a valorar su esfuerzo? España se enfrenta a que pronto nadie recorra sus calles. Nadie joven, loco o aventurero que con deseo quiera defender la tierra que le obligó a partir.

Escrito por Ignacio Luna @Lunajournalist

One thought on “Condenados sin Navidad

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR