Octubre, mes de acción internacional contra el AFRICOM

«Como se puede ver, no queda centímetro cuadrado de tierra, mar o espacio aéreo que no reciba “formación” del Comando de Combate estadounidense».

Por Rosa Moro

El pasado 1 de octubre se cumplieron 13 años desde la puesta en marcha del Mando de Estados Unidos para África, AFRICOM. Con motivo de esta conmemoración, varias organizaciones han declarado el mes de octubre de 2021 el Mes Internacional de Acción contra AFRICOM. A lo largo de estos 30 días, Black Alliance for Peace, en asociación con la Red US Out of Africa y la Coalición Contra las Bases Militares estadounidenses en el extranjero (Coalition Against U.S. Foreign Military Bases), organizan diferentes eventos con la intención de concienciar sobre la utilización de la fuerza militar occidental para imponer el control de la tierra, los recursos y la mano de obra de los africanos y africanas en nombre de las élites financieras y corporativas estadounidenses y occidentales.

Con esta campaña se pretende concienciar al público estadounidense, que desconoce que cada año 150.000 millones de dólares de sus recursos públicos son destinados a militarizar 55 países lejanos, que la mayoría de ellos no sabría ni nombrar ni situar en un mapa, en lugar de destinar ese dinero a una sanidad o educación públicas. Pero también pretenden concienciar al resto del mundo, que apenas presta atención a los conflictos africanos, como si se tratase de algo endémico, sin saber que esta violencia está alimentada por la militarización imperialista de Estados Unidos, a menudo en cooperación con otros estados occidentales, como los europeos, sin que sus poblaciones lo conozcan.

«Hacemos un llamamiento a nuestros amigos y aliados de todo el mundo para que se unan a nosotros y pidan a Estados Unidos que respete los deseos del pueblo africano de desmilitarizar el continente africano, para que África pueda empezar a ser una «zona de paz”».

«Está claro que la introducción del AFRICOM ha dado como resultado menos seguridad, menos democracia y menos derechos humanos para los pueblos africanos que están en conflicto con sus propios gobiernos neocoloniales», concluyen en su llamamiento, que se puede apoyar online, en este enlace: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdlEB4ITAd0CeLXwLzOLavLZxuyRyD50Ex3MhYQRIhTUIAq3A/viewform

  • Hasta el último centímetro cuadrado, bajo su control

El Comando AFRICOM tiene su sede en Stuttgart, Alemania, aunque tiene bases por todo el continente africano. En su página web afirma que su “área de responsabilidad” se extiende por 53 países (todos los estados africanos menos Egipto -que es del ámbito de influencia del Comando Central de Estados Unidos- y la República Árabe Saharaui, que a pesar de ser un estado miembro de pleno derecho de la Unión Africana, no es reconocida por Estados Unidos ni la OTAN, que lo consideran parte de Marruecos contraviniendo la legislación internacional). Está en todo el continente.

Incluso si en algún país no hay una base norteamericana, su ejército estará, con toda seguridad, entrenado por el AFRICOM, a veces en colaboración con la OTAN, como en las operaciones African Lion, maniobras militares que cada año se organizan en Marruecos y que este año han implicado a decenas de países africanos y europeos. A veces colabora con socios europeos como los ejercicios militares regulares Cutlass Express, en África del este, que implican a 13 naciones (Comoras, Yibuti, Georgia, India, Kenia, Mozambique, Ruanda, Seychelles, Somalia, Sudán, Tanzania, Reino Unido y Estados Unidos). También destaca la operación especial Flintlock, llevada a cabo desde hace años en el Sahel, con implicación de los ejércitos de Benín, Burkina Faso, Camerún, Chad, Cabo Verde, Costa de Marfil, Ghana, Guinea, Mali, Mauritania, Marruecos, Níger, Nigeria, Senegal, Togo, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, República Checa, Francia, Alemania, Italia, Japón, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, España, Reino Unido y Estados Unidos.

El golfo de Guinea y Océano Atlántico están cubiertos por la potencia militar estadounidense mediante sus ejercicios Obangame Express, con la participación de Angola, Bélgica, Benín, Brasil, Cabo Verde, Camerún, Canadá, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Dinamarca, Guinea Ecuatorial, Francia, Gabón, Gambia, Alemania, Ghana, Guinea, Guinea Bissau, Italia, Liberia, Marruecos, Namibia, Países Bajos, Níger, Nigeria, Portugal, Congo [Brazzaville], Santo Tome y Príncipe, Senegal, Sierra Leona, Togo y EEUU, además de los organismos continentales, Comunidad Económica de los Estados del Oeste Africano (ECOWAS) y la Comunidad Económica de los Estados del África Central (ECCAS). Por último, también organizan el despliegue militar en el Mediterráneo mediante las maniobras anuales de nombre Phoenix Express, con la participación de Algeria, Egipto, Grecia, Italia, Libia, Malta, Mauritania, Marruecos, España, Túnez y Estados Unidos.

Como se puede ver, no queda centímetro cuadrado de tierra, mar o espacio aéreo que no reciba “formación” del Comando de Combate estadounidense. No olvidar que AFRICOM entrena además a las demás misiones de mantenimiento de la paz presentes en suelo africano, tanto de la ONU como de la Unión Africana, mediante los ejercicios militares expresamente diseñados para ello, de nombre Justified Accord.

Estados Unidos cuenta con alrededor de 1.000 bases militares por todo el mundo, dirigidas desde los 11 Comandos de Combate del Departamento de Estado, como el AFRICOM, que operan a nivel global.

En realidad, prácticamente el planeta entero está bajo el control de su fuerza militar, sus fabricantes de armas, sus agencias de inteligencia y de “Ayuda”, o poder blando, y sus grandes medios y agencias de prensa, que fabrican la “información” oficial generalizada, donde todo esto es ocultado a los ojos de los pueblos cuyas arcas públicas lo financian.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.