Nasdrovia, Tovarich

Por Puño en alto

Pasar de la falsa dicotomía “socialismo o libertad” a pretender negociar de tapadillo la venta de una vacuna con los herederos del bolchevismo ruso, pasando por la no menos entelequia “comunismo o libertad”, solo se puede entender si alguien se ha pasado de manera incontrolada con el consumo de alguna bebida espirituosa y no precisamente con la llamada Feé Verte o el Cocoroco, que tienen efectos creativos y en lo anterior no hay nada de creatividad.

Proponer la supuesta dicotomía “socialismo o libertad” o en su posterior versión “comunismo o libertad” como la elección que deben hacer los ciudadanos madrileños en las próximas elecciones autonómicas es fruto de una considerable indocumentación, que no está exenta de insensatez y estulticia.

Socialismo es la doctrina política y económica que propugna la propiedad y la administración de los medios de producción por parte de las clases trabajadoras con el fin de lograr una organización de la sociedad en la cual exista una igualdad política, social y económica de todas las personas. ¿Qué es socialismo, entonces, si no libertad para la mayoría social y clase trabajadora? Por lo que, quien apela a esta falsa dicotomía, o es presa de una profunda indocumentación o pretende tomar a esa mayoría social y trabajadora por tontos fácilmente manipulables, o ambas cosas a la vez.

La candidata popular a la Comunidad Madrileña que aboga por un nacionalismo madrileño absolutamente homologable en lo negativo al nacionalismo catalán, ahora pretende homologarse con países como Hungría que ha aprobado la vacuna rusa al margen de la Agencia Europea de Medicamentos (AEM). Hay que recordar que Hungría tiene un gobierno ultranacionalista, muy díscolo, crítico con la Unión Europea y con la ideología liberal.  Del mismo modo, pretende homologarse con aquellos otros países de la América latina que tanto denosta y que siempre pretende descalificar llamándolo eje bolivariano (Venezuela, Bolivia, entre otros) que también han comprado la vacuna rusa.

No muy bien le debe ir a la candidata del PP en la campaña, a pesar de lo que dicen las encuestas, si ha tenido que recurrir a un golpe de efecto de este calibre. Y ahora como le ha salido el tiro por la culata pretende justificarlo por su preocupación de proteger cuanto antes a los madrileños y, por ende, su economía. Hecho que no se casa con la realidad cuando durante las vacaciones de semana santa ha reducido de forma considerable la vacunación y no por falta de vacunas, precisamente.

Que el asesor de la candidata es aficionado a la ingesta de bebidas espirituosas es bien sabido, de hecho, en cierta ocasión ocasionó un mayúsculo accidente de tráfico, dando positivo en el test de alcohol, reconociendo él mismo que se había bebido todo. Si este siniestro personaje ha sido quien ha asesorado a la candidata que iniciara negociaciones con Rusia para la posible compra de las vacunas Sputnik V, vacunas que aún no han sido aprobadas por la AEM, se ha pasado cuanto menos de frenada.

Si este mismo asesoró para que la candidata dijera aquella barbaridad, demostrando su supina ignorancia, de que la D y 19 de la Covid 19 significaba Diciembre de 2019 porque el virus estaba ya entre nosotros desde esa fecha, deseosos estamos de saber qué significado da a la V de las vacunas Sputnik V. Con la insensatez, indocumentación y la estulticia que profesa, no hace falta ningún alarde creativo.

Por ello, solo nos queda decirle, ¡¡nasdrovia, tovarich!! Si bebes no conduzca, ni tampoco asesores.

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.