“Los besos que nunca podremos dar”

Por Juan Cruzado | Ilustración: Javier F. Ferrero

Ayer, domingo 1 de julio de 2018, apareció en el diario digital Público un emotivo y reivindicativo artículo de opinión de la periodista bilbaína Andrea Momoitio titulado “Los besos que me quedan”.

“No le falta un perejil” como suelo decir cuando algo o alguien me gusta mucho. Me ha resultado emotivo, crítico, valiente, realista y bien escrito. Por todo ello, me gustaría decirle a Andrea que siga creyendo en ella y en su lucha pero que en esta sociedad capitalista “heteropatriarcal” hay muchas condiciones personales marginadas y señaladas: la mujer anciana sin recursos, el parado joven o parado mayor de 50, el “marica” mayor de 50 que no es rico, los niños y niñas que sufren pobreza o de familias desestructuradas…

A todos esos y a algunos más no nos queda la suerte de poder seguir dando besos a las personas que queremos, todos esos echamos en falta los besos que nunca dimos y los que no podremos dar.

Y no los podremos dar quizás por las mismas razones y algunas más de las que expone Andrea en su excelente artículo de opinión.

No los podremos dar porque a esa mujer anciana sin recursos la sociedad que antes he adjetivado la arrincona y utiliza como mueble desechable, ni siquiera como jarrón chino.

No los podremos dar porque el parado joven o mayor de 50 está estigmatizado como paria inservible.

No los podremos dar porque igual nuestro amor no entra ni siquiera dentro de los cánones de esos mundos que luchan por abrirse camino.

No los podremos dar porque nos falta a quién dárselos y nadie se preocupa por saber qué le pasa a esos niños y niñas que nos dan problemas en las aulas en medio de luchas parricidas y burocracias judiciales.

Por eso, querida Andrea, me alegra que te queden muchos besos por dar para demostrar a esta sociedad que todos valemos la pena. Vaya mi recuerdo y mi apoyo a todos aquellos y aquellas que no podremos dar nunca los besos que necesitamos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies