Las mujeres trabajadoras y la carestía de la vida

 

 

 

Mujeres que dejan de comer para poder alimentar a sus hijos e hijas después de aguantar durante horas en unas colas del hambre interminables.

Por Cristina González 

Llevamos semanas encadenando récords históricos del precio de la luz. La carestía de la vida sigue subiendo día tras día mientras vemos, impotentes, como el carro de la compra cuesta más dinero. Tenemos que hacer malabares para poder pagar el combustible que hace que el coche que nos lleva al trabajo siga funcionando. Invertimos gran parte de nuestro salario en pagar el alquiler o las facturas.

¿Y qué nos encontramos las trabajadoras? Trabajos precarios y a media jornada que no nos permiten tener un sueldo que nos facilite llegar a fin de mes; trabas por todos los lados para poder conciliar nuestra vida laboral y familiar; condiciones de miseria en nuestros puestos de trabajo.

Han vuelto a extender los ERTE hasta principios del año que viene. Y lo que nos venden como una victoria del gobierno de la socialdemocracia en favor de los trabajadores y trabajadoras no es más que la ampliación de la miseria en la que se encuentran miles de personas. A datos de mayo, había 3 millones de personas afectadas por ERTE, de las cuales, el 51% son mujeres. Y esto se debe a una razón bien sencilla: el sector servicios, mayoritariamente femenino, es uno de los sectores más afectados por los ERTE, por lo tanto, no es de extrañar que más de la mitad de las personas que están en un Expediente Temporal de Regulación de Empleo sean mujeres.

Y estas mujeres, muchas de ellas con trabajos ya de por sí inestables, están viendo como su ERTE se convierte en un ERE. Van viendo como su poder adquisitivo cada vez va a menos y que dependen de ayuda externa para poder salir adelante. Ellas y sus familias.

Por no hablar de las familias monoparentales encabezadas por mujeres. Hablamos de que en España hay 2 millones de familias monoparentales, de las que más del 81% están encabezadas por una madre que cría y saca adelante sola a toda su familia. Según el estudio “Las familias monoparentales en España: Una retrospectiva”, este tipo de familias con una mujer al frente, sufren el doble de pobreza que las que están encabezadas por hombres, o lo que es lo mismo: el 52% de las madres solteras que hay en nuestro país, viven en riesgo de pobreza.

Familias vulnerables. Muchas de ellas sin apenas ayudas de ningún tipo por no cumplir cientos de requisitos que son imposibles de cumplir. Mujeres que dejan de comer para poder alimentar a sus hijos e hijas después de aguantar durante horas en unas colas del hambre interminables.

Pero todavía tenemos que escuchar que tenemos un gobierno que no deja a nadie atrás, que es el más progresista de la historia, que ayuda a la mayoría. Y te entra una impotencia increíble mientras ves a tu alrededor a cientos de mujeres que viven entre la miseria y la pena porque no tienen nada.

Pero no nos resignamos. No podemos resignarnos. Nos toca luchar, nos toca organizarnos. Durante el mes de octubre hemos organizado asambleas populares abiertas contra el tarifazo y la carestía de la vida, y es el momento de que las trabajadoras, junto a nuestros compañeros de clase, pasemos al contraataque. 

Ya está bien de que nos digan que paran para cuidarse mientras nosotras no podemos siquiera permitirnos ir al psicólogo. Ya está bien de que se enriquezcan a nuestra costa mientras nosotras sufrimos por no poder alimentar a nuestras familias.

Organizadas y unidas en torno a un proyecto de clase saldremos fortalecidas para conquistar todo lo que nos pertenece. Así que no lo pensemos y participemos en las asambleas populares que se van a dar por todo el país en defensa de nuestros derechos y contra la carestía general de la vida.

1 Comment

  1. Con tu forma de hablar la primera que deja atrás a otras personas eres tú, dejas atrás a todos los hombres que al igual que las mujeres luchan por su familia y también sufren el precio de la luz y la carestía de la.vida. dejad de decir tantas estupideces y poneros a trabajar por el bien de todos y moveros de vuestros asientos de poder que os debería dar vergüenza a todos los políticos hacer la política que hacéis que es solo postureo.no podría salir a la calle de la vergüenza pero para eso hay que tenerla.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.