Entrevistamos a Cristina Pérez Sánchez, Coordinadora de Políticas Lésbicas de FELGTB: «Seguimos insistiendo en la necesaria aprobación de una Ley de Igualdad LGTBI a nivel estatal»

Por Daniel Seixo

En Nueva Revolución entrevistamos a Cristina Pérez Sánchez, Coordinadora de Políticas Lésbicas de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB). Hablamos entre otros muchos temas, sobre la evolución del movimiento LGTB, su relación con el feminismo, el Pacto Estatal Contra la Violencia de Género y la transfobia todavía presente en nuestra sociedad

Resultado de imagen de FELGTB

¿Existe una reflexión profunda en el movimiento LGTB acerca de la igualdad de
género?

Ciertamente el movimiento LGTB ha caminado de la mano de la igualdad de género, pues
en su base parte del movimiento feminista pero se ha ido alejando de la interseccionalidad
de las dos luchas. El movimiento LGTB ha salido a la calle a luchar por sus derechos y en
sólo 50 años ha logrado avanzar en la conquista de derechos, que en muchas ocasiones,
partían de discriminaciones con el mismo sesgo sexista, patriarcal y en contra de todo lo
que fuese diferente, pero las particularidades de ambas luchas, hacen que, en ocasiones,
caminemos en distintas direcciones y surjan controversias, que nos alejan. Es por eso, que
en los últimos años, este alejamiento de ambos movimientos ha generado una reflexión
relativa, pues el género nos atraviesa a todas, pero no todo el movimiento es feminista y,
por ende, muchas personas y algunas organizaciones, siguen anclados en postulados
patriarcales. Por ello, es necesario, seguir profundizando y caminando de la mano, por que
solo unidas en la lucha somos más fuertes y lograremos una igualdad real.

¿Cómo ha evolucionado el movimiento desde Stonewall?

El movimiento LGTB ha pasado por diversas fases, dependiendo del prisma con el que se
mire y de la zona del mundo, de la que hablemos. Como comentaba anteriormente, se han
logrado avances en lo social, legal, científico o ético. Pero hay muchos lugares en el mundo,
donde ser LGBT, sigue siendo un motivo de persecución, encarcelamiento, o incluso de
pena de muerte. Y no hace falta, irnos muy lejos, pues ni siquiera en el estado español,
nuestros derechos están protegidos de la misma forma, en todas las comunidades
autónomas, por eso seguimos insistiendo en la necesaria aprobación de una Ley de
Igualdad LGTBI a nivel estatal.

El sujeto político del feminismo son las mujeres y las mujeres trans son mujeres, eso no se
puede cuestionar

¿Son el machismo y la violencia misógina uno de los principales problemas a los que
se enfrenta la comunidad LGTB?

Desde luego, que lo son, pues es la violencia estructural más agresiva de nuestro sistema
social y la LGTBIfobia está cargada de intolerancia hacia el colectivo, por el simple hecho,
de ser diferente, de amar diferente y de cambiar los paradigmas sociales establecidos, este
odio está cargado de un machismo retrógrado. Además, en estos momentos el discurso de
odio hacia el colectivo, por parte de ciertos sectores y no sólo en España, tiende a quitar
relevancia e insistir en que el machismo no existe, obviando la violencia de género, los
delitos de odio y las discriminaciones, que sufrimos tanto las mujeres, como el colectivo
LGTBI o las personas migrantes, racializadas y toda aquella persona que no cumple con los
estereotipos y roles de género establecidos por el patriarcado. Debido a esto, la sociedad se
ve envuelta en una espiral de retroceso, cuestionando los derechos alcanzados y de
concienciación para desmantelar el patriarcado y el machismo.

¿Cómo valoran el ascenso electoral de Vox?

Con cierta preocupación, por un lado porque el fascismo y la extrema derecha están dando
pasos agigantados en nuestras instituciones, blanqueados por los partidos políticos de
derechas y algunos medios de comunicación, y por otro lado lo vivimos sin miedo porque el
movimiento LGTBI no va a dar un paso atrás en la defensa de nuestros derechos. Es
importante reseñar las políticas que se están haciendo desde las instituciones, donde
aunque la extrema derecha no tiene sillón, con los pactos somete a estos partidos a poner
obstáculos en los avances conseguidos y en los que quedan por conseguir, por eso es
importante no quedarnos paradas y seguir reivindicando nuestros derechos, continuar la
lucha, a pesar de ellos y no darles, demasiada voz, debemos seguir demostrando que el
camino de la concienciación y el respeto a la diversidad, es un enriquecimiento colectivo y
un valor en alza para nuestra sociedad, que es plural y diversa.

¿Supone el patriarcado un enemigo común para el feminismo y el colectivo LGTB?

Sin duda, el sistema patriarcal es el problema fundamental, porque ancla prejuicios,
estereotipos que no nos permiten ser libres. La revolución social y la consecución de
derechos, debe ser feminista y no puede olvidar que nuestra sociedad es diversa y que a la
mayoría de personas, nos atraviesan varias interseccionalidades, por lo que si queremos
lograr una igualdad real, ambas luchas debemos ir de la mano.

¿Es la lucha por los derechos LGTB una lucha heredada de la lucha por el derecho de
las mujeres?

Son luchas diferentes y a la vez son luchas paralelas, pues tienen el mismo origen, pero la
lesbofobia, la homofobia, la bifobia o la transfobia tienen componentes diferentes al
machismo y la misoginia.

No estamos a favor de la mercantilización de los cuerpos en general

¿Qué opinión les merece el Pacto Estatal Contra la Violencia de Género?

Un pacto de estado como cualquier ley, debe implementarse, debe reglamentarse y sobre
todo debe llevarse a cabo. Creemos que es insuficiente, actualmente no se han
desarrollado todas sus medidas, por lo que requiere más medios y la implicación de todos
los agentes sociales, pues es uno de los principales problemas estructurales de la sociedad
y una lacra social, con la que debemos acabar. Debe ampliarse la sensibilización de la
sociedad para lograr una mayor concienciación y un descenso de las agresiones. Hay que
dar voz a las víctimas, escucharlas y no sólo ofrecerles protección sino recursos que les
permitan volver a tener una vida plena, segura y en igualdad de condiciones que el resto de
la sociedad,a ellas y a sus hijas e hijos. Debe existir una respuesta institucional y social
contundente al respecto, ya que las cifras de mujeres asesinadas sigue creciendo. Así
mismo, el concepto de violencia machista debe ampliarse, para que no se ciña
exclusivamente, al marco de la pareja o expareja, y también se consideren víctimas las
mujeres que han sufrido agresiones sexuales o han sido asesinadas por hombres con los
que no mantenían una relación sentimental.

Además no podemos olvidar, la necesidad de incluir en el ámbito educativo, la igualdad, la
educación sexual y el respeto a la diversidad, que no sólo lograría una mayor sensibilización
y concienciación en la ciudadanía desde la perspectiva de género, sino que incidiría en la
prevención y también, en un mayor respeto hacia la diversidad afectivo-sexual y de género.

¿Se sienten respaldados por el movimiento feminista?

Como ya he mencionado, ambos movimientos deberían ir de la mano y luchar
conjuntamente por nuestros derechos, lograr unidas hacer un muro de contención contra el
fascismo y el patriarcado que nos oprime. Un amplio sector feminista apoya al movimiento
LGTBI y viceversa. Pero debemos tener en cuenta que existe un sector, de momento
minoritario en España y conservador que no reconoce a las personas Trans y su
autodeterminación, las llamadas TERF, contra esto también debemos posicionarnos.

¿Supone la definición del sujeto político en el feminismo un punto de conflicto entre
las feministas y las mujeres transexuales?

El sujeto político del feminismo son las mujeres y las mujeres trans son mujeres, eso no se
puede cuestionar. Hemos logrado avanzar en aspectos que nos separan y ahora no
podemos permitir que un sector minoritario y anclado en posicionamientos excluyentes, nos
divida. Es importante reflexionar juntas sobre todo ello, pero siendo inclusivas y
transversales, porque son muchas las realidades que interseccionan a una mujer y su
identidad de género, es sólo una más.

¿Son las mujeres transgénero y lesbianas menos visibles dentro del movimiento
feminista?

En general, somos menos visibles en todos los espacios como lo hemos sido a lo largo de
la historia, aunque en general, los espacios feministas son espacios seguros. Por eso es
importante, ocupar nuestro espacio y lograr ser más visibles, nombrarnos para no dejar de
existir, porque lo personal es político y sólo nosotras, nos conocemos y podemos poner voz
a nuestra lucha y a nuestras propias reivindicaciones.

¿Existe transfobia en el movimiento feminista? ¿la consideran mayoritaria?

Ciertamente, existe transfobia como en cualquier otro ámbito pero consideramos que es
minoritaria.

¿Caminarán en un futuro separados el movimiento feminista y el colectivo LGTB?

Desde FELGTB esperamos que esto no suceda, es por ello, que estamos trabajando
intensamente para seguir tejiendo redes. Apostamos, por un año temático que llevará el
lema «Mujeres LTB: Sororidad y Feminismo”, que nos permita avanzar hacia la
igualdad real en todos los ámbitos.

¿Supone la maternidad subrogada un punto de fricción entre el colectivo homosexual
y el movimiento feminista?

FELGTB ha decidido no posicionarse al respecto puesto que, a día de hoy, no se ha
encontrado una única mirada compartida por todas las entidades que forman parte de la
Federación.

El movimiento LGTBI no va a dar un paso atrás en la defensa de nuestros derechos

¿Se ha posicionado el conjunto del movimiento LGTB a favor de esta práctica?

No. Cada organización tiene una postura diferente dentro de las tres posibles: a favor, en
contra o sin posicionamiento.

¿Comprenden que desde el movimiento feminista se alerte sobre la mercantilización
del cuerpo a la que se pueden ver sometidas el conjunto de las mujeres y muy
especialmente las pertenecientes a países menos favorecidos o con legislaciones
más laxas?

Se debe velar por los derechos humanos, sobre todo en los países más desfavorecidos. No
estamos a favor de la mercantilización de los cuerpos en general.

¿Consideran que podrían llegar a un punto en común feministas y comunidad LGTB
en este sentido?

Federación se declara en sus estatutos como una entidad feminista y por tanto hace
políticas feministas de la mano del feminismo.

¿Resulta el Orgullo actual excesivamente comercial y capitalista?

La FELGTB co-organiza una de las mayores manifestaciones del Orgullo LGTBI del mundo.
Todo aquello que gira en torno a la manifestación no depende de la FELGTB. Si bien es
cierto, las cuestiones LGTBI se han convertido en una “marca” que parece vender mucho.

¿Podría marcar el Orgullo Crítico el camino a seguir en un futuro?

El orgullo crítico es tan necesario, como es el orgullo estatal y como lo son todos los
orgullos locales: todos son necesarios.

¿Se está concretando demasiado el debate en la identidad sexual?

La identidad de género no se entiende por muchos sectores de la sociedad y nuestra labor
es hacer mucha didáctica ante la transfobia.

¿Es la plumofobia machismo?

Sí, esta surge de posicionamientos sexistas hacia todo lo que se salga de lo normativo,
contra lo que supone una deconstrucción del género.

Hay muchos lugares en el mundo, donde ser LGBT, sigue siendo un motivo de persecución

¿Qué estereotipos resultan todavía habituales sobre el movimiento LGTB?

La feminidad y la masculinidad siguen marcadas por la hetero-normatividad y lo binario,
obviando que son construcciones socio-culturales y considerando afeminados a los
hombres y marimacho a las mujeres.
Las mujeres lesbianas y bisexuales seguimos siendo cosificadas sexualmente y se obvia
nuestra sexualidad, así como nuestras particularidades al relacionarnos en el ámbito de la
salud sexual y de los derechos reproductivos.
La promiscuidad sigue siendo uno de los mitos más extendidos, pero tener más o menos
relaciones sexuales no está asociado a la identidad ni orientación sexual o de género.

Formar una familia, aúna muchas falsas ideas sobre la crianza, a pesar de que la diversidad
familiar está en auge y los modelos familiares han evolucionado, adaptándose a los
cambios de la sociedad.
El colectivo LGTBI sigue siendo, considerado erróneamente, uno de los más propensos a
las ITS, pero estas no entienden de orientación ni identidad, suponiendo más peligro las
prácticas poco seguras.
Otro de los estereotipos más extendidos es que la orientación o identidad se puede elegir y
se puede curar pero esto no es así.

¿Existe machismo en la comunidad gay?

Sí, por supuesto. La comunidad no solo gay, sino la LGTBI vivimos en un sistema patriarcal,
machista, capacitista, racista… no somos una burbuja y por lo tanto se reproducen los
mismos patrones. Por eso, es necesario frenar el avance del machismo y la perpetuación
del patriarcado para lograr una igualdad real y poder ser libres, siendo como somos.

 


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.