Entrevista a Gabriel Tizón: «Las mentiras sobre África, contadas mil veces, se han convertido hasta en negocio»

Fotografía de Gabriel Tizón; campaña de sensibilización a través de la exposición «Europa, realidad de un sueño»

Por Ricard Jiménez

“Golpe a golpe y verso a verso”, escribió Antonio Machado, pero en el caso de Gabriel Tizón, desde el exterior, podríamos decir que, aunque no había camino, este se hizo al andar y al fotografiar. De sus aprendizajes y conocimientos, pero también el de tantos otros y otras que lo acompañan surgió Utopia Project. No quiero desvelaros mucho más al respecto, así que… Pasen y disfruten de un camino que une España y tantos rincones de África.

¿Qué es y cómo surge Utopia Project?

Utopía es un proyecto que nace de personas para personas, sin pretensiones, que intenta romper la peor de las barreras, las del pensamiento. Para ello nos basamos en lo aprendido en proyectos e ideas anteriores a través de nuestra Asociación/ONG Causes Comúns, con la que llevamos trabajando muchos años en muchos países. Utopía es un proyecto de nuestra asociación. Nos basamos en el aprendizaje de los errores anteriores para seguir creciendo. Como dice su nombre no pretende demostrar, pero si mostrar, informar, hacer, desarrollar ideas, ayudar en terreno, potenciar a las personas y las posibilidades que le rodean a través de la cultura y la educación, de su autoestima… Sin metas. Caminar para intentar realizar cambios en la mejora de las vidas de las personas, pero siendo, siempre, a través de ellas mismas, al igual que nosotros. Como Asociación y ONG huimos del protagonismo occidental tan habitual todo lo que podemos, nadie es más importante que nadie, el protagonista de tu vida eres tú.

Ahora, ¿la pandemia ha limitado vuestro margen de actividad? ¿Qué trabajo habéis venido realizando?

Pues la verdad es que al principio estábamos un poco preocupados, al menos yo, porque llegué a Galicia después de muchos meses viviendo en Guinea Bissau, con idea de volver en unas semanas, y esta pandemia hizo que no pudiera volver por el cierre de fronteras y por falta de recursos económicos. Pero, desde entonces, estamos muy contentos, los limites los convertimos en oportunidades, algo muy importante para las personas, que lo desarrollamos, allá y aquí, porque el proyecto está trabajando muchísimo sin distancia a pesar de haberla, nos sentimos una.

Sobre lo que realizamos, está totalmente gestionado y dirigido por jóvenes que recibieron formaciones cuando estaba allí, y ahora continuamos apoyando con ideas y escuchando también. Con el poco dinero que vamos consiguiendo es mejor, para ellos, que yo no esté en terreno para no suponer un gasto más. Desde aquí decir que lo que están haciendo por ellas mismas pocas palabras pueden definirlo, pero si quiero decir una: ¡admiración!

Estamos muy orgullosas, porque es un proyecto sin tanto protagonismo por parte del lado occidental, aquí somos todos una. Desde que nacimos hemos trabajado en la limpieza de barrios de la capital para la mejora de la salud, ayudado a formar la primera escuela de música del interior del país, visibilizar e informar sobre los peligros de la mutilación femenina en zonas muy remotas, donde casi nadie llega, apoyado algunas escuelas al igual que algunos jóvenes con su formación, creamos equipos de futbol femeninos y masculinos para realizar torneos que convocan a muchos jóvenes, y aprovechando la convocatoria que ofrece el deporte, se comienzan charlas sobre los valores y posibilidades de su propio futuro.  Actualmente estamos educando y alfabetizando a niños y adultos de poblados del interior, apoyando con alimento a familias que no pueden trabajar e informamos con charlas y exposiciones fotográficas a miles de personas de los muchos peligros de migración clandestina, algo que creemos que puede evitar muchas muertes.

Ya en terreno español, hemos creado una pequeña escuela con valores paralelos a lo que desarrollamos en Guinea, que forma y educa a través de la cultura y está realizado, una vez más, con jóvenes que imparten clases en temas de música, valores del deporte, cultura urbana, apoyo escolar y habilidades sociales. Hay que decir que esta escuela está actualmente parada por culpa de las medidas de la pandemia, pero tan pronto se pueda la reactivaremos, sin duda, porque ilusión sobra. Actualmente estamos preparando una fuerte campaña de visibilización y así ofrecer a centros educativos, ayuntamientos, instituciones… Que ojalá sirva para continuar trabajando.

Personalmente en los últimos meses he realizado numerosos encuentros y charlas en colegios, universidades e institutos sobre estas realidades, con la idea de acercar y crear un vínculo entre personas sin importar la distancia.

Todo esto es gracias a las personas, que como dije, que viven Guinea y sienten que solo ellas pueden cambiarse y a personas maravillosas que están en España trabajando, en silencio, en temas de sensilización, comunicación, formación, búsqueda de fondos…. Sin ellas sería imposible realizarlo. Estamos muy orgullosas, porque los medios son los mínimos y los resultados están ahí.  Sabemos por experiencias anteriores que el espectáculo, el selfie, la pena… Son nuestro enemigo, aunque por desgracia se utilice tantas veces para conseguir fondos.  Vivimos en la sociedad de la apariencia y lo sabemos, pero creo que hasta ahora no caímos en esto y somos fieles a la realidad, aunque venda poco. Somos una familia, cada vez más amplia y sólida, aún con pocos recursos económicos, pero muy rica en otras cosas.

Algo que se nombra brevemente en su anterior respuesta es el tratamiento de la mutilación femenina, ¿qué es lo que habéis podido comprobar al respecto y qué trabajo realizáis entorno esta práctica deplorable?

Esta es una práctica terrible, que es cultural. Estuve muchos meses viajando por pequeños poblados para retratarla y entenderla. A través de numerosos encuentros, en zonas remotas, donde a pesar de estar prohibida se continúa realizando… Encuentros que a veces son muy, muy duros. El objetivo es sensibilizar a estas comunidades de que tienen que dejar de practicarla, y para ello hay que hacerlo muy lentamente, a través de personas locales, por el tema cultural, para ser aceptados, acercarse poco a poco, a través de sus propios vecinos. Esto es lo que estuvimos haciendo, apoyar y acompañar una pequeña asociación local que lleva tiempo desarrollando estas campañas de sensibilización y prevención, sino pienso que los resultados no serían reales. Una vez más, solo tú puedes cambiar tu realidad.

 
Fotografía de Gabriel Tizón; Retrato de una niña con mutilación genital

Otra de las cuestiones llamativas son los cursos y educación de los que hablaba, ¿qué ocurre en África en cuanto a la educación? ¿Qué trabajo realiza Utopia Project al respecto?

Nuestro trabajo se basa en formar e informar las máximas personas posibles para intentar cambiar la autoestima y las posibilidades de las personas a través de la educación y la cultura. Con ideas que puedan generar cambios y mejorar las vidas de las personas, a través de ellas mismas, porque son las que conocen sus realidades.

Lo que ocurre en África, para mí, es una pregunta imposible de contestar. Es un continente inmenso y lleno de multiculturalidad, apenas conozco un poco de algunos países como para opinar y generalizar es un error. Pero si es una realidad que la educación no llega a millones de personas. Este es un derecho que no tienen y hay que decirlo bien alto. Por ejemplo, nuestra campaña a través exposiciones, sobre los peligro de la migración clandestina, lo que observamos es que carecen de información y formación antes de partir, sin saber a qué se exponen. Y ese es nuestro objetivo, no decirle a nadie lo que tiene que hacer, pero si formar e informar lo máximo posible antes de tomar una decisión con consecuencias tan duras.

También me atrevo a decir que, tanto en África como en cualquier parte del mundo, si alguien te hacer creer en ti, todo cambia a mejor generando nuevos caminos.

Tras tantos años y aprendizajes en el continente hay algo que no puedo evitar preguntarle: ¿Qué opina de África? ¿Qué aprendido de ello?

Que es el origen de todo y donde todavía quedan valores intactos sin contagiar. Por lo que he conocido en mi vida, opino que el ser humano, si nace donde no tiene, desarrolla más el unirse, la amistad, la cooperación… Por necesidad de supervivencia. Pero no quiero decir eso que tantas veces se oye que en África está la felicidad, porque los pobres son más felices, porque con esto no estoy de acuerdo. Nadie es feliz sin recursos, aunque sí creo que el ser humano sea de donde sea, si tiene, quiere más, y si no tiene valora más.

Por desgracia, en este continente, al que todo le roban, provoca que esta situación mantenga muchos valores intactos para sobrevivir. Lo difícil es no querer más de lo que necesitas y ahí es donde creo que esta la felicidad de verdad. Si observas muchas sociedades africanas te enseñan eso a la hora de convivir. Occidente roba mucho a África, pero África puede ayudar mucho a occidente, porque los valores no se pueden robar.

¿Qué rol y cómo juega occidente sobre este continente?

El de explotar, esclavizar y culpar. En este orden, porque lo tiene todo a favor, los medios, sobre todo, y eso de culpar al inocente siempre funcionó. Encima ahora más si sumamos tanta red social.  Eso de que una mentira contada mil veces se convierte en verdad, desgraciadamente, se ha convertido hasta en negocio.

¿Cómo pueden cambiarse las cosas, esta perspectiva?

Por lo que llevo visto, a nivel global imposible. El poder es muy poderoso. De poder hacerlo… Solo sería a través de la educación y la cultura, algo que jamás permitirían, porque saben que entonces su poder se tambalearía.  Lo dice nuestra historia, esa que hay que conocer para saber a dónde vamos. Lo estamos sufriendo desde que hay escritos sobre la humanidad. Mira ahora, primero había pánico al Covid por su desconocimiento, actualmente hay que salvar la economía por encima de la salud de las personas…. Pero, creo que a nivel personal si se puede hacer mucho, creo mucho en algunas personas. Creo que este «imposible» se puede convertir en motivación. Si una persona cambia, en el sentido de aprovechar mejor las posibilidades que le rodean, si sube su autoestima, ella cambia y eso puede cambiar una comunidad…. Si una persona se deja ayudar entonces puede ayudar. Esto es algo que sentí no hace tanto tiempo. Hasta hace no mucho pensaba que podía hacer algo por los demás sin más. Me estaba engañando, solo era un ‘sentirme mejor’ que duraba nada.  Hasta que aprendí y me dejé enseñar por muchas personas que fotografié y conocí en tantos lugares… Huir de ti mismo nunca es una solución.  Soy de los que piensa que mejorar una persona es mejorar un mundo, literalmente, pero hay que empezar por uno mismo.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.