Detener el martirio de Ain Issa y Deir ez-Zor

Turquía sabe muy bien que actualmente no tiene las condiciones para llevar a cabo una ocupación salvaje, por lo que está empleando un juego psicológico contra la población y contra la Administración Autónoma. Lo que se conoce como guerra especial.

YPJ archivos - ROJAVA AZADI

Por Berfîn Çiya & Angelo Nero

Desde Rojava, uno de esos lugares del mundo que quedó en la zona de la sombra, desde la irrupción del Covid-19, que parece haber cubierto todas las cabeceras de los medios de comunicación, conseguimos contactar con la internacionalista Berfîn Çiya, para que nos arroje un poco de luz sobre la situación en algunos de los frentes que ahora están abiertos en un conflicto del que la información nos llega a cuentagotas.

“Si, desde la pandemia es, tal vez, un poco más difícil llegar a los ojos de la gente.. Pero viene siendo normal, es increíble el bombardeo de “terror-paranoia” que los medios de poder están haciendo. Eso al final consigue que la gente quede estancada. Por otro lado todo el efecto de los sucesos del último año en la población…

Actualmente la situación por aquí no presenta un ambiente bélico común. En Ain Issa continúan con los bombardeos sistemáticos, pero la cuestión en sí no son las bombas, sino lo que hay detrás de ellas. Turquía sabe muy bien que actualmente no tiene las condiciones para llevar a cabo una ocupación salvaje, por lo que está empleando un juego psicológico contra la población y contra la Administración Autónoma. Lo que se conoce como guerra especial. Los bombardeos aterrorizan a la población, cientos de personas huyeron durante los últimos meses de Ain Issa. Por otra parte se está jugando mucho con las fake news, para poner a la gente contra la Administración Autónoma y contra las SDF (Fuerzas Democráticas Sirias).

Dentro de otro escenario tenemos las tensiones con el Régimen. En la ciudad donde vivo llegaron a producirse intercambios de disparos entre el Régimen Sirio y los asayish (fuerzas de seguridad de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria). Ahora llegaron a un acuerdo para parar los ataques, pero la tensión todavía queda.

En Shehba, donde hay gran cantidad de personas desplazadas por la guerra de Afrin, que habitan mayoritariamente en los 5 campos de refugiados allí establecidos, Turquía y sus mercenarios continúan bombardeando y  agrediendo a la población. También se presentan dificultades por el bloqueo que el régimen tiene establecido a la región. Actualmente estamos en una temporada de frio y la población está teniendo problemas para la obtención de los recursos que aquí se usan para las estufas.

En Şengal las cosas están más o menos igual, la gente está alerta para defenderse y resistir… Continúan con su vigilia, donde en todo momento hay gente frente al centro de los asayish. Con esto la población quiere mostrar su rechazo contra el acuerdo entre el KDP y el gobierno del Bagdad, a través del cual pretenden despojar a las gentes de Şengal de sus unidades de autodefensa, las mismas que salvaron a cientos de civiles de las manos del ISIS.

También hay que destacar la actividad actual del ISIS, que ha estado llevando a cabo algunos ataques. También las fuerzas de autodefensa han lanzado múltiples operaciones para capturar a jihadistas de las llamadas “células durmientes”, que es un poco lo de siempre… mientras Turquía siga agrediendo el territorio, con la compañía de jihadistas a los que entrena, el fin efectivo del ISIS no será posible.”

Fuerzas Democráticas Sirias | Rojava no está sola

La conexión se interrumpe, y me pongo a recabar datos sobre la situación en los colectivos de solidaridad con Kurdistán, como Rojava Azadi, o agencias de noticias como ANF News.

La tensión entre el ejército sirio y las asayish, las fuerzas de seguridad de la AANES, después de la detención de varios kurdos pertenecientes a la administración local o que han desoído las llamadas a engrosar las filas gubernamentales en el servicio militar obligatorio, ha motivado la respuesta kurda, con arrestos de miembros del servicio de seguridad del régimen, por parte de los asayish, y, aunque, después de la mediación rusa, hubo un intercambio de prisioneros, antes de finalizar el año pasado, en las primeras semanas de este mes de enero, se han multiplicado los enfrentamientos, en  Qamișlo, y Heseke.

Todo apunta a que detrás de esto está la petición del gobierno sirio a las SDF para que entregaran Ain Issa y la dejaran en manos de su ejército, para la defensa contra los ataques turcos. Se estima también que unas 10.000 personas han huido de Ain Issa, tras la ofensiva iniciada por el Ejército Nacional Sirio (SNA), apoyado y financiado por Turquía –de hecho, también suele ser denominado como Ejército Libre Sirio apoyado por Turquía (TFSA)-.

Las SDF informan de bombardeos diarios sobre esta ciudad de la gobernación de Raqqa, que en el censo de 2004 tenía una población de más de 40.000 habitantes. Esta estratégica ciudad fue liberada en 2015 por las milicias kurdas (YPG, YPJ), expulsado al ISIS de la región, en la decisiva ofensiva kurda de Tell Ayad, y se convirtió en la sede administrativa de la AANES.

Tras la retirada de las tropas de EEUU de la zona, aliados de los kurdos en su lucha contra el Estado Islámico, los turcos pusieron en marcha la Operación Primavera de Paz, curioso eufemismo para denominar una ofensiva que buscaba crear una zona de ocupación de 30 kilómetros de profundidad, desde la frontera turca con Siria, y más de 400 kilómetros de ancho, desde el Éufrates hasta Irak, capturando las ciudades de Gire Spi y Serekaniye.

Ain Issa es una ciudad estratégica, no solo a nivel militar, sino clave para la economía de la región, ya que está situada en la  autopista M4, que comienza en la frontera iraquí, conecta con Alepo y continúa hasta la costa siria, si los turcos y sus aliados se hacen con esta parte de la autopista cortarían el enlace principal con Kobane, y además de que Turquía la tiene señalada como objetivo prioritario al tratarse de la capital administrativa de la Autonomía Kurda.

Sobre el terreno también hay un fuerte despliegue de puestos de observación rusos, que tratan de disputar el área de influencia que EEUU ha abandonado, e  intenta hacer cumplir los acuerdos de alto el fuego del año pasado, aunque, visto el reciente papel de garante de la paz en Artsakh, esto no supone ninguna seguridad para los kurdos. “De hecho, muchas veces los ataques suceden a escasos metros de las bases militares rusas. De ahí que se vea como las gentes de Ain Issa lleva a cabo las protestas frente a una base rusa, para exigirle las responsabilidades que no están ejerciendo, a pesar de haberlas asumido.”, nos señala Berfîn Çiya, en una conexión posterior, y continúa sobre la situación de Ain Issa:

“Un punto importante es que, desde el inicio de la ofensiva, está a ser mayormente atacada a través de proxys. Este es uno de los modos que tiene Turquía para atacar sin mancharse completamente las manos, a pesar de que los bombardeos salen de las líneas de su ejército. De hecho, en la madrugada del 20 de diciembre, los mercenarios jihadistas hicieron público un vídeo en el que declaraban que lanzaban un ataque integral a la ciudad. Es decir, intentaron realmente llevar a cabo la invasión, pero se encontraron con la resistencia de las SDF. Así que podemos decir que esa jugada les salió mal, por eso ahora Turquía continúa con la guerra especial. En estos sucesos tampoco podemos olvidar que varias personas fueron martirizadas en la defensa del territorio, como es el caso de la compañera Berfin Rizgar”.

SDF Captures Three IS Members

Por otra parte, el pasado martes, 12 de enero, la fuerza aérea israelí lanzó 18 ataques contra las ciudades de Deir ez-Zor, Mayadeen y Boukamal, en el que se contabilizaron casi sesenta víctimas, la mayoría de ellas soldados sirios, de la fuerza Quds (unidad de élite de la Guardia Revolucionaria iraní), de Hezbolá y de la Brigada Fatimid, aliados del régimen sirio, junto con un número indeterminado de civiles.

Esa operación es parte de la continua campaña de hostigamiento del gobierno sionista contra Damasco, ya que desde 2011 ha realizado cientos de ataques aéreos contra las fuerzas leales a Al-Assad, y contra las milicias chiíes libanesas e iranís que combaten junto a ellas.

Este es el cuarto ataque en menos de tres semanas, y el segundo que se produce en lo poco que va de año, y sería el resultado de una ofensiva que se ha intensificado en los últimos días del mandato de la administración Tump, que ha proporcionado información a Israel a través de sus servicios de inteligencia para propiciarlos. Algunas fuentes vinculan los últimos ataques con la polémica visita a Israel del secretario de estado de EEUU, Mike Pompeo, en la que defendió la capitalidad israelí de Jerusalén, la legitimidad de las colonias en Cisjordania, la denuncia del movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), y el reconocimiento de la soberanía israelí de los Altos del Golán –ocupados en la Guerra de los Seis Días (1967), y conservadas tras los intensos combates con Siria, en la Guerra de Yom Kipur (1973)-. De hecho, muchos de los ataque israelís son efectuados desde el Golán ocupado, desde donde lanzan intensas ráfagas de misiles sobre el territorio sirio.

Deir ez-Zor y Ain Issa son ahora los dos puntos centrales de las ofensivas turcas e israelíes sobre Rojava y sobre Siria, detener el martirio de estos pueblos es también responsabilidad nuestra.

1 Trackback / Pingback

  1. Stop the martyrdom of Ain Issa and Deir ez-Zor – Kaos on the net – News Archy UK

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.