Opinión | Las seis inútiles exigencias de un falso acuerdo, por Luis Aneiros

Por Luis Aneiros  | Ilustración de ElKoko 

Esta mañana me he levantado de cama, he salido a la escalera del portal, he llamado a la puerta de mi vecino y, como cada mañana, entré en su casa y le he vaciado la nevera, al tiempo que me llevaba su colección de CDs y aproveché el viaje para propasarme un poco con su esposa, que está de muy buen ver. Como digo, esto lo hago cada mañana desde hace más de cuatro años. No siempre es lo mismo, a veces me llevo alguna cosilla de valor que pudiera tener en su mesilla, o utilizo su baño para mi aseo personal. Incluso hay ocasiones en las que lo hago en casa de otros vecinos, no siempre en la del mismo. Parece ser que a mis vecinos esto no les gusta nada, aunque yo no alcanzo a comprender el por qué, ya que es una situación que tampoco creo que les suponga mucho perjuicio y a mí me soluciona cierto problema económico, aligerando así mis gastos con un poco de esfuerzo de cada uno. Pero, como he dicho, mis vecinos han manifestado en alguna ocasión su voluntad de cambiar esta situación, por lo que mi mujer, atenta siempre a la buena convivencia en la comunidad, me ha propuesto llegar a un acuerdo ya que cree que nuestros vecinos tienen cierta parte de razón en sus quejas y que si accedo a algunas modificaciones en mi conducta, todo podrá ir mejor. Mi mujer me propone que me corte las uñas más a menudo, que limpie la jaula del canario cada dos días en vez de cada tres como hasta ahora, y que saque la bolsa de la basura por las noches, no como hago a día de hoy, que la saco por las mañanas cuando voy a trabajar. Bueno… en principio creo que podría llegar a una acuerdo sobre esos puntos y que, si con ello mis vecinos quedan más tranquilos, todos saldremos ganando, ya que esas medidas no me suponen más que un cambio externo sin mayor trascendencia, pero no afectan para nada a mi actividad matutina ni a mi aprovechamiento de los recursos ajenos en mi beneficio. Mi mujer hace esto por el bien común, convencida de las ventajas que traerá para todos y de su papel de salvadora de la buena vecindad.

¿En serio esto no te suena a nada, estimado lector?

El martes 9 de agosto de 2016, el señor Albert Rivera convoca una rueda de prensa en la que propone un pacto al Partido Popular. Pacto que pasa primero por la aceptación de seis condiciones “sine qua non”. Y esas condiciones son las siguientes: separación de cualquier cargo público imputado en un caso de corrupción, eliminación de los aforamientos, nueva ley electoral, acabar con los indultos por corrupción, limitación de mandatos en dos legislaturas o en ocho años, y mayor transparencia (comisión parlamentaria que investigue el Caso Bárcenas). Seis exigencias con las que Albert Rivera se presenta como el dirigente político que lidera el cambio en España y se destaca como desbloqueador de la actual situación política. El propio Mariano Rajoy ha contestado ya que las seis medidas pueden ser asumidas por su partido, en una muestra de apertura y capacidad negociadora del PP. Rajoy y Rivera serán, gracias a este acuerdo, las figuras más destacadas de lo que será la nueva España, del cambio y de la recuperación de los derechos perdidos de los españoles. Claro.

elkoko-titanic

¿No ha podido aprovechar el líder de Ciudadanos esta ocasión, tan solemne según él, para iniciar el diálogo con el PP poniendo sobre la mesa otro tipo de reformas y medidas? ¿Es el mero maquillaje de la clase política lo más urgente que ha podido encontrar Rivera para exigir al nuevo gobierno del señor Rajoy? Después de los cuatro años más catastróficos para nuestros derechos y nuestro bienestar que ha tenido España en los últimos cuarenta, después de la degradación de nuestros sistemas educativo, sanitario y de pensiones, después de los atentados a la libertad de expresión y manifestación efectuados desde la ley Mordaza, después del encarecimiento del acceso a servicios hasta ahora gratuitos para los más desprotegidos, después de tantos y tantos atropellos y vueltas de tuerca a la ciudadanía, lo que el señor Rivera exige “sine qua non” es un maquillaje de la clase política, una careta puesta al Parlamento y a las instituciones, una carnaval más triste aún, en el que los disfraces no esconderán la fealdad de los rostros que se ocultan detrás.

Una comisión pactada con el PP para investigar el Caso Bárcenas supondrá un ejercicio de limitaciones para dicha investigación y de su carácter vinculante final. Pero Ciudadanos aceptará por razón de estado. Todo lo relativo a la corrupción se hablará desde la negación de esa corrupción como un mal generalizado en el seno del PP, y tendrá como documento final un fuego de artificio con muy poca pólvora pero mucho color. Pero Rivera podrá presumir de ser el adalid de la lucha contra las mamandurrias. Y alguna otra de esas medidas no se podrá poner en marcha sin reformar la Constitución, lo cual supondrá unos plazos que Rivera aceptará para que nadie le pueda acusar de ser parte del problema en vez de ser parte de la solución. Maquillaje por toneladas, y maquillaje del malo, del que se derrite con un poco de calor y no tarda en dejar ver la verdadera cara que hay detrás.

Reformas laborales en beneficio del trabajador, una vuelta a lo público en cuanto a los servicios básicos de la sociedad, atención preferente a los más necesitados, tanto en cuestiones de dependencia como de exclusión social por razones económicas, una garantía de suministro para quien no puede costearse luz y gas, finalización de los desahucios sin alternativas y obligación de aceptar la dación en pago… Hay tantas y tantas medidas que se podrían poner sobre la mesa como exigencias “sine qua non”, tantos puntos que se podrían sacar adelante a cambio de un apoyo en la investidura, tantas soluciones a tantos problemas verdaderos… y al señor Rivera se le ocurre que lo necesario es mejorar la imagen de los políticos de cara al electorado. Porque eso es lo único que saldrá de ese acuerdo, aparte de un aumento del perímetro torácico de Albert Rivera, que se siente como el Gran Regenerador.

Algo me dice que, en realidad, lo que se esconde detrás de la intervención de ayer, es el miedo a las terceras elecciones. Un SI de Ciudadanos al PP no basta para que éste llegue al gobierno. Y es difícil que obtenga los apoyos necesarios de otras formaciones. Y el PSOE juega al despiste, con esos tres NO a las únicas tres posibilidades que tiene: NO al PP, NO a un pacto con el resto de fuerzas de la oposición para formar gobierno, y NO a las terceras elecciones. Es difícil vislumbrar un escenario diferente a nuevos comicios si Sánchez no se contradice de algunos de esos NO. Y si decide una abstención en segunda votación, que facilitaría el camino al PP, no se necesita a Ciudadanos para nada, con lo cual su oferta iría a la papelera donde el PP tira las ideas de los demás. Rivera quiere, por tanto, salvar su imagen como estadista y único generador de estabilidad, ya que los resultados de su formación en las siguientes elecciones se presumen incluso peores que lo ya alcanzado.

Yo sacaré la basura por las noches, pero si continúo robando la comida a mis vecinos, no sirve de nada. ¿Podrán cenar esta noche los millones de necesitados de nuestro país gracias a que un imputado por corrupción no pueda ser concejal de Obras Públicas? Albert Rivera cree que sí. Yo creo que no.

One thought on “Opinión | Las seis inútiles exigencias de un falso acuerdo, por Luis Aneiros

  • 06/10/2016 at 11:03 pm
    Permalink

    Pobre España , cuatro años más de miseria y tijeras, para que los politicos se hagan millonarios y más corruptos

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies