La tentativa centralista

Por Kike Oñate

Con el 15M se abrió una crisis de régimen que ha hecho tambalear los cimientos del consenso transicional. El desenlace ahora parece más cercano. Si el resultado de la crisis en 1931 fue la Segunda República, en esta ocasión la opción ganadora, por el momento, parece ser más bien reaccionaria y recentralizadora. Entre lo viejo que no termina por desaparecer y lo nuevo que no acaba de llegar –decía Antonio Gramsci–, aparecen monstruos o fenómenos morbosos muy diversos.

Tras los acontecimientos en Catalunya, Ciudadanos adelanta a gran velocidad y, por la derecha, al Partido Popular. Su discurso deja al desnudo pactos a los que la derecha, tras desaparecer Franco, tuvo que ceder. Como decía Vázquez Montalbán, durante la Transición en España no se pudo establecer una correlación de fuerzas sino una correlación de debilidades.

El periodista Enric Juliana titulaba una de sus últimas columnas “Aznar anaranjado”. No se equivoca, pues el proyecto de país, truncado por las falsedades vertidas el 11M y el desgaste social que produjo la Guerra de Irak, parece materializarse en las palabras defendidas, a ultranza, por Albert Rivera. El “Cuponazo” –el vasco, no el de la ONCE–, es usado por los naranjas, como en su momento Podemos utilizó el sustantivo “casta”, es decir, para visualizar lo nuevo –Ciudadanos–, frente a lo viejo –PP y PSOE–.

No han cargado contra el Régimen Económico y Fiscal (REF) canario y parece descartado –puestos a hablar de igualdad fiscal–, debatir sobre la capacidad exclusiva que tiene Madrid para retener y redistribuir recursos, repercutiendo en toda España. Euskadi y Navarra –donde no obtuvieron representación– son para Ciudadanos lo que Catalunya para el Partido Popular, territorios que deben de ser sacrificados para obtener, a cambio, una gran recompensa electoral en el resto del Estado.

El proyecto de Ciudadanos parece, por el momento, muy difícil de cumplir –de ahí su particularidad electoralista–. Socialmente puede ser deseable y con posibilidades de seducir a nuevos sectores, sobre todo votantes del Partido Popular que buscan mayor firmeza contra Catalunya y “valentía” para estabilizar la situación política. Habrá que esperar y ver si salen fortalecidos o no de las elecciones catalanas del 21D y cómo eso afecta al autoestima del partido. La nueva estrategia de Ciudadanos es una advertencia sobre el discurso que puede llegar a establecerse –por todos los medios–, según le convenga a el centro derecha español.

Ante el repliegue derechista –en parte impuesto por el Banco Central Europeo, que aspira a centralizar y acabar con el gasto social de las CCAA y los ayuntamientos–, la izquierda solamente parece tener una opción; aprovechar la revisión del sistema de financiación de las autonomías de régimen común para defender todo lo contrario, mayor soberanía.

Desde Baleares y Valencia, pero también en Andalucía y otras regiones, existen gobiernos o discursos que aspiran a un mejor reparto. Si unos quieren que la sociedad vasco-navarra carezca de un régimen económico especial porque lo califican de privilegio, por qué no dotar al resto de comunidades de sistemas similares, es decir, de mayores privilegios. Al fin y al cabo, si se acaba con el “federalismo asimétrico”, la respuesta será más centralizadora que federal. Y ahí, todos y todas, saldremos perdiendo.

One thought on “La tentativa centralista

  • Pedro Bada Magdalena
    01/12/2017 at 11:41 am
    Permalink

    hay que empezar a aprender a separar el grano de la paja, con este actual sistema de gobierno parlamentario ,politicos con pies de barro se pasan por el forro preceptos constitucionales … la única respuesta sensata que nos queda tanto a progresistas como conservadores es empoderarnos para obligar el cumplimiento de todos y cada uno de los artículos de la actual Constitución… esta claro que muchos de la bancada que gobierna ( sus papas) ni estaban de acuerdo cuando se aprobó ni tienen intención de cumplirlos ahora … recordemos que la corriente conservadora mayoritaria es fruto de 4 décadas de intoxicación por un régimen militar con pocos escrúpulos … nuestro esfuerzo tiene que ir en esa linea de armonizar a la poblacion no dividirla como hicieron aquellos y pretenden ahora estos Salud y República !

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies