Mujer rural

Por Pili Capi

Las mujeres llevamos peleando siglos para que seamos tratadas con respeto, por nuestro lugar en la sociedad y nuestra liberalización, en un mundo patriarcal y machista. Las mujeres tienen y juegan un papel muy importante en el desarrollo sostenible del medio rural, el 49,15 % de la población.

Las relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres rurales existe y se debe incorporar a la mujer en todos los ámbitos del mundo rural. El machismo y patriarcado está muy presente, la imagen de mujer cuidadora de ancianos y niños, las labores y tareas domésticas y la mujer en el campo.

La despoblación #LaEspañaVaciada, desigualdad y falta de desarrollo son dificultades añadidas al acceso del mercado laboral y la viabilidad económica de las zonas rurales.

La falta de infraestructuras, inversión en áreas sociales y públicas, la carencia o deficiencia de suministros, las nuevas tecnologías, necesidad de formación junto con una sociedad muy arraigada y condicionada a la mentalidad tradicional son puntos muy fuertes y problemas reales a los que las mujeres rurales se enfrentan para poder crecer y empoderarse.

La independencia económica, el reducir la brecha salarial, la igualdad de toma de decisiones, el equilibrio entre conciliación de la vida laboral y familiar, eliminar la violencia sexista son objetivos que hay que conseguir.

La violencia machista representa en el medio rural el 60 % de las víctimas mortales, el desempleo es más que en núcleo urbano.

La mayoría de las mujeres rurales que trabajen en la propia explotación agraria o ganadera familiar lo hacen sin percibir un salario. Mujeres que trabajan en los huertos y campos más de 8 horas y al llegar a casa otras tantas repartidas en tareas del hogar, más el cuidado de niños y de los abueletes si se tienen.

El relevo generacional en el sector agrario cada vez va a menos con lo cual se pierde una parte de esa vida rural, favorecer, promover y ayudar a esa vida rural, dotarla de medios y avances para que no muera y se asienten esas mujeres en el núcleo rural.

Crear empleos, formación sin tener que acudir al desplazamiento de las grandes urbes más cercanas, para el empoderamiento de esa mujer rural,  ser dueña de sí misma.

Los continuos recortes en políticas sociales, la poca inversión por parte de gobiernos autonómicos y central en sanidad, educación, tecnologías que en zonas no llegan o llegan con cortes de suministro y faltas de cobertura, actividades lúdicas, formativas, lugares de recreo y socialización quedan en algunas zonas invisibles. Faltando cosas necesarias, las familias emigran a las grandes urbes, las mujeres no tienen más salida que la emigración y la despoblación se hace cada vez más patente.

La mujer rural es brava y valiente, trabajadora y constante, pero si no se le ayuda a empoderarse, a conseguir metas, a facilitarle medios para crecer ni formarse por la falta de interés de quienes deben y pueden invertir donde se necesite, no puede crecer. Machismo, tradición, trabajo, roles impuestos por el sexo, cuidados, no es igualdad y no tiene las mismas oportunidades que todas, deben luchar el doble.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico.

Nueva Revolución no tiene ánimo de lucro, pero sí tiene gastos. No queremos depender de nadie ni tener publicidad. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos.
Ayúdanos a seguir ofreciendo Nueva Revolución.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies