Deberes para no pensar

Por Luis Aneiros

Si entendemos una granja como un lugar donde tenemos agrupadas distintas especies de animales y vegetales, de los que esperamos un beneficio a través de su manipulación y de invertir en su desarrollo y crecimiento, podríamos entender la escuela como una granja de niños. Hacinamiento, despersonalización, uniformidad en el trato y en la búsqueda de objetivos, exigencia de resultados positivos independientemente del esfuerzo que pueda suponer para cada individuo, permanente juego de superioridad y sumisión…

 home

Durante nuestra actual democracia han sido siete las leyes educativas que hemos tenido que sufrir, acompañadas todas ellas de sus respectivas reformas, encaminadas casi exclusivamente a echar por tierra lo que los anteriores gobiernos habían implantado. Es posiblemente la mayor demostración de ineptitud que nuestros políticos hayan dado en estos cuarenta años de democracia, por la importancia que la educación tiene (o debería tener) en la marcha de la sociedad, y por la utilización descaradamente ideológica que se hace de la enseñanza y sus herramientas, tanto materiales como humanas. La lista de imperfecciones es tan larga que se hace complicado entender que no exista una verdadera voluntad de acuerdo. Es obsceno ver como nuestros dirigentes, de uno y otro signo, presumen de su absoluto apoyo mutuo en temas como el terrorismo o la política exterior, pero se muestran incapaces de llegar a un punto en común sobre lo que se necesita para que las escuelas sean algo más que centros de doma y adiestramiento de niños.

Es evidente que no sólo los políticos son los culpables de nuestra pobreza educativa. Vivimos en un mundo materialista e individualizado, donde prima el éxito profesional y la ostentación de un nivel económico que, de no ser real, se considera un fracaso absoluto. Y esa extraña doctrina paternal de darles a nuestros hijos lo que nosotros no tuvimos, nos ha llevado a confundir la felicidad material con el bienestar. Y, por supuesto, los niños repiten los modelos que les rodean, y lo hacen siempre extrayendo de lo que ven lo esencial, desde su incapacidad para diferenciar lo importante de lo superficial. Y entonces, las clases se llenan de móviles, zapatillas de marca, y de todo aquello que los haga identificarse con sus modelos de imagen y actitud. Y nosotros, padres orgullosos e ignorantes de lo que ocurre fuera de nuestra casa, los miramos admirados de lo rápido que crecen y lo mayores que nos hacen, convencidos de haber hecho una gran labor con ellos, gracias a los dieciséis regalos que cada navidad les ponemos debajo del árbol y a la libertad que les damos, que para algo “no somos como nuestros padres”… Y cada mañana los dejamos a la puerta del colegio, donde les añaden los complementos culturales necesarios.

Vivimos en un mundo materialista e individualizado, donde prima el éxito profesional y la ostentación de un nivel económico que, de no ser real, se considera un fracaso absoluto.

¿Necesarios? Juguemos un poco… ¿Capital de Hungría? ¿Raíz cuadrada de 3.846? ¿En qué año se iniciaron las guerras carlistas? Es más… ¿qué fueron las guerras carlistas? ¿Es todo esto necesario para nuestros hijos? ¿Lo ha sido para nosotros? ¿En nuestras vidas y nuestros trabajos hemos tenido que calcular muchas veces la longitud de una hipotenusa? Espero que se me entienda: no pretendo hacer apología de la incultura, y considero imprescindible una buena cultura general para poder entender el tiempo en el que se vive y enfrentar con ciertas garantías los retos profesionales y sociales que se nos presentan a diario. Pero, ¿es la escuela el lugar idóneo para aprender ese tipo de materias? ¿Con que fin? Con mínimas excepciones, los niños que han tenido que estudiar, sin saber cómo hacerlo de una manera eficaz, el día anterior a un examen, no recuerdan casi nada de la materia del control pasados quince días. Y después de las vacaciones de verano,  fechas, nombres y cifras se han disuelto en los calores de playas y piscinas. El poco valorado esfuerzo que los educadores hacen se vuelve estéril con el tiempo, debido a un sistema educativo que prima la memorización sobre la racionalización de lo que se aprende. Los alumnos no saben estudiar, no se dedica apenas tiempo a enseñarles a utilizar su cerebro como instrumento para pensar, deducir ni razonar. Lo importante termina siendo un montón de papeles escritos en los que han ido volcando lo que minutos después han ido olvidando. Y se está perdiendo durante esos años un tiempo precioso para atraerlos hacia el valor de sus propias aptitudes, para sacarlos de las aulas y llevarlos a la vida, para hacer de ellos buenas personas, buenos ciudadanos, buenos vecinos, buenos compañeros… Tiempo habrá para, algo más adelante, aprovechar lo aprendido para empezar a introducir datos que les ayudarán a comprender mejor el mundo en el que viven. Hoy importa más que sean los que más saben: el egoísta que más sabe, el violento que más sabe, el maleducado que más sabe, la princesita que más sabe…

Pero mientras la educación esté en manos de los políticos, se ve muy lejos la salida a esta situación. Mientras se considere más importante la enseñanza de la religión que la de poesía o teatro; mientras memorizar sustituya a pensar, analizar y sacar conclusiones; y mientras el espíritu crítico se aplaste entre libros y tareas para casa, las escuelas seguirán siendo fábricas de material para realities y de ciudadanos ignorantes de su poder como tales ciudadanos. ¿Alguien ve el más mínimo esfuerzo para que esto cambie?

 

One thought on “Deberes para no pensar

  • 02/12/2016 at 3:00 pm
    Permalink

    Eso, a fin y al cabo, es lo que desean fervientemente los políticos. Crear hordas de zombies, de esclavos por voluntad propia, sin capacidad de pensar ni de razonar ni de criticar. Una forma más de ejercer control sobre las nuevas generaciones, no sea que el día de mañana alguien ose cuestionar sus políticas esclavistas y sistematizadas. Tal vez por eso desprecien tanto las humanidades

    Enhorabuena, excelente artículo.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies