Nuestra familia. Nuestro pasado

Por Joan Jordi Abentin

Personalmente cada vez que pienso de dónde vengo me viene a la cabeza mi tía, mi madre, mi padre, mis abuelos… Un montón de formas de ver la vida. Pero es mi pasado, y estoy orgulloso de ello. Y seguro que no soy el único que lo piensa. Lo dicen todos los hijos e hijas de sus padres o madres. Todos padres y madres de los suyos y todos los ahijados y ahijadas de sus tíos y sus tías.

También un país cuando mira su pasado está orgulloso. Inglaterra de su Imperio. Rusia, si miramos alguna encuesta, de la URSS, Estados Unidos de sus “luchas” por la “libertad” y Polonia de su resistencia en la Segunda Guerra Mundial.

¿Y los partidos políticos? Pues también. Esquerra Republicana llora de la emoción cuando recuerda Macià y Companys, Iniciativa per Cataluña colgamos hasta banderas del PSUC en los locales, IU canta la Internacional con el PCE y hasta la derecha de Alianza Popular es elogiada por el PP. De hecho, si personificamos a estos, seguramente le darían unas “collejas a su hijo”, y ya se estarían preparando para darles una colección a sus nietos, Ciudadanos. Pero la verdad, vengan de donde vengan, legítimo o no, estemos más o menos de acuerdo, todos están orgullosos de sus progenitores.

¿Todos? ¿Seguro? Yo creo que no. Hay al menos uno que no lo está. Uno que quiere olvidar su pasado. Uno, que se avergüenza cuando le hablan de sus padres…

Y sí, me refiero al PDeCAT. No quieren saber de dónde vienen. Evitan hablar del tema, y si fuera por ellos enterrarían todo lo que viene de su pasado. Todo eso que proviene de los ochenta, de los noventa o de los treinta. Pero hijos míos… No tenéis elección. Los amigos se escogen (Un día el PP, otro el PSC, otro ERC y a veces la CUP). Pero la familia es la que toca. Y lo sé, es duro tener a Convergència de padre, a Unió Democrática de tío y a la Lliga Regionalista de abuelo. Y todavía es más duro cuando te dejan herencias como el Palau del 3 %, como un coche que ha pasado la “ITV”, o como una cuenta bancaria del Pujol. Y sí, también es duro que tu padre (al igual que el PP, sus compañeros de clase) también usó el uso de la fuerza contra civiles en el 15-M.

Bien, no tengáis fe, el PDeCAT está en esa etapa de rebeldía, aquella de la juventud, esa que dicen que eres más radical que tu padre. Es cuestión de tiempo que acabe como su antepasado, y que en poco sea el amigo del alma (o el amigo de pactos) con el hijo del fiel socio y colega de su ascendiente. Vaya, con Ciudadanos. Pero esto da igual, porque al final, ¿Quién recibirá de estas amistades? ¿Quién estará afectado?

-Las jóvenes precarias.

-Que en Cataluña paguemos 2000 €. por estudiar una carrera.

-Que sea más barato ir de Barcelona a Luxemburgo en avión que de Tarragona a Barcelona en tren…

Y no solo en Cataluña.. Sino es muy probable que la amistad será a nivel estatal:

-Aprobación de presupuestos con recortes en sanidad y educación, y la devaluación de estas…

-El contrato único…

Nunca nos tenemos que fiar de las derechas que van de progres… Ya que su único objetivo es que todo siga igual, y seguir creando “herencias” para sus hijos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies