Los mega parques, el ecologismo que no es tal

Por Abel Aparicio

El pasado sábado 5 de junio acudí a la concentración que numerosas plataformas convocaron en Ponferrada. Entendí que la ubicación de la concentración, en la emblemática plaza de Julio Lazúrtegui, no fue casual. Esta plaza de la capital berciana toma el nombre del empresario bilbaíno que escribió ‘Una nueva Vizcaya a crear en el Bierzo’ (1918). Aquel proyecto, con todas sus contradicciones, trajo para estas tierras un gran número de personas para extraer el mineral que durante décadas fue la fuente energética de este país. Contaminación hubo mucha, destrozos medioambientales también, pero en aquella época apenas existía la conciencia ecológica y una cantidad enorme de familias perseguían un salario y el pan con el que alimentarse tanto a ellos como a sus familias.

La diferencia con el presente es que tanto los macro parques eólicos como los solares que se están proyectando a lo largo y ancho del Estado español, ni traen puestos de trabajo (más allá de la construcción de dichos parques con cifras que descienden semanalmente) ni una energía limpia, como se puede ver en este documental emitido por RTVE. Para conocer en profundidad las reivindicaciones de una de las plataformas que organizaron la marcha, Cabrera Despierta, hablé con dos de sus integrantes. Es importante recordar que esta comarca leonesa en los años sesenta recibió un informe del Centro de Estudios de Sociología Aplicada de Cáritas Nacional y Diocesana de Astorga en el que recomendaba desalojar a todas las vecinas y vecinos de sus pueblos, es decir, deshabitar completamente la comarca. Quizá el objetivo de antaño no diste tanto del actual y vaciando ciertas comarcas se pueda abastecer de energía a las grandes urbes.

Entrevista a Roberto (Santalavilla)

  1. ¿En qué momento y cómo se formó la asociación?

A finales del mes de abril. En una de estas conversaciones de grupos de WhatsApp, salió el tema de que había salido a trámite el ‘PE Alto Cabrera’.

Dos días más tarde, al ver la envergadura del proyecto, el más grande de la provincia, dos personas de Cabrera Baja, pertenecientes a los pueblos de Santalavilla y Sigüeya, afortunadamente, entraron en contacto con la plataforma ASÍ NON, que agrupa entidades y personas en la misma situación. Así se pudo tener acceso a mucha información sobre lo que realmente supone la implantación de macroparques eólicos más allá del impacto visual y ambiental.

Dos meses después, una persona de Forna contactó y decidieron crear un grupo de WhatsApp y darle el nombre de Cabrera Despierta. Pero también por otro motivo igual de importante o más, el de ir uniendo cabreiresas y cabreireses preocupados y dispersos sin saber muy bien por dónde empezar a juntarse. El día 1 de mayo ya éramos 12 personas. El 4 de mayo decidimos hacer nuestra primera reunión virtual. Sin conocernos de nada, participamos ocho de estas personas para sentar las bases de este colectivo. Hoy ya somos más de 100 personas directamente implicadas, tanto gente que vive en todos los pueblos de cabrera, como cabreireses en el exilio; tanto en el resto de la península como en el extranjero, y otras tantas que colaboran puntualmente con el colectivo.

  1. ¿Qué pasos se están dando para conseguir estos objetivos?

El primer paso fue el proceso de documentación e información de lo que cada persona sabíamos de nuestra propia zona. Una vez realizado este trabajo, ya teníamos todos los argumentos para saber qué era lo favorable y lo desfavorable que estos macroproyectos podrían aportar para nuestra zona.

Pusimos en marcha distintos grupos de trabajo, empezamos a crear contenido dándole difusión a través de la prensa, las redes sociales y, muy importantes, el boca a boca con los vecinos.

Empezó el trabajo con las alegaciones de los otros cuatro macroparques proyectados, y aprovechando el ‘Día Mundial del Medio Ambiente’, acudimos a la concentración convocada en Ponferrada.

La pasada semana se realizó el envío de cartas a los alcaldes de los municipios afectados y a los pedáneos de las Juntas Vecinales. Es una carta en la que se les solicita una reunión donde muestren claramente su postura en contra de esta barbarie y expliquen a los vecinos los pros y los contras de estos macroproyectos mediante un concejo abierto.

En estos momentos tenemos una campaña de recogida de alegaciones firmadas, en la que están colaborando tanto empresas como vecinos de toda la provincia, físicamente y en redes sociales. El día 30 de junio es el plazo para entregarlas.

De cara al verano están proyectadas charlas explicativas, impartidas por gente experta en la materia, que podrán aclarar a la gente las dudas que tengan, y no dejamos de lado llevar a cabo alguna acción más.

  1. ¿Qué respuesta están teniendo los diferentes pueblos cabreireses?

Cuando comenzamos hace un mes, las posturas que nos encontrábamos eran mayoritariamente de desconocimiento absoluto sobre el tema, y también algunos casos de indiferencia. Otra postura minoritaria era la idea de que iban a poner unos molinos que iban a dar dinero a las Juntas Vecinales. A día de hoy es totalmente distinta, ya que con la información contrastada que desde ‘Cabrera Despierta’ se está aportando, la gente está entendiendo que esto es otro pelotazo de las grandes compañías eléctricas de capital extranjero, y que la forma de cambiar esta energía verde es a través del autoconsumo y de pequeñas comercializadoras locales, que sí que crean riqueza y contribuyen a fijar población, a la vez que son respetuosas con el medio ambiente, ya que donde se genera es donde se consume y se evita toda la descomunal y dañina infraestructura de evacuación. Lo que plantea el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, y la mayoría de los grandes partidos, carece de toda lógica, lo que lleva a presuponer otros intereses encubiertos. Por eso las cabreiresas y cabreireses, junto a toda la cordillera Cantábrica, han decidido que es la hora de decir ‘basta ya’, AQUI NO/ASI NO.

Algún alcalde y presidente de las juntas vecinales ya han firmado las alegaciones en contra, a falta de mantener reuniones con otros tantos. Ahora, solo falta que se unan de manera clara y frontal contra este expolio, que es lo que desea la gran mayoría de las gentes de Cabrera.

Entrevista a Laura (Silván)

  1. ¿Cómo valoras la concentración del pasado 5 de junio en Ponferrada?

Teniendo en cuenta las limitaciones que ha generado la pandemia por COVID-19, que todavía tenemos miedo a las grandes aglomeraciones y que aún estamos bastante limitados a la hora de organizar este tipo de eventos, la valoro positivamente. La plataforma CABRERA DESPIERTA consiguió movilizar cerca un centenar de personas, algunas de ellas desplazadas desde esta comarca y otras residentes en el Bierzo que se acercaron en algún momento por la concentración.

  1. ¿A qué crees que es debido este boom de macro parques eólicos y solares?

Supongo que es una de las consecuencias de la reconversión industrial a la que asiste el Estado español desde los años 80, con el fin del carbón y el cierre y desmantelamiento de las centrales térmicas. El problema es que está convirtiendo la llamada “Transición Ecológica” en una burbuja especulativa como lo fue en su momento la inmobiliaria pero está vez a través de las energías renovables, que estamos seguras y seguros que son el futuro, pero no de la forma que se está planteando desde las administraciones. Es un sinsentido de proyectos que en algunos casos, como es el de Cabrera, incluso se solapan unos a otros.

  1. ¿Qué alternativas energéticas y laborales planteas para la Cabrera?

Nosotros creemos en una opción sostenible, pero sostenible de verdad, más cercana a la idea de comunidades energéticas que se autogestionen en función de sus necesidades. Y reivindicamos el derecho a generar, acumular y consumir nuestra propia energía de forma individual, sin tener que depender del servicio de las grandes compañías eléctricas.

Sobre las alternativas laborales, la comarca de Cabrera ha sido muy castigada por la explotación masiva de canteras de pizarra, hasta el punto de que se ha conseguido que buena parte de sus habitantes lo perciba como la única salida para Cabrera. Habría que llevar a cabo una labor informativa y pedagógica intensiva con la que hacer ver a la gente que tenemos una tierra muy rica y con muchas oportunidades. Es una comarca puntera en la producción y exportación de castaña, por ejemplo, sin embargo no existen lugares donde se transforme este producto. La ganadería extensiva es cada vez más escasa, siendo Cabrera un territorio ideal para el desarrollo de esta actividad. La creación de cooperativas agropecuarias y concienciar a la sociedad cabreiresa de la necesidad de potenciar una economía circular creo que serían pasos muy importantes para su desarrollo. Sin perder de vista la necesidad de implementar el sector servicios, que está totalmente desaparecido. En la mayoría de pueblos no hay tienda, ni farmacia, ni bar, el servicio de transportes es cada vez más decadente, cierran consultorios médicos… y todo esto supone un problema grande a la hora de fijar población. Por otra parte, el turismo también es una opción de desarrollo para la comarca de Cabrera, pero no debe ser la única. Hay un riquísimo patrimonio, buena parte de él sin investigar y sin poner en valor, que ayudaría no sólo a despertar el interés turístico de los pueblos sino que también generaría socialmente un arraigo cultural que en un lugar como Cabrera, donde el sentimiento de pertenencia al territorio es tan fuerte, ayudaría a sentar las bases para la unión de la comunidad en pro de un desarrollo consciente y sostenible de nuestra tierra.

1 Trackback / Pingback

  1. Entrevista a Cabrera Despierta en el diario digital Nueva Revolución. - Cabrera Despierta

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.