Los grandes triunfos de Ciudadanos

Por Luis Aneiros | Viñeta de ElKoko

"Ciudadanos sabe muy bien cuales son las prioridades y gastan todos sus recursos en facilitar la entrada de la ultraderecha en las instituciones."

El equipo que triunfa no es el que juega mejor, sino el que logra una mayor puntuación. El éxito no consiste en ser bueno en el trabajo, sino en ganar más dinero y hacérselo ganar a los que nos dan las órdenes. No importa si el niño ha estudiado, sino las notas finales… y dentro de esa lógica se encuentra, por supuesto, la política. ¿Quién da valor a lo conseguido, cuando lo importante es la victoria electoral? El PSOE ha ganado en las últimas citas electorales, tanto generales como autonómicas y municipales, y eso les convierte en los legítimos vencedores, pero… ¿realmente esa lógica del triunfo es la que se puede aplicar en la política?

Estos últimos días estamos asistiendo a lo que, en principio, puede verse como un desmoronamiento de Ciudadanos, el partido liderado con puño de hierro por Albert Rivera e Inés Arrimadas. Dimisiones de cargos de gran relevancia, tanto real como mediática, declaraciones de otros que no se marchan, pero que hacen ver públicamente su descontento por el escoramiento a la derecha del partido… Todo parece indicar que las cosas pintan mal para Ciudadanos, pero no deja de ser significativo el silencio de Rivera o las respuestas de sus más fieles compañeros de directiva. No se les ve especialmente afectados y sólo aciertan a decir que, si alguien no está de acuerdo con las directrices dadas desde la cúpula, la puerta está abierta. Acatar o irse, sólo eso. Ciudadanos tiene un papel en nuestra sociedad y nada va a impedir que lo cumpla, porque no se trata de ganar o perder unas elecciones, ni de llegar o no a alcaldías o despachos de gobiernos. Porque Ciudadanos no obedece a la lógica del triunfo de la que antes hablaba. Ciudadanos es un partido triunfador porque es el mejor en lo suyo, porque aquello para lo que se presenta en unas elecciones lo logra allá donde va, y aquello para lo que hace vida política termina siempre en éxito.

En España se firmó un pacto allá en 1978: permitir un cambio estético en lo político y en lo social a cambio de que las bases del poder sigan siendo las mismas, de que las estructuras no se modificasen y los hilos del pensamiento y su manipulación siguieran en las mismas manos. No se pueden impedir los avances sociales porque podría llevar a un desfase con respecto al resto de países europeos que afectarían incluso a los intereses económicos del poder, pero sí se pueden controlar desde unas instituciones herederas del franquismo y ocupadas por individuos de una innegable valía profesional y un indiscutible sesgo ideológico. Así, asuntos como el divorcio, el aborto o los derechos de los homosexuales, nos colocaban a la vanguardia europea en aperturismo y progreso. Pero todo atado y bien atado, todo limitado en el papel o imposibilitado en la práctica, como sucede con la Ley de Memoria Histórica. Mientras todos aplaudimos sonrientes, los verdaderos afectados siguen denunciando trabas y puertas cerradas.

En el 78 se permitió un cambio estético a mientras siguiesen las mismas bases, que las estructuras no se modificasen y los hilos del pensamiento y su manipulación siguieran en las mismas manos.

Pero entonces se produce un “pequeño” movimiento que en un principio casi nadie se toma en serio, pero que desembocó en las movilizaciones del 15M de 2011. Un buen número de españoles, en su mayoría jóvenes que no ven muy claro su futuro, no pueden tolerar más que en España vayan de la mano la crisis económica y la más insoportable corrupción política. Salen a la calle y exigen una democracia real que ponga el poder en manos de la gente, que la política se regenere, que se haga más humana y, sobre todo, que deje de ser el hogar de mangantes y oportunistas. Pero unas elecciones generales en ese mismo año dan el triunfo al Partido Popular, y todo parece reconducido y controlado de nuevo. Y el gobierno de Mariano Rajoy nos da la estocada final con recortes y abusos que continúan llenando sus bolsillos y los de sus eternos aliados. Pero algo sucede que vuelve a poner nerviosos a nuestros gobernantes y su “oposición”…

En marzo de 2014 se presenta un nuevo partido, con el oportuno nombre de Podemos, y el liderazgo de Pablo Iglesias, conocido por sus intervenciones televisivas, en las que defendía todos aquellos valores que nacieron del movimiento 15M. “Un simpático grupo de amigos” para prensa y dirigentes del bipartidismo reinante en España. Pero ese grupo de amigos, sólo tres meses después, logra 1.250.000 votos en las elecciones europeas, y se convierte en el cuarto partido del país. Miedo, preocupación, susto en los despachos… Y en las elecciones andaluzas Podemos es la tercera fuerza más votada. Y ahí es donde entra Ciudadanos como garante de la estabilidad del régimen del 78. La lógica hablaba de un pacto PSOE – Podemos y poner así en marcha un gobierno de izquierdas, pero eso, sin duda, supondría tener que poner en marcha medidas que asustaban a los beneficiados de la dicotomía roja y azul. Pero, ¿para qué querían las herramientas pagadas con el dinero del capital? Y Ciudadanos, cuarto partido en el parlamento andaluz, se convirtió en el necesario aliado de Susana Díaz, facilitando su investidura. Primer acto de la obra, y primer triunfo para Ciudadanos.

Ciudadanos ha salido triunfador de las últimas elecciones porque Ciudadanos son sólo unos pocos nombres que, no lo duden, saldrán muy beneficiados de todo esto.

Tras las elecciones de diciembre de 2015, Pedro Sánchez se niega a pactar con Podemos y los independentistas para un posible gobierno nacional, y de nuevo echa mano de Ciudadanos para escenificar un patético paripé que resultaba inútil, pero que era necesario para presentar esa alianza como la única posible y apartar a Iglesias de toda aspiración de gobierno en coalición. Nuevo triunfo de Ciudadanos en su papel de auxilio para el régimen. Indudablemente, la representación más grotesca del pacto no escrito PSOE – PP fue la abstención de los suficientes diputados socialistas para investir a Rajoy presidente tras las siguientes elecciones de junio de 2016.

¿Qué trabajo se le ha encomendado a Albert Rivera ahora? Muy simple: ayudar a frenar el auge que están teniendo en estos tiempos asuntos como el feminismo, la igualdad de género, la ayuda a los refugiados y los inmigrantes, la memoria histórica o el fin de los privilegios de instituciones como la monarquía o la iglesia católica. Mientras Pedro Sánchez vuelve a pedirles un salvavidas para librarse de negociar con Podemos, Ciudadanos sabe muy bien cuales son las prioridades, y gastan todos sus recursos en facilitar la entrada de la ultraderecha en las instituciones. VOX hará sin rubor y con orgullo patrio todo aquello que suponga devolver las cosas a tiempos pasados y más decentes para sus enfermos pilares ideológicos, mientras PP y C’s juegan al despiste y niegan firmar lo que firman y acordar lo que acuerdan con VOX. El gobierno de la nación no es prioritario. Sánchez convocará de nuevo elecciones, con la tranquilidad que les da a los poderes facticos el saber que las ganará, pero mientras tanto se retiran estatuas de plazas públicas gracias a la ignorancia de concejales con mentes de culo de botella, y se irá convirtiendo Madrid de nuevo en una bolsa de mierda gaseosa, y se aprovecharán las instituciones para despotricar contra sentencias que atacan su concepto del hombre muy hombre que va de putas, y se mirará a otro lado mientras se asaltan clínicas donde se practican abortos legales… Y Albert Rivera, Inés Arrimadas y Girauta serán convenientemente recompensados con… Bueno, ya se verá con qué. Porque Ciudadanos ha salido triunfador de las últimas elecciones porque Ciudadanos son sólo unos pocos nombres que, no lo duden, saldrán muy beneficiados de todo esto. Porque son buenos en lo suyo, y porque Felipe González y Manuel Fraga (desde donde sea) se sienten satisfechos con lo cosechado.

Es mi opinión.


– No despertéis a Pedro Sánchez, que llora

– El pactito feo

– Todo ha cambiado y todo sigue igual


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico.

Nueva Revolución no tiene ánimo de lucro, pero sí tiene gastos. No queremos depender de nadie ni tener publicidad. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos.
Ayúdanos a seguir ofreciendo Nueva Revolución.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies