Las no madres

Por Olvido Contento

Llevo tiempo pensando en escribir sobre la dificultad que entraña la no maternidad tanto para las mujeres que decidimos voluntariamente no ser madres como para las que no podemos serlo y lo cierto es que no ha sido nada fácil ordenar ideas y plasmarlas adecuadamente. Porque duele la incomprensión, la crítica y los comentarios lastimeros. Porque está más aceptado socialmente ser madre que no serlo.

Cuando desde pequeñas  nos educan  en los cuidados y  nos ponen una muñeca en los brazos ya nos están lanzando el mensaje de que la maternidad es el objetivo final para nosotras por lo que normalizamos que en futuro seremos madres y formaremos una familia. En ningún caso mi intención es menospreciar la maternidad y a las madres, todo lo contrario, pero sí se hace necesario normalizar otras opciones de vida y otros tipos de familia.

Si decidimos no ser madre nos enfrentamos a comentarios tipo “te vas a perder la experiencia más bonita de la vida” “con el tiempo te vas a arrepentir” o “¿Lo sabe ya tu pareja?” y el demoledor “se te va a pasar el arroz” Se nos cuestiona dando por sentado lo errado de nuestra decisión. Acusándonos de egoístas incluso. En definitiva, la incomprensión de la que hablaba al principio.

Si por el contrario no podemos ser madres de manera natural, el calvario es infinitamente mayor. Tristeza, mucha tristeza, proceso de asimilación y posterior toma de decisiones: apostar o no por métodos de reproducción asistida. Si apuestas por intentarlo, afrontar  todo el proceso y los efectos del mismo además del doble fracaso si no sale bien. Quizá adopción en última instancia. En mitad de todo esto encuentros y desencuentros con la pareja y mucha reflexión y autoconocimiento. Empiezas una nueva etapa. Si a esto le sumas las eternas preguntas que nos hacen a las mujeres “¿Y tú, para cuando? “¿No te animas? Y las siguientes miradas de lástima al explicar tu situación. Una terrible sensación de vacío y de desconsuelo que no se termina de llenar hasta que entiendes que la maternidad no es la única manera que tenemos las mujeres de ser felices y estar plenas.

La presión social y familiar a la que nos enfrentamos las mujeres en este tema es enorme  y a veces no tenemos el respaldo que necesitamos ni la comprensión que nos ayudaría a tomar decisiones sin dramatismos y sin dolor.  Somos diversas y tenemos el derecho de decidir sobre cómo organizar nuestra vida y elaborar nuestro proyecto vital libremente, sin cuestionamientos y sin generar lástima.

Para algunas será la mejor decisión que hayan tomado en su vida pero no para todas y eso no podemos obviarlo. Es una realidad y hay que enfrentarla. Los modelos de familia han cambiado reflejando las diferentes opciones vitales. Seamos capaces de entender y respetar sin estigmas ni etiquetas.

Nuestros derechos reproductivos y sexuales han estado siempre en la base del dominio patriarcal y han sido utilizados para mantenernos en el sitio que el sistema capitalista-patriarcal ha necesitado en cada momento, hasta el punto de reducirnos a meras máquinas reproductoras para su propio beneficio. Y para hacerlo han conseguido transformar lo que es una posibilidad (engendrar y gestar) en la meta que debemos conseguir las mujeres para ser felices. Rompamos con esto. Dejemos de una vez de lado el mito de que las mujeres somos seres incompletos y  necesitamos de una pareja y de hijos e hijas para conseguir la plenitud y la felicidad. Os aseguro que evitaríamos mucho dolor y frustración. Querámonos y cuidémonos seamos o no madres. Ambas opciones son igual de válidas y merecen todo el respeto.

2 thoughts on “Las no madres

  • 03/09/2018 at 8:45 am
    Permalink

    Negar que traer hijos al mundo es la tarea más importante de los seres humanos, es negar la vida misma. Y los que deciden no tener hijos, están en su derecho, pero eso no quiere decir que no estén excluyendo de sus vidas “la tarea más importante de los seres humanos”… Porque el resto de actividades a las que se puede dedicar el ser humano, son todas, sin excepción, de cualidad inferior a aquélla, tales como viajar, desarrollo profesional, estudiar, montar empresas, etc… actividades propias, por cierto, del pensamiento burgués-capitalista que critican (de boquilla, por supuesto) muchos de los que deciden no tener hijos… Y todo ello sin mencionar que es precisamente dentro del estado de bienestar (que yo deploro) y “la solidaridad intergeneracional”, donde, precisamente, más obligado es tener hijos…. Pero claro, suele suceder que muchos de los que no quieren tener hijos, ADEMÁS, son proinmigracionistas, y avalan el mercadeo de seres humanos que es la inmigración masiva… Y creen que la sustitución poblacional en marcha no cambiará nada, o lo hará para mejor (sic), las sociedades en las que viven.

    CRISIS DE NACIMIENTOS Y GENOCIDIO PROGRAMADO
    https://www.youtube.com/watch?v=xI8w_DTU_9Y

    UN PROGRAMA DE 15 PUNTOS PARA LA SOLUCIÓN DEL PROBLEMA DEMOGRÁFICO
    https://www.youtube.com/watch?v=wkFr90Zw9Cw

    POR QUÉ ESTÁN EXTERMINANDO A LOS PUEBLOS EUROPEOS

    Reply
  • 01/09/2018 at 3:30 pm
    Permalink

    La sicopatia machista siempre va acompañada de un complejo de superioridad
    que se transforma en discursos ,
    como p-ej el de que las mujeres hasta que no paren son “bobas”, no han madurado “de verdad”,
    como si no hub hombres “bobo” y todos fueran superlistos-supermaduros etc de nacimiento o y llegada a una edad .
    Por poner un ejemplo, del absurdo,
    cuando paren muchas , algunos desaparecen aun estando de cuerpo prsente .
    Son ganas de engañarse y de manipular a los demas, tipicas de sicopatas

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar