La violencia machista en las redes


Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

Capi


Hay quienes creen que el machismo es exclusivamente de una ideología, nada más lejos de la realidad. A diario TODAS las mujeres y niñas sufrimos todo tipo de acosos, insultos, mofas, comparaciones y chistes machistas.

Si lo que se pretende es acabar con el machismo de cualquier tipo, el machismo en la red es también intolerable. A menudo en RRSS, cuando una mujer disiente de una opinión o simplemente expresa la suya propia, es un blanco perfecto para la cobardía de teclado.

Estar detrás de un aparatito cibernético no te exime de ser un “mierdas” y gracias a tu testosterona y virilidad, el machismo aumenta. Lo fomentas, apoyas y consientes, de nada sirve que seas un erudito en alguna materia si para debatir ante una oponente femenina tiras de insulto machista, tópicos patriarcales para desprestigiar y ridiculizar a la oponente. Valiente gallardía la tuya.

La afinidad política que se pueda tener con otras mujeres y alguna de ellas disienta con el macho alfa, disputa o bien te realicen alguna corrección con la mejor intención, ya es motivo de ataques, mofas machistas por ser mujer. El debate pasa a un segundo plano, el objetivo de la información queda relegado y se pone encima el machismo más agresivo, en palabras, pero agresivo.

Cualquier mujer que haga una proeza digna de admiración consiga un puesto importante de mando, encabece un trabajo de responsabilidad, labor la mayoría de las veces atribuidas al hombre como tal, pasa a ser blanco en cuestión. El por qué está ahí, a quién le hace o quién la favorece, por supuesto hombre, como no, pero siempre se deja caer a lo tonto los favores sexuales por medio. El machismo y el machista que emite su veredicto o sentencia a la mujer como lo que no es sin pararse a pensar que es quizás al esfuerzo, mérito y constancia en su trabajo, eso nunca se piensa, más bien todo lo contrario. La educación patriarcal y estereotipos, los roles impuestos a cada sexo es lo que marca ese veredicto social. Las mujeres tenemos porque favorecemos y damos sexo a cambio…MENTIRA.

El acoso causa ansiedad, miedo, fobias, autocensura, estrés y eliminar la actividad social en estas redes, un comentario simple puede generar en una espiral de violencia contra la usuaria.

El 61 % de las mujeres que dijeron haberlos sufrido (el 52 % en España), afirmaron tener la autoestima más baja y menos confianza en sí mismas. Más de la mitad, el 55 % y el 51 % en nuestro país, ha experimentado ansiedad, estrés o ataques de pánico y el 63 % reveló haber tenido dificultades para dormir después del abuso. La cifra se incrementa hasta el 75 % en el caso de Nueva Zelanda y en España se sitúa en el 55 %.

La tecnología mal usada atenta contra la libertad de expresión y es una vía para calzar y poner más alto el machismo, una herramienta perfecta para sacar la más asquerosa misoginia y esparcirla en décimas de segundo a millones de personas.

El 18 % de las mujeres y niñas han experimentado algún tipo de violencia por Internet antes de cumplir 15 años, y hasta el 11 % lo sufre desde que alcanzó esa edad.

Las desigualdades de género en las TICS, un 53 % de mujeres españolas de edades comprendidas entre los  15 a 29 años afirma haber sufrido algún tipo de discriminación, un porcentaje superior a un 20 % en la calle, en el ámbito laboral o en redes sociales. Al fin y al cabo las redes son un fiel reflejo de la sociedad pero pueden ser muy crueles ya que la justicia no actúa a veces acorde a la situación y delito que se comete, quedando impunes los agresores virtuales.

Se recrudece cada vez más el machismo y violencia misógina hacia las mujeres, seas o no afín a una ideología, disientas públicamente, hagas uso de tu libertad de expresión, de información, te rías, subas una foto o simplemente des los buenos días, cualquier pretexto para atacarte por tu condición de mujer y provocar al resto para que te ataquen. Delito que no se tiene en cuenta o se le hace menos caso porque es a kilómetros de distancia y virtual, la misma gravedad tiene que si fuese real. Este tipo de violencia necesita placarse con cambios de expresiones, conductas y machaque a todos esos estereotipos y roles de sexo impuestos que la educación patriarcal se ha encargado de calar en todo el pensamiento social. Los medios tienen una responsabilidad con las mujeres y con la libertad de expresión e información sin pasar por alto la coherencia y concisos a la hora de divulgar una información, la rigurosidad y seriedad a la hora de titular un hecho o suceso machista, crean opinión y es un deber, debería exigirles seriedad. Tenemos prensa y titulares que dan verdadero asco, donde a las mujeres o niñas se las señala y se les expone como si fuesen culpables de su propia agresión, periodismo basura alimentando al patriarcado.

Las más jóvenes son presas fáciles del machismo en redes, el sexting, la extorsión, burlas, acosos, retos absurdos para entrar en los círculos sociales y ser aceptados como una más, los aburridos cánones de belleza, las exigencias patriarcales donde la mujer tiene que estar perfectamente vestida, maquillada, depilada, aseada, guapa, esbelta, alta y muy delgada, para tener la atención permanente y adulaciones virtuales, genera una ansiedad en la víctima que con tal de no defraudar al resto pasa por lo que haga falta. Son datos preocupantes que nuestras jóvenes sean expuestas y rechazadas por no pasar por esto.

No seas cómplice, NUNCA, del machismo en redes, JAMÁS ataques a ninguna mujer por serlo ni rebatas sus argumentos con machismo e insultos al no tener razón, y en caso de que la tengas hay miles formas de debatir sin llegar a perpetuar el tópico y alimentar el brazo patriarcal con el que lidiamos todos días, el machismo.

Tenemos prensa y titulares que dan verdadero asco, donde a las mujeres o niñas se las señala y se les expone como si fuesen culpables de su propia agresión

La responsabilidad de cada persona está en cambiar el lenguaje, las expresiones y la manera de focalizar los argumentos, la inclusión, el respeto y la educación. Es triste ver como una horda virtual de personas machacan a una sola por ejercer un derecho fundamental que es la libertad de expresión, es deprimente ver como el silencio de los que los rodean miran a otro lado por miedo a sufrir rechazo grupal o tener menos atención, es deprimente ver como ante una violencia hacia una mujer el silencio se impone por compañerismo y se tapa una violenta situación. Es una obligación moral y necesaria acabar con este cáncer social, es un deber de cada individuo tener tolerancia 0 ante la violencia machista, es una obligación de cada ser ayudar, aprender, fomentar las buenas formas, el respeto, la tolerancia a discrepar y la libertad de expresión, dar ejemplo al resto, corregir este tipo de conductas dañinas y vetar cualquier mal uso de esta herramienta poderosa que es internet.

Es claro que cada tuit, publicación o comentario mal intencionado puede desencadenar agresividad, homofobia, polarización o exclusión, sin contar los daños que genera al entorno del afectado. No sabes el daño que puedes hacer, no sabes quién puede estar leyendo y no sabes cómo le afecta a la mujer que estás machacando con tu mierda machista, no lo sabes.

Cambia y ayuda a generar una sociedad mejor, donde crezca el respeto hacia cada uno de nosotros y podamos acabar con lo que a nosotras nos mata a diario. Solo tú eres responsable de tus actos y todo tiene consecuencias.

“El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”.

Simone De Beauvoir.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayúdanos a seguir con Nueva Revolución

6 thoughts on “La violencia machista en las redes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies