El sindicalismo alemán da el pistoletazo de salida contra el todopoderoso Amazon: llama a la huelga por los bajos salarios

El sindicato alemán Ver.di ha pedido a los trabajadores de seis sitios de Amazon en Alemania que se declaren en huelga desde la noche del domingo 28 de marzo.

Javier F. Ferrero

El sindicato de servicios Ver.di ha pedido a los empleados de la multinacional Amazon en Alemania una huelga de cuatro días antes de Pascua. Se supone que la huelga comenzará con el turno de noche de domingo a lunes en las ubicaciones en Werne, Rheinberg, Leipzig, Koblenz y dos ubicaciones en Bad Hersfeld, Hesse, se verán afectadas.

Orhan Akman, responsable de venta minorista y pedidos por correo en ver.di, dijo que la cantidad de pedidos en Amazon se disparó debido al cierre de gran parte del comercio minorista fijo durante la crisis del coronavirus. Amazon se ha negado hasta ahora a firmar un convenio colectivo vinculante para proteger a los empleados.

Las huelgas marca un primer punto para entablar conversaciones en la industria minorista y de pedidos por correo, que deben comenzar en las próximas semanas, afirman los organizadores. El sindicato alemán exige un aumento salarial del 4,5% para los trabajadores de esta industria minorista.

Negocio de pedidos por correo: En un centro logístico de la empresa de pedidos por correo Amazon

Alemania es el mercado más grande de Amazon después de EEUU. La compañía estadounidense se ha enfrentado a una larga batalla con las uniones de obreros alemanes por mejoras salariales y condiciones para los trabajadores de logística, que organizan huelgas con frecuencia desde 2013.

Amazon afirma que ofrece excelentes salarios y beneficios. Durante las convocatorias anteriores de huelga, ha dicho que más del 90% de los empleados en los centros logísticos trabajaron con normalidad.

Amazon y la dificultad de los trabajadores para luchar por sus derechos

Dos docenas de informes internos de Amazon obtenidos por Motherboard revelan con gran detalle el seguimiento obsesivo de la empresa de los movimientos sindicales y sociales y ambientales organizados en Europa, particularmente durante la “temporada alta” de Amazon entre el Black Friday y Navidad.

Los documentos ofrecen una mirada sin precedentes al interior del aparato de vigilancia y seguridad interna de una empresa que ha intentado enérgicamente reprimir la disidencia de los empleados o que intentaron organizar a sus compañeros.

Los informes fueron escritos en 2019 por analistas de inteligencia de Amazon que trabajan para Global Security Operations Center, la división de seguridad de la compañía encargada de proteger a los empleados, proveedores y activos de Amazon en sus instalaciones.

Amazon, según los documentos filtrados, monitorea de cerca la actividad sindical y laboral de sus trabajadores en toda Europa, así como los grupos ambientalistas y de justicia social en Facebook e Instagram. Según confirmaron fuentes de Amazon a VICE, Amazon ha contratado a agentes de Pinkerton, una agencia de espionaje conocida por sus actividades antisindicales, para recopilar información sobre los trabajadores del almacén.

Amazon usa las redes sociales para rastrear el activismo ambiental y los movimientos sociales en Europa, incluidos Greenpeace y Fridays For Future, el movimiento de huelga climática global de la activista ambiental Greta Thunberg, y percibe a esos grupos como una amenaza para su operaciones. En 2019, Amazon monitoreó el movimiento de los chalecos amarillos, también conocido como gilet jaunes , un levantamiento popular por la justicia económica que se extendió por Francia.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.