33.000 niñas y niños muertos: el saldo de la invasión de EEUU a Afganistán

Lo que queda después de 20 años es una generación de menores cuyas vidas enteras han sido arruinadas por la miseria y el impacto de la guerra

Javier F. Ferrero

Unos 32.945 menores han sido asesinados y mutilados en Afganistán en los últimos 20 años, según informa la ONG Save the Children en un informe, tras la salida de EE.UU. de este país. Si bien es cierto que el número real de víctimas infantiles directas del conflicto probablemente será mucho mayor, ya que en el informe no incluye a los niños que han muerto de manera indirecta por la guerra a causa del hambre, la pobreza y las enfermedades.

Según datos de la ONU, Save the Children encontró que unos 32.945 niños fueron asesinados o mutilados entre 2005 y mediados de 2021. Entre principios de 2020 y mediados de 2021, hubo 4.301 víctimas infantiles, incluidos 806 niños que murieron por violencia.

Sin embargo, incluso antes de la reciente escalada de violencia, casi la mitad de la población de Afganistán, incluidos casi 10 millones de niños, necesitaba asistencia humanitaria debido a la sequía, una tercera ola de COVID-19 y un conflicto que llevó al país a una crisis aún más profunda. Se esperaba que la mitad de todos los niños menores de cinco años sufrieran desnutrición aguda este año. El texto señala que cada cinco horas ha muerto un niño o niña en el territorio afgano.

Una generación arruinada

“Lo que queda después de 20 años es una generación de menores cuyas vidas enteras han sido arruinadas por la miseria y el impacto de la guerra. La magnitud del sufrimiento humano de las últimas dos décadas está más allá de la comprensión”, lamentó el director regional de Asia de Save the Children, Hasan Noor.

Noor denunció que todos los menores nacidos y criados en Afganistán no conocen más que conflictos y han vivido, con la certeza, que algún que otro explosivo podría estallar en cualquier momento o las bombas podrían caer del cielo.

El director regional instó en su texto a la comunidad internacional a continuar apoyando los esfuerzos de ayuda humanitaria a fin de que puedan servir para mejorar la condición de vida de los menores afganos en el país centroasiático.

Con su retirada, EE.UU. ha dejado a Afganistán a la merced de los talibanes, sus enemigos durante los últimos 20 años, y en medio de una incertidumbre total con una infraestructura en ruinas. Sin embargo, lo peor de la situación son las vidas y el futuro arruinado de la juventud afgana.

1 Comment

  1. Son crímenes de lesa humanidad…a EU eso no le importa, los daños colaterales, como suelen llamarlos, son el costo que pagan los civiles, niños principalmente por la falacia llamada: Democracia y libertad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.