¿Qué hay en la cabeza de un anti-sistema?

Por Filosofía perdida 


De todas las etiquetas actuales que nos encontramos a la hora de atacar a la nueva política y los movimientos sociales, ha cogido especialmente fuerza la catalogación de “antisistema” a todos los que desean un cambio para el modelo que estamos viviendo, como si fuera necesario mantener todo lo que hay a nuestro alrededor, o como si cualquier cambio solo pudiera ser a peor. Desde aquí, poco importa lo que se proponga, el sambenito absurdo tiene un efecto silenciador para la masa aborregada, o moderada, que desea simplemente que si algo cambia no les mueva demasiado del sillón.

La mayoría de las fuerzas tradicionales y que se pretenden proteger del cambio resguardándose bajo un escudo de “moderación” pretenden vendernos que debemos continuar con un modelo económico post-colonialista que ha llevado a los países con economías más primitivas a ser simplemente eternos rehenes de un modelo productivo en el que se explotan sus recursos sin posibilidad de que ellos reciban beneficio por ello.

Desde aquí, no solo hay poblaciones condenadas a morir de hambre por no entrar en la ecuación de riqueza de quien ostenta el poder, sino que las poblaciones de países más desarrollados somos obligadas a entrar en una espiral de consumo que enriquece a los que ya tienen todo el poder económico y solo daña a los esclavos de los países productores. Todo ello se nos vende como “el menos malo de los sistemas”, si es que los gobernantes que defienden este sistema llegan a ver su maldad tras las lunas tintadas de sus coches de lujo.

Un antisistema se pinta, sin embargo, como una especie de persona irracional, que pretende destruir el bienestar en los países “civilizados” transformando el mundo en una especie de caos absurdo donde no solo los derechos y libertades que tenemos, sino también los bienes de primera necesidad, desaparecerán para devolvernos a una época prehistórica en la que no sea posible llevar una vida como la que tenemos hasta ahora.

Poco importa que la mayoría del mundo no goce de nuestros lujos y privilegios gracias a un sistema donde ellos solo pueden ser siervos de los países más avanzados o quedar fuera, y pobres de aquellos que escapando de su condena a la miseria se atrevan a pisar el suelo de los países occidentales (si bien es cierto que la deshumanización es más acusada en sitios como Australia que en los países europeos, pero con la crisis de refugiados actual es evidente que los estados desalmados no son exclusivos de ningún continente).

La economía actual está fundamentada en el endeudamiento y el eterno crecimiento siempre por debajo de esa deuda. Desde ahí, el único mantenimiento posible del sistema pasa por un consumismo atroz con un ritmo cada vez más acelerado, pero del que nos ocultan las consecuencias para que tomemos parte de manera no ya inconsciente, sino sobretodo ingenua. ¿Cada cuánto cambiábamos de televisión antes? ¿Qué vida útil tenían los electrodomésticos? ¿Cuándo fue la última vez que compramos un teléfono móvil? Todo ello lleva a una producción donde la materia prima es extraída en condiciones de esclavitud, manufacturada en talleres con condiciones laborales similares, bajo castigos físicos y trabajadores sufriendo hambre y cansancio, para que podamos lucir aparatos que estarán desfasados antes de que aprendamos a usarlos, y cuyas piezas irán a parar a vertederos en África, sin posibilidad de reutilizarlos o sacarle beneficio a alguno de aquellos materiales que llevaron a multinacionales a sembrar guerras de los países que tenían sus recursos, solo por forzar una máquina económica destructiva.

A partir de la llegada de Reagan al poder se produjo una vuelta de tuerca sin posibilidad de vuelta atrás. El sistema capitalista decidió que la mejor manera de crecer era la deslocalización de la industria, y mientras las empresas se fueron enriqueciendo, la clase media progresivamente va desapareciendo, y la línea que delimitaba el tercer mundo empezaba a acercarse a los países ricos. En nuestro país, nuestra participación en este sistema pasa por un modelo económico en el que simplemente somos mirados como un destino turístico, nuestros recursos están desprotegidos, nuestra industria ha sido desmantelada y nuestro talento solo puede emigrar o servir en un chiringuito de playa a los que quieran ponerse morenos en nuestro país.

Al mismo tiempo, la economía está basada en una suerte de especulación donde la mayor parte de ella depende más de predicciones, corrientes y juegos de cifras que de los recursos resales que existen. Los mercados dicen cuanto vale cada cosa y se enriquecen desde juegos de azar con recursos primarios, condenando a poblaciones enteras a la pobreza o a la extrema pobreza por el simple juego del enriquecimiento sin trabajo real, solo cálculos que, de salir mal, los mismos pobres tendremos que pagarles la factura.

Esta Europa secuestrada por el Zeus de los mercados, ha ido obligando a los gobiernos a vender sus recursos naturales en acciones, a perder soberanía en favor de las multinacionales que quisieran hacer negocio y a las grandes fortunas que quisieran acercarse al país. Se ha bajado impuestos a los más ricos desde que somos una democracia, se ha legislado con reformas laborales para que quien viniera a enriquecerse no pasara por el horror de compartir un poco de su inmensa riqueza con el país que le acogía, se han endeudado los países por encima de nuestras posibilidades y, gracias a una economía absurda, la deuda ha ido incrementando por los intereses que generaba, en un círculo vicioso que rodeaba nuestro cuello y se hacía cada día más estrecho.

Mientras somos tachados de locos, de reaccionarios o de absurdos los que consideramos que por encima del bien de las multinacionales está el bien común, que deben regular nuestras democracias, los partidos del poder defienden un orden establecido del que ellos salen bien parados, porque todo perro recibe de su amo la comida a su tiempo, si ladra y muerde cuando se le ordena. No faltarán unos medios de comunicación que sacarán una economía maravillosa para que los pobres sigan apoyando un sistema que no les enriquece, o apoyen a los partidos que más sonríen, mientras ellos son dañados por la política que hacen.

En la cabeza de un antisistema está todo esto, pero sobretodo están aquellos que mostraron que otro mundo es posible, y que el cambio necesario va a llegar. Antes fueron Mahatma Gandhi exigiendo el fin del imperio británico, Luther King luchando contra la segregación racial, Simón Bolivar buscando el bien de los estados sometidos al imperio español o Bobby Sands, a quien Margaret Thatcher mató de hambre en una cárcel en Reino Unido. Son muchos aquellos que fueron tachados de locos, terroristas o descerebraos, mientras hoy vemos cómo no solo su lucha fue justa, sino que además de dar visibilidad a un problema, lograron que poco a poco se cambiase algo injusto.

Por ello, he querido llamar a mi columna “Fallo de sistema”, porque este sistema está fallando, no solo por su inhumanidad, sino también por su insostenibilidad. En contra de lo que dijo Marhuenda el otro día en televisión, “la desigualdad crea riqueza”, la riqueza no se crea ni se destruye, solo se divide entre unas manos u otras. El sistema falla porque no puede seguir un modelo basado en un eterno crecimiento, sin importar las vidas humanas que se está llevando por delante, porque no puede mantenerse un modelo productivo que condena a la miseria cada vez a más partes del planeta, mientras hoy hay alimentos y bienes para que a nadie le falte lo imprescindible para vivir. El sistema falla porque el planeta está siendo destruido y no tenemos otro de repuesto, falla este consumo descerebrado que nos imponen por modas y obsolescencia programada, falla una riqueza en unas manos que nunca podrán disfrutarla totalmente, mientras otras manos morirán por falta de recursos que le son negados. Falla este sistema, y por una vez no sirven arreglos mayores o menores, solo sirve un cambio de sistema. En la cabeza de un antisistema no hay una destrucción, sino la creación de un sistema más justo, realmente humano y, sobretodo, en favor del bien común.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies