1 Comment

  1. La simbología es confusa: el «cura» (figura dudosa, ya que por un lado representa en la práctica al brazo ideológico de la clase dominante que embauca a los trabajadores, pero en lo simbólico en esta viñeta concreta representa al «liberador» que «exorciza» el «demonio» de la niña) está asustando al «demonio» mostrándole el símbolo de la hoz y el martillo, mientras éste regurgita enfadado el aforismo de «comunismo o libertad» (lo que, por la naturaleza dicotómica de la estructura aforística, hace deducir que es el «demonio del anticomunismo»). Entonces, me deja con las dudas siguientes: ¿es la figura del poder popular -la hoz y el martillo- un simple instrumento de miedo en manos de ideológos embaucadores hacia la población? ¿O la viñeta desea limpiar la figura del cura atribuyéndole cualidades liberatorias genuinas a sus instrumentos de «exorcismo» contra la propaganda anticomunista que mantienen «poseída» a la juventud?

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.