El milagro económico de la ultraderecha española

Artículo de Joan Ramón Sanchis Palacio
Catedrático de Organización de Empresas y Director Cátedra EBC Universitat de Valencia


En breve habrá un nuevo gobierno de ultraderechas en Andalucía formado por PP, Ciudadanos y Vox dispuesto a «salvar» a los andaluces de los 40 años de «socialismo». Tres partidos en uno, pues no olvidemos que los líderes de Ciudadanos y de Vox proceden del PP y el PP es el heredero de la Alianza Popular creada por un ministro franquista, con un nuevo programa económico dispuesto a romper con la dinámica impulsada por el PSOE durante cuatro décadas.

De manera equivocada, siempre se ha dicho que la derecha gestiona mejor que la izquierda. Y digo de manera equivocada porque la corrupción del Partido Popular ha costado a l@s español@s 90 mil millones de euros anuales, según el informe elaborado por el Grupo Los Verdes/Alianza Libre Europea. De un coste total acumulado de 199 mil millones de euros de corrupción hasta la fecha, 120 mil millones (el 89% del total) corresponden a casos protagonizados por el PP. Las Comunidades de Madrid y Valenciana, dos comunidades gobernadas por el PP durante muchos años, acumulan el 31% (61 mil millones de euros) del total del coste (24% Madrid y 7% C. Valenciana); y los casos de corrupción que más coste han generado son casos protagonizados por el PP (el 80%): el rescate bancario (61 mil millones de euros, 31%),  la salida a Bolsa de Bankia (46 mil millones de euros, 23,4%), Amnistía fiscal (39 mil millones, 20%) y la crisis de la CAM (12 mil millones, 6%). Son ejemplos muy evidentes y claros del mal gobierno de la derecha en España, que ha intentado tapar con la bandera y el patriotismo. Patriotismo de quienes tienen la mayor parte de su dinero en cuentas en paraísos fiscales, son quienes más fraude fiscal cometen y quienes más evaden capitales. Por si esto no fuera poco, el gobierno de Mariano Rajoy nos ha dejado con una deuda pública que alcanza el 100% del PIB; cuando Rodríguez Zapatero dejó el gobierno, la deuda pública era del 39,5%, es decir, con el PP se ha incrementado en 60 puntos.

El milagro económico de la derecha se sustenta en dos pilares básicos: la bajada de impuestos, que incentiva el consumo, y el crecimiento espectacular del sector de la construcción y del turismo, que generan una gran cantidad de puestos de trabajo. Un ejemplo claro de esto es la época correspondiente al gobierno de Aznar, con Rodrigo Rato como ministro de Economía; por cierto, el señor que provocó el segundo caso de corrupción con mayor coste en España (la salida a bolsa de Bankia) por el cual se le está juzgando en estos momentos. Analicemos estos dos pilares. Cuando dicen que van a bajar los impuestos, se les olvida decir que los impuestos que van a bajar son los de las rentas más altas. Fijémonos en un dato: durante los años 2015-2017, el PIB en España se ha situado en un porcentaje superior al 3%, es decir, la economía española ha crecido a unos niveles significativos, liderando incluso el crecimiento en Europa; sin embargo, las desigualdades, los niveles de pobreza y las tasas de exclusión han seguido aumentando. ¿Cómo se explica esto?, por una mala distribución de la renta entre quienes más tienen y quienes menos tienen, o lo que es lo mismo, una política fiscal que solo beneficia a los más ricos. Incluyendo la aprobación de amnistías fiscales, de las que se benefician ellos mismos. Proponer un tipo único fijo del 20% del IRPF hasta 60 mil euros y a partir de este tipo incrementarlo hasta el 30% significa, claramente, un perjuicio económico para la mayoría de la población y especialmente para quienes menos tienen. Proponer un tipo de gravamen general del 20% para el impuesto sobre sociedades supone beneficiar a las grandes empresas y perjudicar a los autónomos, las microempresas y las pymes. Es decir, esta medida fiscal supondría una mayor desigualdad económica.

Vamos a la segunda cuestión: el incremento espectacular del sector de la construcción y del turismo, que generan un aumento significativo de los niveles de empleo. Pero, ¿qué tipo de empleo es el que generan la construcción y el turismo en España?: empleo precario y de muy baja cualificación; un empleo, que en época de crisis se destruye mucho más rápido de lo que se ha creado. Es por esto que en una crisis económica, España es el país que mayor empleo destruye y el que tiene unas tasas de paro más altas; recordemos que la tasa de paro llegó a rozar el 26% en el 2012 y que actualmente está en un 16%, el doble de lo que estaba en el 2007 (en el inicio de la crisis), y todo ello a pesar de haber tenido aumentos del PIB por encima del 3% durante varios años, como ya hemos señalado. Pero lo peor de todo son las consecuencias derivadas del crecimiento de estos dos sectores: la construcción ha crecido a costa de disparar los precios de las viviendas hasta niveles insostenibles, provocando una burbuja inmobiliaria que se ha llevado por delante a una gran parte de las cajas de ahorros, generando el caso de corrupción que mayor coste económico ha tenido para España, el rescate bancario; y el turismo lo ha hecho mediante un turismo de masas que ha provocado la depredación del territorio, produciendo un elevadísimo coste ambiental para el país, del cual va a ser prácticamente imposible recuperarse. En definitiva, el milagro económico de la derecha española está basado en una economía insostenible, insolidaria y altamente precaria y sensible a las crisis.

Hay otro aspecto que la ultraderecha incluye en sus programas económicos que también es interesante analizar. Me refiero al cierre de las fronteras a las personas inmigrantes. Dicen que España no está en condiciones de asumir el coste que supone tener en el país a personas procedentes de África y de América. Entiendo que habría que excluir de dicha lista a los cracks futbolísticos, claro. Esta medida representa la medida más cínica de todas. Veamos porqué. Dejando de lado que el coste de un inmigrante para España no es real, que más que un coste lo que generan son beneficios, por las cotizaciones a la Seguridad Social y porque en la mayoría de los casos cubren puestos de trabajo que los nacionales no están dispuestos a ocupar. Lo más llamativo es que estas personas que proponen cerrar las fronteras a la inmigración, son las mismas que contratan ilegalmente a personas procedentes de otros países, pagándoles salarios muy bajos y manteniéndolas en condiciones indignas. ¿No será que lo que realmente quieren es conseguir la clandestinidad de las personas inmigrantes para así disponer de una mano de obra baratísima y domesticada?.

Otra cuestión es la supresión del estado de las autonomías, medida que se incluye en el programa electoral de Vox, pero que también los otros partidos de la ultraderecha (PP y Ciudadanos) avalan, cuando hablan de la necesidad de una recentralización de las competencias del estado. La justificación económica que hay detrás de esta medida claramente política e ideológica, es que las autonomías suponen un coste desmesurado e innecesario para el estado español. Pero esto es totalmente falso. Dentro del conjunto de la deuda pública, el mayor porcentaje de deuda le corresponde a la Administración Central, el 73% del total, mientras que la deuda de las comunidades autónomas representa el 24%. Por tanto, los mayores niveles de gasto están en la Administración Central, no en las comunidades autónomas. ¿Porque en vez de eliminar las autonomías no se eliminan aquellos ministerios que están vacíos de competencias como el de Sanidad y el de Educación o las diputaciones provinciales y las delegaciones autonómicas del gobierno que no hacen más que duplicar recursos y además se convierten en feudos políticos y nidos de corrupción?.

Alguien puede pensar que las medidas económicas que se acaban de analizar pertenecen solo al programa de Vox, y que ni PP ni Cuidadanos están de acuerdo con ellas. Sin embargo, si se analizan con detalle, se puede observar que existen muchas más coincidencias que discrepancias. No olvidemos que quien ha estado gobernando en muchas comunidades autónomas y en el gobierno central durante muchos años en España ha sido el PP y que durante sus mandatos se han producido burbujas inmobiliarias, el aumento de la precarización del empleo, los privilegios de las grandes fortunas y de las grandes empresas sobre la mayoría de la ciudadanía y de las pequeñas empresas y  de empresarios/as y unas bolsas de corrupción y de fraude desproporcionadas. El milagro económico de la derecha tiene mucho de milagro, incluyendo la encomendación a determinados santos y vírgenes, y muy poco de mejora real de la economía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar