¡Con Rivera, no!

Javier F. Ferrero

La euforia tomó la sede del PSOE en la calle Ferraz de Madrid después de que el Partido Socialista se haya convertido en la fuerza política más votada con 123 escaños. «¡Con Rivera, no!«, fue la consigna que sonó con más fuerza entre los militantes que se concentraron para aclamar a Pedro Sánchez como presidente.

De esta forma, los seguidores del partido que preside Pedro Sánchez aludían a la posibilidad de que el PSOE recurra a Ciudadanos a la hora de cerrar un pacto que le permita mantenerse en la Moncloa. Los números serían sencillos en teoría, ya que el partido de Rivera ha conseguido 57 de escaños y la suma de ambos quedaría por encima de la mayoría absoluta, pero los simpatizantes socialistas congregados ante la sede madrileña le han dejado claro a su líder que su opción preferida es un pacto con Unidas Podemos. De hecho, entre los gritos de los militantes resonaba también la consigna de Podemos: «¡Sí, se puede!«

Sánchez, abrazado a su mujer y con una sonrisa de oreja a oreja que reflejaba unos resultados electorales en los que prácticamente dobló en votos al partido popular, respondió a la consigna de los militantes: «Creo que me ha quedado bastante claro«. Sin embargo, el candidato socialista ha añadido que no es partidario de «hacer como ellos y poner cordones sanitarios«. «La única condición será respetar la Constitución». Todo queda en el aire.

El pacto con Unidas Podemos no es complicado. Los 42 escaños conseguidos por la formación morada facilitan la suma, con la que solo necesitan algún apoyo nacionalista. ERC obtuvo su mejor resultado histórico, con 15 escaños, por lo que solo con su apoyo ya tendrían mayoría absoluta.

Pedro Sánchez no debería caer en la tentación de acercarse de nuevo a Ciudadanos para formar gobierno, ya que fue la fuerza de la izquierda la que le ha dado esta mayoría holgada y todo lo que no sea formar un ejecutivo con Unidas Podemos sería una traición a sus votantes. La responsabilidad de Sánchez para con sus votantes tiene que refrendarse con un pacto que aleje los fantasmas de la derechal logrando de esta forma formar un gobierno que defienda los derechos sociales y proteja a los más desfavorecidos, frene las pensiones privadas y de alas a la educación y a la sanidad pública. Un pacto para la izquierda en un país con mayoría izquierda.

Se el primero en comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.