Alfonso Sastre, adiós a un icono cultural y una referencia humana

Nos ha dejado nuestro amigo, poeta, dramaturgo, militante antifascista Alfonso Sastre. Nunca te olvidaremos y seguirás siempre entre nosotros

Por Iñaki Alrui / LQSomos.

Breve pero necesario, con dolor y cariño

«El teatro no debe dejar de ser un hecho lúdico,
no es política y nunca lo será,
pero sí se puede suponer que va a cubrir ese aspecto lúdico
con una energía crítica y creadora»

El poeta y dramaturgo Alfonso Sastre ha muerto este viernes a los 95 años de edad en Hondarribia (Guipúzcua). Así lo ha dado a conocer Abotsanitz, la asociación con la que el también ensayista colaboraba desde hace años.

Olvidado e ignorado por la cultura oficial española, con tres décadas de callada, sin reconocimiento para su literatura ni estrenos para sus obras teatrales, Sastre es un icono de la cultura que será recordado como poeta y dramaturgo en el paso del tiempo: ahí quedan, quedarán para siempre sus trabajos, sus escritos y reflexiones… El silencio institucional le acompañó siempre. Nunca dejó de escribir, siguió siendo un subversivo de las letras, siempre con ese estilo clásico de mediados del siglo XX

Nacido en Madrid el 20 de febrero de 1926, fue uno de los grandes nombres del teatro de posguerra. Sastre desarrolló una intensa actividad literaria a través de ensayos, poesía y narrativa. Fue galardonado con el premio Nacional de Teatro en 1986.

Su trayectoria personal se ha caracterizado por la denuncia del régimen franquista y el apoyo a la autodeterminación de los pueblos. La mediocridad cultural y política española le llevó a refugiarse en Euskal Herria, los pasos que siguió otro grande de las letras, José Bergamín. En Euskal Herria desarrolló más aun su calidad humana, reivindicó su compromiso político, y fue implacable en la denuncia de las injusticias.

En 1956 fue encarcelado por su participación en las protestas universitarias contra la dictadura. Sastre militó el Partido Comunista de España durante la dictadura franquista, partido que abandonaría a principios de la década de los setenta por sus derivas reformistas. Su compañera, Eva Forest, fue detenida el 16 de septiembre de 1974 por su presunta implicación en el atentado de la calle Correo. Tras ser encarcelada, Sastre se presentó en el juzgado, siendo a su vez encarcelado y procesado. Pasó ocho meses y medio en prisión antes de ser puesto en libertad provisional, y finalmente la causa fue sobreseída. En 1975 se estableció en Burdeos, donde permaneció año y medio, antes de ser expulsado por las autoridades francesas.

Tras la puesta en libertad de Eva, que fue excarcelada en junio de 1977 y definitivamente exonerada gracias a la Ley de Amnistía de dicho año, la pareja se instaló de manera definitiva en Hondarribia. Los dos siempre manifestaron su apoyo a la izquierda abertzale, en 1980 fueron detenidos acusados de dar refugio a un comando de ETA.

Su Crítica de la imaginación (1978), prolongada después en otros dos volúmenes, Las dialécticas de la imaginación (2003) e Imaginación, retórica y utopía (2010), supone un cambio revolucionario sin precedentes para la teoría estética.
Entre sus obras de teatro destacan La taberna fantástica y Escuadra hacia la muerte. Esta última se estrenaba en 1953 en el teatro María Guerrero. Tres días después de su estreno, la censura retiraba la obra de cartel; el Alto Estado Mayor del Ejército argumentó que «la obra retrataba todo lo innoble que puede ser el sujeto humano».

Escuadra hacia la muerte se sitúa en una hipotética tercera guerra mundial y presenta a un grupo de soldados encerrados en la caseta de un bosque en un lugar indeterminado de Europa, esperando para entrar en acción. «Mi obra —escribió Sastre— es una invitación al examen de conciencia de una generación de dirigentes que parecía dispuesta, en el silencioso clamor de la Guerra Fría, a conducirnos al matadero».

Todo su trabajo queda recogido en al editorial HIRU. Creada por Eva Forest en 1989, con el compromiso de publicar la realidad social, política y estética de nuestro tiempo, así como editar la obra completa de Alfonso Sastre.

Nos deja mucho, su legado nunca morirá.

«Quiero un teatro que sea capaz de caminar sin arrastrarse entre los desechos de la sociedad de consumo…»

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.