México | Propaganda Fide

Por Jose De Villa (@JosedeVilla1) Viñeta de La Rata Gris (@LaRataGris)

Cuando en enero de 1622 el Papa Gregorio XV creó la institución de la Propaganda Fide (Propagación de la Fe), no solo enfrentó al fuerte movimiento protestante que avanzaba en la Europa cristiana, sino a la vez, con siglos de antelación, brindó a la Iglesia Católica una de sus armas más poderosas y efectivas: una difusión sistematizada y centralizada.

Todo el trabajo político de la Iglesia Católica fue de esta manera fortalecido, dentro de lo que algún conocedor de la comunicación masiva ha catalogado como la mayor campaña de credibilidad que registra la historia de la humanidad.

Ante el empuje de esta fuerza, en que técnica, poder económico y persuasión constante han logrado durante 393 años mantener legitimada la imagen de la Iglesia Católica, los esfuerzos que los Estados nacionales, sobre todo aquellos donde convergen pueblos de gran atraso cultural, resultan insuficientes para atacar esta hegemonía sobre las conciencias e instaurar por la vía práctica el derecho de la gente a pensar libremente, sin prejuicios de ninguna especie, vía ésta, además, para la mejor acción política.

Tal estado de cosas dificulta enormemente todo intento de avance social y todo progreso político.Naturalmente, México se encuentra entre los
muchos países tercermundistas donde siglos de propaganda católica atestiguan cómo el pueblo continúa siendo manipulado y sujeto al desideratum de la jerarquía católica, aliada natural de los entes de explotación económica, sean nacionales o extranjeros.

La expresión de esta labor de coloniaje mental y moral la ofrecen en México los siguientes hechos:

  • 1- A pesar de que es una nación de analfabetos funcionales, la Iglesia Católica edita anualmente 102 millones de ejemplares de sus distintas publicaciones en conjunto;
  • 2-Aunque jurídicamente no es propietaria de ningún periódico diario ni de estaciones radiodifusoras o televisoras, la Iglesia Católica tiene garantizada su presencia en el sentido y forma que mejor le conviene en la mayoría de los periódicos y revistas y en la totalidad de las radiodifusoras y televisoras privadas;
  • 3-La Iglesia Católica cuenta con al menos 30 mil parroquias disgregadas a lo largo y a lo ancho  de los casi 2 millones de kilómetros cuadrados del país, por lo que su coeficiente de multiplicación de mensajes no sólo es cuantitativamente indeterminable, sino de mayor constancia que cualquier otro, si atendemos al hecho de que una parroquia (olvidándonos de los vicariatos y los curatos) funciona siete días a la semana en por lo menos dos oficios religiosos por día;
  • 4-El 90%, por lo menos, de la educación privada en México, en todas sus especialidades y en todos sus niveles, es operada por planteles católicos.

 

Esta realidad inocultable de un aparato mayúsculo de la propaganda católica hace que se rebasen consideraciones que casi ya podríamos calificar de románticas, como el sujetar al clero a respetar el libre albedrío de la gente y no ser factor de agresión política contra ideologías que privilegian a la razón por encima del oscurantismo. La libertad política de que goza la Iglesia Católica en México y su fuerza económica para servir a sus intereses de dominación de las conciencias, son ahora tan efectivas que nada deben de envidiar a las prevalentes a partir  de 1521, en que por primera vez aparecieron las cruces que ocultaban a las espadas.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR