Eduardo Montagut

Los socialistas y el “albiñanismo” en 1932

Se calificaba a Albiñana como el tipo indicado para poner en marcha un movimiento fascista. Sus características personales le podían convertir en un personaje peligroso si conseguía financiación.

Eduardo Montagut

Las trabajadoras de Aranjuez en huelga (1923)

El Socialista confiaba en el triunfo de estas trabajadoras. Los socialistas se comprometieron, especialmente, cuando descubrieron que también se estaban explotando a niñas de diez años.

Eduardo Montagut

Nadia Krupskaya

El trabajo de Krupskaya terminaba enumerando las demandas de legislación protectora del trabajo femenino, adoptadas en el Congreso de Zúrich de la Segunda Internacional, es decir, la jornada laboral de ocho horas.

Eduardo Montagut

La Casa del Pueblo de Bruselas

La atención educativa y cultural era primordial en las Casas del Pueblo y Bruselas no iba a ser una excepción. Contaba con escuelas de niños y una biblioteca. Se realizaban representaciones literarias comentadas por los autores, y audiciones de música clásica.

Eduardo Montagut

La República posible desde 1873

El periódico republicano recordaba que el país había cambiado porque la opinión pública había “recabado para sí el imperio de la política”, es decir, ahora se había convertido en protagonista.