Vida y muerte de Rosa Luxemburgo

Ayudanos a seguir con Nueva Revolución

Rosa Luxemburgo: A cien años de su muerte - Colombia Informa #EfeméridesFeministas

Por Jose Vieira

Nacida el 5 de marzo de 1871, en Zamose, Polonia, entonces perteneciente al imperio ruso. Sus padres eran de origen judío, siendo su padre un comerciante de maderas. Rosa era la quinta hija del matrimonio. Por un error de diagnóstico, cuando tenía solo cinco años, permaneció cerca de un año en la cama, con una pierna enyesada, y cuando se retiró el yeso, se verificó que había quedado con una pierna más corta que otra. Esta cojera la acompañó de por vida.

Dotada de una inteligencia brillante, se integró en Varsovia en el instituto femenino, con solo nueve años. Con poco más de quince, aparece como miembro del partido de izquierdas Proletariat, estábamos en 1886, cuando sólo habían pasado dos años de su fundación, y veinte años después del surgimiento de los partidos proletarios rusos. Su primera experiencia fue la participación en una huelga general, lo que hizo que el partido desapareciese.

Al año siguiente, en 1887, deja la enseñanza secundaria gracias a su buen expediente de estudiante,  y después de exiliarse en Suiza, en 1889, cursa derecho en la Universidad de Zúrich, así como filosofía, historia, política, economía y matemáticas. Todo esto de forma simultánea. No obstante, su especialización se situó en el estudio de las crises, también ahí podía observar la revolución de primera mano. Fue de nuevo detenida en 1905, en marzo, y liberada en junio.

Es el periodo en el que se establece en Finlandia, lo que permitía tener próxima la ciudad de San Petersburgo. Durante esta estancia escribió el libro “Huelga de masas, partidos y sindicatos”, después es detenida nuevamente, en 1907, entre junio y agosto. Ese mismo año viaja a Londres, para asistir al V Congreso del Partido Obrero Social Democrático Ruso, donde se entrevistó con Lenin.

Por eses años, Rosa se dedica a enseñar marxismo y economía, en el centro de formación del SPD, en Berlín. Cabe recordar que el primer presidente de la República de Weimar fue su alumno Friedrich Ebert.

Junto a Karl Liebknecht, Clara Zektin e Franz Mehring, el 5 de agosto de 1914, crean un grupo internacionalista, que posteriormente transforman en la Liga Espartaquista, el 1 de enero de 1916. Sirvieron, entre otras actividades políticas, para dar cobertura a una cantidad de panfletos políticos, normalmente firmados con el nombre del esclavo romano, Espartaco.

Esta organización, no dio cobertura a la entrada en el gobierno de coalición, del Partido Social democrático Independiente de Alemania (USPD), donde la Liga Espartaquista está integrado y que fuera fundado por Karl  Kaustsky, ya que este se había coaligado con el SPD, formando gobierno, tras la Revuelta de Kiel, donde cerca de 40.000 marineros e infantes de marina, tomaron el puerto (este éxito ocurrió el 4 de noviembre de 1918). A razón de este acontecimiento el Kaiser Guillermo II abdica, y se refugia en Holanda. Debemos añadir, que ya en ese momento la guerra estaba perdida para Alemania.

Rosa Luxemburgo fue liberada de la cadena de Breslau el día 8 de noviembre de 1918, y juntamente con Karl Liebknecht, así como con otros grupos socialistas y comunistas, crean el Partido Comunista Alemán, KPD.

La República de Weimar, con el liderazgo de su antiguo alumno Freidrich Ebert, lanza una auténtica caza de los elementos del Partido Comunista, con el ejército así con el apoyo de milicias de antiguos militares de la gran Guerra, designados como Freikorps (cuerpos libres) que acaban por asesinar a muchos de los elementos de izquierda. Rosa es asesinada por fractura de su cráneo, metida en un saco con pesos para no poder flotar y arrojada al río Spree en Berlín.

Fueron centenares de mujeres y hombres de izquierda vilmente asesinados por los recientes jefes de la República de Weimar.

Particularmente nos apercibimos, en una reciente estancia en Berlín, en octubre de 2019, que el pueblo alemán consagra el segundo y el tercer domingo de enero de cada año, a recordar y homenajear a los dos mártires, Rosa y Liebknecht. Este año se conmemoran los 102 años de su ejecución, efectuada por orden personal del capitán Pabst, que confesó su crimen en el año 1962, después de haber prescrito cualquier posibilidad de ser juzgado.

Esta es una pequeña reseña de una gran mujer y una gran política de izquierdas que jamás debemos olvidar.


Tú eres nuestra única fuente de financiación. Con tu ayuda podremos seguir ofreciéndote nuestros artículos:

Ayudanos a seguir con Nueva Revolución

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.