Váyanse al carajo

Por Joan Jordi Abentín

Escucho a Torra:

Independencia, diputados independentistas, culpa de España, la CUP y los presupuestos, malos momentos, España ens roba, elecciones anticipadas…

Va, ¡ya basta hombre!

Cataluña es la comunidad que invierte menos en gasto social, Cataluña es de las comunidades que tiene una sanidad más devaluada, una educación pública nefasta y una de las universidades más desiguales.

¿Por qué no dejáis ya estas repeticiones constantes y os centráis en arreglar el país?

Después escucho a Casado y una miembro de Ciudadanos precisamente de mi ciudad indica lo siguiente:

155, constitucionalistas, los catalanes son malos, los radicales separatistas, pasado…

Idos todos a la mierda. Y me quedo tan ancho. Voy hacer una adaptación de lo que dijo Chávez a Bush hace unos años:

¡Váyanse al carajo, políticos de mierda¡ ¡Váyanse al carajo mil veces!

Váyanse al carajo por hacer que el pueblo esté dividido.

Váyanse al carajo por fomentar la división entre el pueblo trabajador.

Váyanse al carajo por ser los políticos que hacéis que este país sea uno de los más corruptos de Europa.

Váyanse al carajo por solo hacer la política de la confrontación.

Váyanse al carajo mil veces sencillamente por no hacer nada para mejorar la vida de las personas.

Haced un favor al país e idos todos al carajo, porque el pueblo necesita unos representantes que tal y como dice la palabra ¡NOS REPRESENTEN!

Así a lo tonto, si nos ponemos a hablar de la política útil, quien ha hecho más es Pedro Sánchez con el tema de los caídos o hasta con reunirse con Torra. Y sí, ahora voy hacer un poco de autocrítica.

¿Cómo puede ser que en Barcelona suban los precios del Metro? Hacer política útil significa ¡¡¡NO HACER ESTAS COSAS!!!

¿Qué es lo que nota la gente?

¿Qué es lo que vive la ciudadanía?

¿Qué es por lo que tenemos que luchar la izquierda?

¿Qué es lo que nos afecta directamente?

El precio del transporte público y las conexiones del centro con los barrios, el precio de las Universidades, el de las pensiones, el de la comida…, lo que nos está robando día a día la monarquía. Que en los Hospitales no haya camas o que no tengan máquinas para el cáncer (en Tarragona han cerrado una por falta de personal en verano, cuando este no descansa). Aquí también, eso de que no nos atienden hasta 6 meses después por las listas de espera. La falta de una hora en la educación pública que hace devaluarla en favor de la Concertada y Privada. Que las infraestructuras municipales estén adaptadas a las sillas de ruedas. Que en nuestro trabajo no nos puedan echar de forma gratuita y fortuita. Que nos exploten en la Hostelería.

Hay un montón de cosas que nos afectan directamente. He nombrado unas cuantas y creo que la política está para esto. Para arreglar los problemas comunes de todos nosotros, para construir ciudades justas y estados que sean útiles para la población.

Estamos caídos en un sistema político que predomina la palabra por delante de los hechos y las acciones y al final gana las elecciones ese que tiene mejor apariencia o el que piensa mejor el lema. Y estoy harto de eso. El otro día hablaba con una persona sobre cómo cambiar la política actual. Cómo darle un significado útil. Y creo que, desde mi pequeña perspectiva, lo que tenemos que hacer es poner los problemas del día a día por delante. Por delante de esos que se creen que la política es suya cuando en realidad son un 1 %

Lo que tenemos que hacer es mandar al carajo a todos estos políticos de la palabrería y empezar a organizarnos como pueblo para construir una ideología que ponga por delante la gente y deje de lado los sondeos. Los números importantes no es tener un 20,5 en una encuesta y subir 4 décimas. Los que en realidad importan son los de la pobreza infantil, los de la desigualdad, los de la brecha salarial, los de las muertes en océanos…

Si no ponemos estas cifras por delante y si no luchamos para que la política cambie, al final esta será lo que ahora parece que es: UN TEATRO.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies