Un mal obrero ensucia el mundo

Por José Antonio Martín Acosta 

Un mal obrero ensucia el mundo

Atrapado en la trampa de lo diverso

Se cree merecedor de cuanto desea

Incapaz de saciar su apetito de consumo

Su voraz necesidad de ser incluido

Entre aquellos que detesta

Un mal obrero ensucia el mundo

Limita a sus hermanos y hermanas

A ser un número más en los estantes

Las fábricas cerradas

Las ordalías del sacrificio personal

Engaño de estómagos agradecidos

Sutileza del mercado

Para destruir lo común

Y atrapar conciencias

Un mal obrero ensucia el mundo

Lo describe con desesperanza

Deja de luchar y se arrima al árbol equivocado

Se echa a la calle para defender al amo

Y no sabe que ya es un buen esclavo

Un mal obrero ensucia el mundo

Deja un charco de lodoEn las oficinas

Busca migas de pan en la cola del paro

Acecha a los que se sienten clase obrera

Y dice ser de clase media 

Un mal obrero ensucia el mundo

Sus huellas son el camino

Por donde transcurre la miseria.

1 Comment

  1. Bravo José Antonio Martín, muy bueno y mucha verdad en tus palabras. Se puede decir más alto pero no más claro. Fantástico

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.