Aprendiendo ciudadanía

Perdón

El dolor provocado a las víctimas nunca será reparado con nada, ni siquiera con la venganza, y no puede ser el motor de la justicia porque entonces no acabaríamos nunca. Las víctimas habrán sido recompensadas (y sino, deberían serlo) en la única forma posible por el Estado, y serán acompañadas en ese dolor que llevan dentro, pero nunca deberíamos acompañarlas en su sed de revancha, porque la represalia no es justicia. […]