Entrevistas

Ana Cristina Rodriguez Guerra: “Por la impotencia que me daba la manipulación que había en los libros de texto y en los medios de comunicación es por lo que me empecé a interesar por temas de represión”

Quizás deberíamos buscar nuevas formas de dar a conocer nuestro trabajo, sin perder el rigor, por supuesto, pero al mismo tiempo combatiendo el discurso negacionistas y ultraderechista que se está imponiendo en redes sociales y que tiene un calado profundo entre nuestros jóvenes.

Artículos

La lucha de las mujeres durante el franquismo

El régimen franquista aplicó para las mujeres la máxima nazi de las tres “K”: Kinder, Küche und Kirche (niños, cocina e Iglesia) y concedió a la Sección Femenina de la Falange el control de la educación y del entretenimiento de las niñas y las jóvenes. La iglesia tenía en Acción Católica otro de los mecanismos de dominio sobre la población femenina y en el Patronato de Protección de la Mujer, un organismo que ha pasado casi desapercibido y que funcionaba como auténtico correccional, un poder sobre las jóvenes “caídas”, que eran todas aquéllas que no se adaptaran a lo establecido por el nacionalcatolicismo.

Angelo Nero

“¿Dónde está nuestro pan?” Las mujeres que no pudieron ser derrotadas

Esa España de las cartillas de razonamiento, de los maquis resistiendo en la montaña, de las heroicas mujeres que desafiaban a la dictadura pidiendo pan para sus hijos, o que lo procuraban trabajando en las minas, aparece muy bien reflejado en los tres relatos que forman este libro, que el escritor fue fraguando a ritmo de pedal.

Artículos

Mujeres de Sálvora

Las reducidas dimensiones de la dorna no dejaban espacio suficiente para dar cabida a los náufragos, que se agarraban desesperadamente a ella. Entre dos aguas los llevaron a la playa de O Almacén, donde fueron atendidos por los vecinos. El viaje se repitió en cuatro ocasiones hasta el amanecer, cuando llegaron los barcos procedentes del puerto de Ribeira.

Artículos

Las guerrilleras silenciadas

Eran mujeres de pueblo que tenían algún vínculo familiar o afectivo con los guerrilleros, hija, madre, hermana o novia. Lo que hacían era proporcionar alimentos, trasladar cartas, armas, avisar de los movimientos de la Guardia Civil y acondicionar casas de apoyo, pero además de todo ello la mayoría tenía una militancia política. Las hubo que sufrieron la represión por ser la mujer de, otras que eran enlaces y las que se echaron al monte y cogieron las armas.