Perdón

El dolor provocado a las víctimas nunca será reparado con nada, ni siquiera con la venganza, y no puede ser el motor de la justicia porque entonces no acabaríamos nunca. Las víctimas habrán sido recompensadas (y sino, deberían serlo) en la única forma posible por el Estado, y serán acompañadas en ese dolor que llevan dentro, pero nunca deberíamos acompañarlas en su sed de revancha, porque la represalia no es justicia.

Read more

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar