Internacional

Gazas, guerras y revoluciones

El secreto de esa resistencia no es otro que el orgullo que ya ha superado la fase de la vergüenza inherente a la pasividad arrodillada, lo que genera un efecto empático de solidaridad creciente con otros pueblos oprimidos o que saben que su independencia está en peligro si no salen en defensa de Palestina.

En el foco

¿Quién decide quién es terrorista?

El caso de Bin Laden ya se ha repetido en la historia de las amistades/enemistades de los servicios secretos de Estados Unidos. Varios de sus “luchadores por la libertad”, como Sadam Hussein durante la guerra de Iraq-Iran, Noriega en Panamá o Montesinos en Perú, pasaron a convertirse en terroristas perseguidos sin cambiar un ápice su ideología.