Daniel Seijo

Ferrol 1972: una lucha común

Cientos de represaliados, cientos de trabajadores despedidos, encausado y encarcelados. Cientos de hogares que sufrieron incontables jornadas de auténtico pánico ante la idea de que algún miembro no regresase a casa tras una jornada de reparto de octavillas o una manifestación.

30 Días 30 Voces

Cuidado

«El que aquí escribe solo es un hombre de 34 años sin un empleo estable, sin un hogar propio, sin un duro y escuchando de fondo a los Eskorbuto mientras plasma sus propios pensamientos sobre el papel».