Soledad

Por Pili Capi

Olvidadas por el sistema patriarcal y por el mundo, la soledad las rodea pero visten su cara de una sonrisa melancólica, añorando algún día poder disfrutar y sentir lo que es la felicidad, Soledad es cualquier mujer en cualquier parte del mundo, que un día amó y ahora siente que no es amada. Su pareja ya no era el mismo, le hablaba con dureza, no se sentía bien y le molestaba tenerlo cerca. Le pegaba, la maltrataba.

Ella asumía las labores del hogar y la crianza de los hijos, no percibía remuneración externa pero si trabajaba dentro de casa, con lo cual, trabajo es la dedicación al hogar y sustentarlo con todo su esfuerzo merece igualmente su reconocimiento y algún día prestación económica.

No se le valora, no se le reconoce su trabajo, su esfuerzo, los días que le cuesta levantarse hasta de la cama y está al pie del cañón, es su trabajo, su rol es el de cuidadora del hogar porque la vida y las circunstancias fueron así. Le gustaría trabajar, tener su sueldo, sentirse valorada, reconocida, aportar al hogar y en un futuro, quizás dejar todo lo que le molesta y ser feliz, sentirse entera. Ella está invadida por la apatía, hastío y el silencio, quiere amor, sexo pero no con su pareja, le gustaría que la besaran, amaran y acariciaran.

Se siente sola, desprotegida, ninguneada, le gustaría irse pero no puede, no tiene ingresos propios, casa, comida, no puede mantener y pelear por los hijos y por ella misma. Soledad absoluta, ella no denuncia, tiene miedo, le tiene miedo al sistema, sola sin saber cómo afrontar un futuro incierto, si llegará a vivirlo sin que la mate de una paliza, quiere escapar, pero si denuncia, después qué pasa.

Le invade la incertidumbre del qué pasa después, tiene miedo de perder a sus hijos, ella los ama pero no tiene dinero, el sistema y la justicia te valora más por el bolsillo a veces que como persona.

Soledad es una de las muchas mujeres que sufren la violencia machista, que son maltratadas y no denuncian, por miedo, por falta de medios y ayudas, empatía, falta de información y protección, de un sistema patriarcal que no se acuerda de ellas, si denuncia, es el primer paso hacerlo, pero la máquina del estado no da los siguientes pasos para que las víctimas se empoderen y puedan tener su propia vida, libres sin dolores de cabeza.

Una renta básica para empezar, para ayudarla a tirar para adelante hasta que ella se estabilice y pueda volver a tener confianza, a creer en sí misma.

Desde que se empezaron a contabilizar los feminicidios en 2003, van mas de 1015 mujeres asesinadas por sus parejas, 40 en lo que va de 2019. Sube la criminalidad machista pero bajan las denuncias.

MOTIVOS:

“El 44% porque resta importancia a lo sucedido o dice que no fue lo suficientemente grave. El 26% por miedo a las represalias. El 21% por vergüenza. El 13% porque eran otros tiempos. El 12% porque dijo que el problema se terminó. El 10% porque carecía de recursos económicos propios. El 9% porque pensó que la culpa era suya. Otro 9% porque no quería que él la dejara. El 8% porque tenía miedo a perder a sus hijos. Otro 8% porque imaginó que no la creerían. El 7% porque no quería que arrestasen a su pareja. Otro 7% porque no deseaba que sus hijos perdieran a su padre. Un 4% porque su propia pareja o alguien de su entorno se lo impidió o disuadió.

https://www.elmundo.es/espana/2019/08/09/5d4c751efc6c83e1308b460b.html

La educación patriarcal y normalizar la violencia machista, el miedo en todos ámbitos, la vergüenza, sentirse sola, la pérdida de los hijos, la economía personal o indefensión ante todos, las tira para atrás. Me pregunto,  ¿Cúantas Soledades podemos tener cerca y nadie las vemos?.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico.

Nueva Revolución no tiene ánimo de lucro, pero sí tiene gastos. No queremos depender de nadie ni tener publicidad. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos.
Ayúdanos a seguir ofreciendo Nueva Revolución.

One thought on “Soledad

  • 07/09/2019 at 1:24 pm
    Permalink

    La soledad de las mujeres es terrible, el miedo al futuro…. Pero alguien ¿Se atreverá alguna vez a escribir un artículo sobre la soledad de los hombres separados. Hombres que de la noche a la mañana se encontraron con que ya no eran aceptados en el hogar, había otro esperando. Se les puso un convenio de separación y condiciones leoninas sobre manutención de los hijos, obligatoriedad de seguir pagando una hipoteca de la casa donde viviría otro con sus hijos…. Una bronca salida de tono, se convertía en una denuncia automáticamente (aunque el 80% fueran sobreseída por carecer de fundamento)
    Hoy miles de hombres malviven en pisos compartidos para poder seguir pagando una pensión que tras la crisis se lleva en muchos casos el 50 o 60% de su sueldo…
    Padres que siguen pagando porqué sus hijos se eternizan estudiando acosados por la madre que no quiere renunciar a los ingresos del exmarido.
    ¿Que pasa con esos hombres? ¿Nadie ve su miedo al futuro? ¿Su frustración? ¿Su desesperanza?
    ¿Tenéis los datos de suicidios o hombres sin hogar tras un divorcio abusivo?
    El periodismo libre debe salirse de lo políticamente correcto. Defender a las mujeres es fácil…
    A ver si veo valor para echar un vistazo a los problemas de los hombres….

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies