Sahel, guerra de hermanos

Desde el quiebre de la “Excepción Saheliana”, se han producido más de doscientos incidentes, en los que se han producido más de mil muertos.

Por Guadi Calvo | 10/04/2024

La rivalidad entre las dos khatibas fundamentalistas, que operan en el Sahel, está alcanzado altos niveles de conflictividad, que generan cada vez, con más frecuencia e intensidad, fuertes combates entre ambos grupos.

El Jama’atu Nusratil Islam Wal Muslimin (Grupo de Apoyo al islam y los musulmanes) o JNIM por sus siglas en inglés, un conglomerado de grupos tributarios de al-Qaeda que se conformó en 2017 y el Estado Islámico del Gran Sahara (ISGS) que comenzó a operar fuertemente en la región a partir de 2015, después que se separase de la alianza entre el Movimiento por la Unidad y la Jihad en África Occidental (MUJAO) y al-Mourabitoun (los que firman con sangre), que más tarde serían fundadores del JNIM.

El conflicto que ha ido escalando a partir de 2019, después que el grupo al-quedeano, comenzaran las negociaciones con Bamako; lo que hizo que el Daesh, no solo los acusara de traición, ya que en objetivo final acordado era derribar al gobierno de Mali, sino también, porque sospecharon que el JNIM, que inicialmente propone atacar solo toda presencia extranjera (occidental) de su territorio, planeaba ataques contra el Daesh, que de manera indistinta ataca cualquier organización o personas que no se alinean cabalmente con su interpretación del Corán.

Otra de las diferencias fundamentales entre las dos organizaciones radica en el trato a la población civil, a la que el ISGS prácticamente esclavista, para utilizarlos en su beneficio, además de exigirles a todos el zakat (limosna) que aparece entre los cinco preceptos obligatorios para todos los musulmanes (profesión de fe, oración, limosna, el ayuno y la peregrinación a la Meca), pero en el caso de ISGS son exacciones extremadamente gravosas. Mientras que el JNIM, tiende a establecer acuerdos de paz con las comunidades locales, retribuyen e invirtiendo en cada comunidad los beneficio del zakat. Aunque suele ser exigente a la hora de cumplir la sharia, (ley islámica).

El JNIM, había exigido en las negociaciones del 2019, con el gobierno malí, la retirada de la Operación Barkhane, del ejército francés para logrado avanzar. Lo que finalmente hizo, en el 2022, después que la actual junta de coroneles que gobierna el país, tomará el poder un año antes.

Los choques armados, entre las dos organizaciones takfiristas, ya han dejado decenas de muertos, rompiendo lo que se conoció como la “Excepción Saheliana”, ya que estas dos grandes trust del terror internacional, más allá de tener prácticamente la misma ideología, se han enfrentado en duras batallas en cada uno de los lugares en los que han convergido, como Siria, Irak, Afganistán o Somalia, por ejemplo. Después de haber participado en operaciones conjuntas en la zona de la triple frontera (Burkina Faso, Malí y Níger) como la de 2019, cuando invadieron puestos militares de las tres naciones, obligando a los ejércitos locales a replegarse. A partir de las constantes acciones que se producen en esas áreas es que paso a conocerse como “el triángulo de la muerte”.

Este nuevo escenario saheliano, después de la declaración de guerra ha expuesto a ambas organizaciones a presentar flancos de severa vulnerabilidad, frente a las renovadas estrategias de los gobiernos de Níger, Malí y Burkina Faso, los tres países gobernados por juntas militares, que justamente se rebelaron antes la pasividad y los desaciertos de sus gobiernos, para enfrentar la extrema complejidad de las crisis de seguridad, que no ha podido ser contenida ni siquiera por la presencia de operaciones militares de Francia y Estados Unidos, las que han permanecido en esos países por más de una década sin alcanzar ningún logro, por lo que ha sido expulsadas de los tres países.

A principios de marzo, ISGS, se produjo el asalto de los muyahidines del Daesh, contra una base del JNIM, en Osadia, en la región de Gao (Malí), donde fue asesinado un importante comandante de la organización, Liassou Amadou Moussa, junto con varios combatientes, que tras ser apresados fueron ejecutados.

Desde el quiebre de la “Excepción Saheliana”, se han producido más de doscientos incidentes, en los que se han producido más de mil muertos. A pesar de que la filial del ISGS, cuenta con menos poder de fuego y recursos, ha resultado más efectiva, permitiéndose una mayor expansión territorial.

En el crucé de acusaciones, el JNIM, responsabilizó al ISGS, de violencia excesiva, incluyendo sus ataques contra civiles, en su campaña para arrebatar las poblaciones, que se encuentran bajo su control.

Es una característica del ISGS, en árabe “el que siembra discordia” que impone en todas sus franquicias, la emisión de fatwas (edictos o disposiciones religiosas) para localizar y reprimir a los kafiris (réprobos) que pueden sufrir diferentes castigos desde una serié de azotes hasta condenas a muerte.

Estos castigos aplicados con extrema crueldad, son los que al-Qaeda, ha denunciado a pesar, que en innumerables oportunidades los había aplicado a lo largo de su historia, los que comenzó a amenguar, tras el cisma en 2014, en Siria, que dio oportunidad al surgimiento del Daesh, acrónimo en árabe de al-dawla al-islâmiyya fi l-‘Irâq wa l-shâm, (Estado Islámico de Irak y el Levante) tal como lo denominó su fundador y primer emir Abu Bakr al-Bagdadí o el Califa Ibrahim, muerto en 2019.

Algo similar sucede en Nigeria, entre Jama’atu Ahlussunnah Lidda’awati Wal Jihad (JAS) mejor conocido como Boko Haram y la Wilāyat Garb Ifrīqīyā o ISWAP (Provincia de África Occidental del Estado Islámico), aunque en este caso ambas son tributarias del Daesh global, y la escisión que se produjo en 2015, fue a causa de la extrema violencia que aplica el emir de Boko Haram Abu Bakr Shekau, muerto en 2021.

En julio del año pasado, en Tessit y Hourara en Gao, al noreste de Malí, se había producidos choques importantes entre los grupos muyahidines tributarios del Daesh y al-Qaeda, al igual que en octubre del 2022 en Anderanboukan, en la región de Menaka (Mali), donde en esa misma región en 2020, el ISGS, había asesinado a cuarenta milicianos del JNIM.

Mientras que, en Burkina Faso, prácticamente todo el norte de ese país, ha caído bajo el control de los integristas, donde no solo se producen sitios a ciudades importantes y ataques a aldeas, en las que las escuelas son saqueadas y se han asesinado a maestros, poniendo en fuga a prácticamente a la totalidad de los docentes, ambas organizaciones chocaron en Seytenga, en la provincia de Seno, al noreste de Uagadugú, la capital burkinesa, en marzo de 2023. El año anterior, se había registrado otro enfrentamiento en la zona de Oudalan.

En el campo de batalla

La primera de las grandes escaladas armadas entre el JNIM y ISGS, se produjo entre enero y abril de 2020, en el delta interior del río Níger, donde el Daesh consiguió la expulsión de posiciones al-quedeanas.

Desde entonces, los combates se extendieron a otras zonas, como el este de Burkina Faso, y lo largo de las fronteras con Níger y Benín, donde se han producido combates ocasionales. Aunque es en el área fronteriza de los tres estados, donde más enfrentamientos de alta intensidad se producen.

Las poblaciones civiles suelen ser las más perjudicadas por los efectos de la lucha entre JNIM y ISGS, que en algunos casos ha generado resultados devastadores para quienes han quedado atrapados en el conflicto.

Por lo que existen una importante cantidad de denuncias, hacia los grupos, los que han cometido numerosos abusos, particularmente en la región central de Malí, entre los que se incluyen asesinatos masivos, violaciones y saqueos y la destrucción de numerosas aldeas y el desplazamiento de sus pobladores.

Diferentes ONGs han descrito los padecimientos que soportan quienes quedan entre los dos fuegos, que han experimentado miedo y ansiedad, con secuencias sicológicas graves. Además de los daños económicos y el atraso en el crecimiento, de los niños, además de que innumerables escuelas se han visto obligadas a cerrar.

Los enfrentamientos del 2023 y 2022 se han incrementado casi un cuarenta por ciento, en comparación al 2021.

Además de haberse incrementado la conflictividad tribal y étnica, que se traduce en choques que agregan más muerte y destrucción en diferentes regiones,

En el contexto del incremento en la guerra entre el Daesh y al-Qaeda en el Sahel, en agosto del año pasado emergió un tercer grupo, el Wahdat al-Muslimin (Unidad de los Musulmanes), que ha llamado a las dos organizaciones en conflicto a unirse en contra de los enemigos comunes, para: “preservar la sangre de los musulmanes” particularmente civiles. Y centros sus objetivos contra los ejércitos regionales y las diversas fuerzas de autodefensa que se han alineado a los gobiernos.


Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central.

Se el primero en comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.