Rostros de la guerra: La lucha armada de Kurdistán contra Estado Islámico

Ensayo fotográfico de Joey Lawrence

Rojava Azadi

 

Combatientes de las YJÊ, una milicia de mujeres yazidíes, se reúnen fuera de su base para recibir entrenamiento militar en las montañas de Sinjar en 2015.

Desde marzo de 2015, el fotógrafo y autor Joey Lawrence ha tenido un acceso sin precedentes a las organizaciones guerrilleras kurdas que luchan contra ISIS, integrándose en la guerra civil de Irak y Siria. Sus poderosos retratos de los y las combatientes dan una perspectiva diferente al conflicto.

Venimos del fuego, y volveremos al fuego
Antiguo proverbio kurdo

Una torre de agua con vistas a la ciudad liberada de Sinjar, en la gobernación de Nínive, en Iraq, el 10 de noviembre de 2016.
Warshin, superviviente del genocidio yazidi y combatiente voluntaria de las YJÊ, en la gobernación de Nínive en Irak.

La guerra contra Estado Islámico en Irak y Siria ha inundado nuestras noticias diarias con preocupantes estadísticas de masacres y migraciones masivas, sin embargo, hay rostros e historias humanas en el corazón del conflicto. Joey L. escribió: «Desde Irak, uno cruza el río Tigris hacia la Siria devastada por la guerra, y es catapultado a una visión del mundo elaborada por la guerrilla».

“Desde Irak, uno cruza el río Tigris hacia la Siria devastada por la guerra y es catapultado a una visión del mundo elaborada por la guerrilla”.  Joey L.

«Los rostros familiares, con una paleta de tonos tierra interrumpidos por una bufanda de colores brillantes, que probablemente les regalaron sus madres, les dan la bienvenida. Conversaciones sobre cigarrillos y té con demasiada azúcar a menudo derivan en teorías de conspiración sobre el mundo entero que conspiran para destruir su causa. Curiosamente, estas discusiones comienzan a tener sentido. La jerarquía secreta de la guerrilla se desvanece debido a su compartimentación, y te encuentras entre kurdos que dejaron a sus familias con la intención de defender su cultura y forma de vida. Habíamos vuelto a entrar en el mundo de la guerrilla kurda».

Miembros de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en una patrulla armada en el campo de Makhmur en Irak.

Un fotógrafo curioso

«Pude leer todos los artículos, libros y relatos en los medios sociales del mundo sobre lo que condujo a la guerra en Irak y Siria, pero eso no constituye una experiencia. La realidad era que una ardiente curiosidad -o mejor dicho, una compulsión- me llevó a observar lo que estaba sucediendo en el terreno con mis propios ojos, independientemente y sin filtrarse de los medios de comunicación en los que había perdido la confianza».

Luchadores de YJA-Star (la unidad de Mujeres Libres) de izquierda a derecha: Evîndar Cûdî, Shevjîn Herekol, Hêja Botan, Nûdem y Berçem Penaber.

«Desde que me interesé por la fotografía de pequeño, todos los fotógrafos a los que había admirado y que me habían inspirado habían cubierto inevitablemente los conflictos. Había visto un fotoperiodismo sorprendente que abarcaba las generaciones de la guerra en Kurdistán, pero el proyecto de retrato que imaginé era diferente. Sentí que el público (incluido yo mismo) se estaba cansando de ver imágenes de la guerra. La guerra, particularmente cuando no está ocurriendo en las costas de uno, puede sentirse lejana e implacable. Sin embargo, si un cierto cambio de estilo es promulgado, entonces el espectador puede realmente prestar atención. Esto es lo que hace que la fotografía de retratos sea única entre las corrientes más puristas de la fotografía documental».

Silava y Berivan de las Unidades de Mujeres Yazidi (YJÊ) comparten unas risas en una base abandonada de ISIS en Sinjar.

«Tomé otra foto de Berivan con una de sus compañeras de lucha, Silava. Mientras los dos miraban estoicamente a mi cámara mientras yo tomaba fotos, de repente se echaron a reír juntos. Luego insistieron en que si iba a publicar una de las imágenes, entonces debería usar la de la risa, ya que es ‘más realista, porque siempre nos reímos cuando luchamos en el frente’ «.

«La difícil situación kurda parecía extrañamente familiar. Aunque la propaganda de Isis había logrado asustarme, llegué a la conclusión de que un proyecto sobre la cultura kurda requería centrarse en los combatientes kurdos, los defensores armados de un patrimonio y una lengua distintos. Había algo especial en su lucha que en ese momento, no podía articular adecuadamente. Sentí que había que explorarlo en profundidad y documentarlo de una manera que no estuviera dentro de las limitaciones típicas del periodismo convencional. No había ningún periódico, revista o publicación en línea racional que me hubiera enviado en lugar de su personal mucho más experimentado. Pero francamente, eso estaba bien, porque yo también quería estar totalmente en control de mis propios asuntos, especialmente de la seguridad».

Evîndar y Nûdem, guerrilleras del PKK.
Un combatiente de las YPG se toma un descanso durante una operación para tomar un trago de agua. Tel Tamir, cantón de Jazira, Rojava, en Siria, el 7 de marzo de 2015.
Ahmed Zakwan, combatiente rebelde del Ejército de los Revolucionarios, recarga su ametralladora PK en una granja frente a una pequeña aldea bajo el control de ISIS. Frente suroccidental de Ain Issa, provincia de al-Raqqa (Siria), 11 de diciembre de 2015.
Jîn, combatiente de las YPJ, con un lanzagranadas propulsada por cohetes.
Agid, combatiente de las YPG, sentado sobre un tanque destruido de ISIS en Kobane.
La ropa cuelga para secarse en una estructura de hormigón sin terminar en la que viven refugiados yazidíes en Zakho, en la gobernación de Dohuk, en el Kurdistán iraquí.
Mujeres kurdas vestidas con ropa cultural bailan en la celebración del Día Internacional de la Mujer en Rojava
Una operadora de cámara filma escenas que transmite imágenes a un canal kurdo local . 7 de marzo de 2015

Durante sus viajes, Joey observó cómo guerrilleros voluntarios con misteriosos vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) se convertían en un ejército completamente funcional y en el socio de mayor confianza de la coalición liderada por Estados Unidos, las Fuerzas Democráticas Sirias (FAD).

Con binoculares y visores, los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias vigilan posibles infiltraciones de ISIS y sus vehículos suicidas en el frente de batalla en Raqqa, el 16 de noviembre de 2016.

Me siento honrado de haber pasado tiempo entre el pueblo libre de Kurdistán. Por medio de sus sacrificios, su lucha está siendo reconocida en todo el mundo.
Joey L.

Con poco apoyo oficial del gobierno y sólo armas ligeras, hermanos, hermanas, ex estudiantes universitarios y refugiados que una vez huyeron de sus hogares se han unido en armas contra un enemigo común: los grupos yihadistas radicales que se oponen a las reformas sociales seculares en Kurdistán.

Una familia observa desde el techo mientras los bomberos luchan por apagar las paredes de llamas que se acercan a su casa en Qayyarah.
Nader Yassim coordina las mangueras de agua de los bomberos. Qayyarah, provincia de Nínive, Iraq, 26 de octubre de 2016.
Newal, combatiente de las YJÊ, y Shêbo, policía voluntario en un campo de refugiados yazidi en las montañas de Sinjar.
Idris, estudiante del nuevo sistema escolar autogestionado, está aprendiendo en su lengua materna, el kurdo, por primera vez en Kobane.

«Mi viaje acabó levantando la máscara proverbial de un villano formidable. En Irak y Siria, el pueblo kurdo se ha levantado contra un enemigo genocida y ha roto el gran mito que ISIS había creado cuidadosamente en torno a sí mismo. Gracias a los kurdos, las banderas negras de ISIS se han convertido en sombras de sí mismas. Como fotógrafo, me siento honrado de haber pasado tiempo entre la gente libre de Kurdistán. A través Por medio de sus sacrificios, su lucha está siendo reconocida en todo el mundo».

 

Los extractos de este ensayo fotográfico están tomados del libro
We Came From Fire, de Joey L., publicado por Powerhouse Books. 
Joey es un fotógrafo y director nacido en Canadá con sede en 
Brooklyn, Nueva York.

Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico.

Nueva Revolución no tiene ánimo de lucro, pero sí tiene gastos. No queremos depender de nadie ni tener publicidad. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos.
Ayúdanos a seguir ofreciendo Nueva Revolución.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies