Poesía Crítica | Madrid 2019. Revisionismo o barbarie

 

Por Javier Delgado Gallego

Ya no estoy aquí.

Aunque aparezca mi reflejo

quien retrocede no es mi yo.

Quien vuelve sobre sus pasos

no es mi orgullo. Es el llanto

del camino desandado y sucio.

Miro desde el balcón.

La Ventosa calle queda inerte.

Villacís revolotea sobre Galileo

y junto a Almeida, hacen fotos,

pisotean, ríen a pierna suelta. 

En la bajeza de sus gestos

se hace grande

la destructiva venganza

camuflada de azul, verde,

y el prepotente naranja.

Se abren la caverna y el abismo.

Un nuevo aire amargo y pesado

colapsa el viejo viento del centro.

Miro hacia abajo.

Oscuridad hastiada de sonido.

Lo público, enjaulada mercancía

y el arte, comercialismo extremo.

Me coloco frente al espejo.

Está empañado. Ya no veo mi reflejo.

Ya no respiro bien aquí.

Han cerrado el cielo limpio.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico.

Nueva Revolución no tiene ánimo de lucro, pero sí tiene gastos. No queremos depender de nadie ni tener publicidad. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos.
Ayúdanos a seguir ofreciendo Nueva Revolución.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies