Opinión | No somos tolerantes

De Ibai Otxoa

Creo que es más adecuado que este texto se presente con el formato de una carta abierta a Ignacio Arsuaga, el presidente de Hazte Oír. Así que voy a usar la segunda persona, más como recurso literario que como otra cosa; porque sé que es muy improbable que alguien de tu categoría, Ignacio –permíteme que te tutee, no he tratado de usted a nadie en mi vida, mucho menos voy a empezar contigo-, se rebaje a leer algo escrito por alguien de mi categoría.

He notado que buena parte de tu discurso desde que pusiste a circular un autobús para molestar a gente que no te ha hecho nada consiste en desnudar la auténtica intolerancia de los llamados tolerantes: porque os acusan de intolerantes a vosotros, que no hacéis más que atacar a niñxs, y os responden con insultos, pintadas y demás muestras de violencia.

No soportamos a quienes nos intentan imponer ideas caducas, no soportamos a quienes se meten en vidas ajenas para molestar y “corregir” algo que no tiene por que ser corregido

Creo que te equivocas en tus ideas acerca de estos supuestos tolerantes, entre los que me incluyo. No lo somos. No somos tolerantes: ni con personas de otro color de piel, ni con inmigrantes, ni con personas de otra orientación sexual, ni (como es el caso de tu autobús) ni con personas que cambian de género o que adoptan un género no binario. Porque, si nos vamos al significado de “tolerar”, significa básicamente llevar con paciencia, resistir, soportar. No somos tolerantes, porque la gente de otro color, otra orientación sexual u otro género no nos molesta, así que no hay nada que resistir o soportar de ellos. No podemos ser tolerantes ni intolerantes respecto a ellos, pues no nos suponen un problema, e incluso –esto te va a parecer muy radical, Ignacio- a veces hasta nos gusta esa gente.

Sí hay otro tipo de gente que nos molesta, y a ésa sí tenemos que soportar. Y una vez más, no somos tolerantes: esta vez incluso se puede decir que somos intolerantes. No soportamos a quienes nos intentan imponer ideas caducas, no soportamos a quienes se meten en vidas ajenas para molestar y “corregir” algo que no tiene por qué ser corregido.

¿Sabes? He leído buena parte de la Biblia. Como está escrita por muchas personas distintas, tiene ideas muy distintas, creo que algunas positivas y otras negativas. Se incluyen cosas tan variadas como despreciar a las personas homosexuales, a las que no llevan la forma correcta de barba, a las que juntan hilo de dos materiales distintos en su ropa; ayudar a los más necesitados; perseguir el robo, la mentira, la herejía, el asesinato y los deseos impuros; alejarse de la menstruación de las mujeres como si fuera contagiosa (de hecho, en el Levítico prácticamente se dice que lo es); amar al prójimo como a ti mismo.

Creo que si conociera a las personas que han escrito la Biblia, hoy en día, no me caerían muy bien. Por todas estas ideas negativas metidas entre las positivas. Pero de lo que estoy seguro, es de que tu secta ultracatólica no tiene ni las positivas. Nunca os hemos visto dando todo tu dinero a los pobres, Ignacio, ni ayudando a los más necesitados. Jamás os hemos visto denunciar los robos o mentiras de nuestros políticos y gobernantes. Tampoco estabais ahí cuando había que protestar contra alguna guerra, contra recortes en Sanidad o contra la pobreza energética. Sólo estáis ahí para protestar contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, contra el aborto, contra los derechos de cualquier persona a formar una familia o a cambiar de género. Sólo para molestar y para hacer daño.

Así que nos caes mal, Ignacio, nos caes bastante mal. Tú y tu autobús os vais a seguir encontrando con insultos, huevos, pintadas y cristales rotos. Porque no somos tolerantes, no os vamos a soportar ni os vamos a dejar en paz hasta que vuestras ideas sean sólo una mancha vergonzosa en los libros de Historia.

2 thoughts on “Opinión | No somos tolerantes

  • 28/03/2017 at 8:07 pm
    Permalink

    Yo tampoco necesito ser tolerante con mis iguales y diferentes: el respeto, la libertad y la igualdad, ante el mundo y la justicia, no son “tolerancia” ideológica o religiosa por parte del fuerte ante el débil ocasional, sino solamente eso: el gobierno local, regional y mundial que necesitamos: justicia, libertad, igualdad entre seres humanos diversos… Salud

    Reply
  • 28/03/2017 at 6:12 pm
    Permalink

    Excelente, el articulo, de verdad que el problema de la falta de tolerancia, es cada día mas grave. El ser humano, es cada dia mas fascista.

    Los seres humanos a pesar de lanzar cohetes al espacio, todavía vivimos en las cavernas, no sabemos como comportarnos entre nosotros mismos, no sabemos como ser humanos. No conocemos lo más basico de nuestra naturaleza, por eso estamos en las cavernas.

    https://nuevarevolucion.es/divulgacion-mayordomia-ciudadana-fascismo/

    Referente al tema de la biblia, que cita el autor. Aunque los expertos literarios digan una cosa, el pentateuco de la biblia (los 5 primeros libros) fueron escritos por la misma persona, claro, hay otros libros en la biblia de otros autores. Pero todos fueron Kabbalistas auténticos, que no escribían para las personas comunes de su época, escribían para estudiantes de Kabbakah autentica, y para evitar que las enseñanzas fueran utilizadas por personas comunes de la época, el conocimiento se escribió de forma codificada, mediante historias fantásticas, por eso se consigue a personajes increíbles como la serpiente y burro que hablan, todos sabemos que ni las serpientes ni los burros hablan. Por eso, cuando usted lee la biblia, consigue todo tipo de cosas raras, como las que menciona. Pero ese no es su verdadero mensaje. El verdadero mensaje esta oculto dentro de esas historias fantásticas.

    Si se pregunta: ¿porque tanta precaución?, en 1.860 un científico con pruebas en las manos, llamado Semmelweis, fue expulsado y burlado por decir que los médicos tenían que lavarse las manos antes de tocar a un paciente. Imagínese unos siglos mas atrás, lo que le harían a un científico que hablara de temas mas avanzados y delicados. (degollamiento, quema, crucifixión, etc.).

    El ser humano, todavía esta en las cavernas. A pesar de que parezca lo contrario.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies