“Operación Infanta”

Por Roberto Santos

En la Casa Real española hace unos meses que nos deleitan con noticias e imágenes, sobre todo imágenes, que están muy lejos de ser casuales. ¿Qué está pasando en la “ilustre familia”? ¿A qué vienen esas imágenes de la Familia Real comiendo en casa? ¿Por qué justo ahora el rey emérito se deja ver en el cumpleaños de Urdangarin?

Hoy la protagonista absoluta de la actualidad de la Casa Real es la princesa de Asturias, pese a que es el cumpleaños de su padre, el Rey, ya que será galardonada con el Tosión de Oro en el Palacio Real en Madrid, eclipsando así el 50 cumpleaños de Felipe VI. ¿A qué vienen todos estos movimientos?

Vayamos por partes, porque hoy en Nueva Revolución, la auténtica protagonista es la infanta Cristina de Borbón.

5 y 15 de enero

El Rey emérito, Juan Carlos, viaja a Ginebra el pasado 15 de enero, para estar con Iñaqui Urdangarin en su 50 cumpleaños, así como también lo hizo la Reina Sofía, que por otro lado nunca ha ocultado su apoyo a su hija, la infanta Cristina y su familia, condenado incluido.

La noticia del desplazamiento de Don Juan Carlos, no dejaba de sorprender a los que se ciñen a la versión oficial de que su relación con su “condenado” yerno estaba completamente rota. Algo que para muchos se evidenciaba en el 80 cumpleaños del monarca emérito, el pasado 5 de enero, en los que ni la infanta Cristina, ni su denostado marido, ni los cuatro hijos de ambos, asistieron al multitudinario almuerzo que congrego en la Zarzuela a cerca de 70 parientes de don Juan Carlos.

En ese momento la infanta Cristina y su familia, condenado incluido, se encontraban de vacaciones en Roma y un día después, el 6 de enero, acudieron a la misa de Epifanía que ofreció el Papa Francisco en la basílica de San Pedro, que se emite cada año en TVE y en la que, protocolariamente, fueron tratados como príncipes, ya que ocuparon el lugar reservado a personalidades en la primera fila del templo.

En ese momento hubo quien dijo que el plantón a su padre de doña Cristina y su “condenado” marido era un nuevo desafío de estos a la Casa Real. Nada más lejos de la realidad, porque ese día había comenzado la “Operación Infanta”.

Iñaki Urdangarin

Hace unos días atrás, nos enterábamos de que la Fiscalía del Tribunal Supremo ha vuelto a pedir que Iñaki Urdangarin ingrese en prisión en un escrito en el que se opone al recurso presentado por el marido de la infanta y al que tuvo acceso el diario “El Mundo”.

La Fiscalía mantiene su petición de 10 años de prisión, elevando así la pena de 6 años y 3 meses que le impuso la Audiencia de Palma por los delitos de malversación, fraude, tráfico de influencias, prevaricación y dos delitos contra la Hacienda Pública.
En dicho escrito, el Ministerio Público señala que el marido de la infanta Cristina utilizó su “superioridad por vínculos matrimoniales para obtener un beneficio económico ilegítimo” y rechaza de pleno que sea un “amigable componedor sin conocimientos administrativos”, tal y como él mismo se presentó en su recurso ante el Tribunal Supremo.

La Fiscalía además señala que Urdangarin se dirigió al también condenado y entonces presidente balear, Jaume Matas, “buscando un interlocutor al máximo nivel, en el que él mismo se situaba de facto para asegurar el resultado de su gestión desde la superioridad de la que entendió disfrutar por vínculos matrimoniales”. Además, destaca claramente que “ejerció presión sobre quienes podían decidir la contratación del Instituto Nóos” que presidía.

Para hacerse con contratos millonarios del Gobierno presidido por Matas, Urdangarin necesitó “la intervención de otras personas” que, guiadas por un “deseo espurio de complacencia”, aceptaron “revestir de legalidad sus pretensiones” y entregarle una “carta en blanco”. Por todo ello considera que el marido de doña Cristina eligió “el camino más corto”  pero también la vía “indirecta y espuria” que constituía un “acceso torticero”. De esta forma, se hizo con la celebración de los Illes Balears Fórum, por las que percibió más de un millón de euros por edición, así como varios contratos públicos complementarios.

La Fiscalía sostiene que Urdangarin consiguió gracias a sus “auspicios” que estos pagos se articularan mediante “una contratación directa y segura, sin sometimiento a expediente alguno”. Una operativa en la que el cuñado de Felipe VI, parece ser y siempre según la Fiscalía que era “conocedor en todo momento de estar burlando la ley” como demuestra que aportara “presupuestos ficticios de empresas que no desarrollaban la actividad contratada para crear una apariencia de concurso”.

Además, la Fiscalía en dicho escrito, señala que del cuñado del Rey Felipe VI, “no solo parte la iniciativa y la búsqueda de caminos indirectos y espurios para conseguir los contratos que propuso”, sino que su “coautoría” en los delitos por los que ya fue condenado “va más allá de la mera inducción inicial, deviniendo una cooperación necesaria en la secuencia de los actos”. De hecho, considera que Urdangarin y Torres pusieron en marcha “el engranaje delictivo con aportaciones imprescindibles en la consumación de cada uno de los negocios jurídicos celebrados, partiendo de la aportación de presupuestos simulados, la aportación de facturas e incluso al incumplimiento mínimo de lo comprometido”.

A todo esto se suma la “atención” del también condenado Jaume Matas, quien aceptó de buen grado las peticiones de Urdangarin, en medio de una “tolerante atmósfera y sin sujeción a otra legalidad que su propia voluntad, aunque esta estuviera regida por el deseo de complacer” al cuñado de don Felipe VI. Hechos que el propio Matas confirmó cuando declaró que “estuvo dispuesto a contratar, sin sometimiento a procedimiento ni trámite administrativo previo, con una persona, el Sr. Urdangarin, por su sola posición social”. Es decir “por sus relaciones familiares, que lo situaban en un lugar privilegiado institucionalmente”. Todo ello “sin mediar estudio alguno de viabilidad previa económica ni tampoco barajar otras posibilidades”.

Por todo ello, la Fiscalía concluye que “esa ciega asunción de la proposición que se le hacía constituía una carta en blanco, con dejación plena de todo tipo de controles previos o ulteriores de legalidad y eficacia”.

Operación Infanta

Tenemos los hechos sobre la mesa, la Fiscalía pide cárcel para Urdangarín, la infanta Cristina resultó absuelta ya en su momento y desde entonces tanto ella como su marido han vivido lejos de la vida social y pública española, a la que estaban acostumbrados.

Sin embargo, de repente en este último mes nos encontramos con varias imágenes de Cristina de Borbón, con el Papa y luego con los reyes eméritos, sus padres. La realidad es que la Casa Real ya sabía cuál iba a ser la postura de la Fiscalía con el “condenado” de la Familia Real y la maquinaria para el desembarco de doña Cristina en Madrid esta en marcha.

Ninguna imagen ha sido casual, ni la visita a Roma y al Papa fueron ningún desafío hacia la Casa Real, sino toda una puesta en escena para empezar a normalizar la imagen de la infanta Cristina y preparar a la opinión pública para su vuelta a España, concretamente a Madrid.

Respecto a la relación del rey emérito con su “condenado” yerno, hay quien sostiene que nunca ha sido mala realmente y hasta quien asegura haberlos visto en alguna ocasión comiendo juntos en el Club Náutico y riendo como una familia más, aunque de eso, convenientemente, no haya imágenes.

Las mismas fuentes me aseguran que la Casa Real “no da puntada sin hilo” y que si esta vez ha habido imágenes de los reyes eméritos con Urdangarin y doña Cristina es porque “se quería que las hubiera, sin más”.

Otras imágenes nos sorprendían la semana pasada, la Familia Real, la actual, es decir, don Felipe, doña Letizia y las infantas, Leonor y Sofía, en unas supuestas imágenes cotidianas, que han sido de lo más comentadas y que más allá de la tontería de si la reina Letizia sirve la sopa o no de forma habitual, que personalmente no lo creo pero me importa un pimiento, buscaban reforzar la idea de que la Familia Real es justamente esa y que tanto la infanta Elena, como la infanta Cristina, si bien son familia del Rey, no son parte de “la nueva Familia Real”.

Hoy el rey, Felipe VI cumple 50 años, pero la protagonista del día será la princesa Leonor, que recibirá el Toisón de Oro, en una ceremonia en el Palacio Real al mediodía. El acontecimiento es de máxima relevancia ya que se trata de la más alta distinción otorgada por el Rey de España y a la vez será el primer acto oficial que compartan padre e hija.

Al acto se dice que asistirá toda la familia real y sin duda será un gran momento para la princesa de Asturias y también muy conveniente para toda la Casa Real, ¿acaso no es más conveniente una imagen de una niña recibiendo tan alta distinción y participando de la tradición familiar que la celebración del cumpleaños del Rey y que los medios hablen de cosas como la relación con su hermana doña Cristina, por ejemplo?

Y todo esto ocurre porque tiene que ocurrir, porque pronto Urdangarín entrará en prisión y se cerrará un ciclo que la Casa Real quiere dejar atrás cuanto antes. El guion parece que está claro, la infanta Cristina y sus hijos volverán a Madrid y a la vida pública, pero en un claro y evidente segundo plano, como su hermana la infanta Elena, al fin y al cabo, ella fue absuelta y su marido estará también en la capital cumpliendo su pena. ¿Cuánto estará Urdangarin en prisión? Ya lo veremos, pero seguro que no estará 6 años y una vez salga y con el argumento de que ya ha cumplido su pena, volverá a su vida de privilegios junto a su mujer y sus hijos…

Y con el tiempo y una buena estrategia de marketing, todo esto quedará en el baúl de los recuerdos.

 

4 thoughts on ““Operación Infanta”

  • 30/01/2018 at 1:14 pm
    Permalink

    ” pero seguro que no estará 6 años y una vez salga y con el argumento de que ya ha cumplido su pena, volverá a su vida de privilegios junto a su mujer y sus hijos…

    Y con el tiempo y una buena estrategia de marketing, todo esto quedará en el baúl de los recuerdos.”

    Me recuerda a lo que se ha hecho y continua haciendose a José Ortega Cano en medios como T5 a raiz de su salida de prisión con conducir borracho y causar asi la muerte de un hombre. Ahora el tema se obvia, aduciendo que no hay que remover el pasado, que a cumplio, etc etc…

    los medios de comunicación y su poca ética.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies