Niños en jaulas y la nueva orden ejecutiva de Trump, ¿qué ha cambiado?

Por Roberto Santos

El pasado lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, salía a defender sus políticas migratorias de “tolerancia cero” en la frontera, con durísimos comentarios tanto de él como de su secretaria de Seguridad Nacional, Kirsrjten Nielsen y del fiscal general, Jeff Session.

Trump indicó que su país no será un “campo de migrantes” al defender las prácticas que estaban implantando en la frontera sur, entre ellas, separar a niños de sus padres cuando las familias cruzan ilegalmente. El presidente Trump aseguró que EE. UU. tampoco será “una instalación de retención de refugiados”.  “Vemos lo que ocurre en Europa y lo que pasa en otros lugares, no podemos permitir que eso suceda en EE. UU., no mientras yo esté aquí”, dijo al referirse a los esfuerzos de la Unión Europea para hacer frente a la ola de refugiados que huyen de la guerra civil en Siria o la oleada de personas provenientes de África subsahariana en pequeñas embarcaciones que cruzan peligrosamente el mar Mediterráneo.

A su vez, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirsrjten Nielsen, dijo que no se disculparán por hacer cumplir las leyes migratorias del país, que resultan en la superación de niños de sus padres, cuando grupos familiares cruzan ilegalmente la frontera entre México y EE. UU.
“Los padres que ingresaron ilegalmente son, por definición, delincuentes. Al ingresar ilegalmente a nuestro país, a menudo en circunstancias peligrosas, los inmigrantes indocumentados han puesto en riesgo a sus hijos”, dijo Nielsen haciendo gala de su nula humanidad y empatía.

Estas declaraciones, unidas a las imágenes de niños en jaulas separados de sus padres, más propias de la Alemania Nazi, que del que se autoproclama el país más libre del mundo, agitaron a la opinión pública y a la comunidad internacional, hasta el punto de que tan solo unos días después, concretamente el miércoles, el presidente Trump firmó una orden ejecutiva para poner fin a la práctica de separar familias migrantes en la frontera que su propio gobierno había establecido desde principios de mayo dentro de la política de “tolerancia cero”.

El gobierno de Peña Nieto, uno de los más afectados, calificó como cruel e inhumana la ley estadounidense de ‘tolerancia cero’ que estaba separando a miles de niños de sus padres, inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera común hacia Estados Unidos, abriendo una nueva grieta en la relación con Washington bajo la administración de Donald Trump.

“Quiero, a nombre del gobierno y del pueblo de México, expresar nuestra más categórica y enérgica condena a una política cruel e inhumana”, dijo el canciller mexicano Luis Videgaray, en una conferencia de prensa en Ciudad de México.

A su vez, las defensorías de México, Colombia, Ecuador, Honduras y Guatemala pidieron este martes, de manera conjunta, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que interceda para que Estados Unidos deje de separar a los hijos menores de familias emigrantes.

Además, el pasado martes, los gobiernos de Colorado, Nueva York, Maryland y Massachusetts se negaron a enviar tropas de la Guardia Nacional a la frontera sur. “No seremos cómplices de esta tragedia humana”, dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Por otro lado, en esto días, se produjo la visita de los reyes de España a la Casa Blanca, pero no, está visita no influyó en la decisión de Donald Trump, ya que el cometido de nuestro monarca y su consorte fue ir a hacer la pelota al presidente de Estados Unidos él e ir a tomar el té con la Primera Dama ella. De tratar de defender los derechos humanos de miles de hispanos que están sufriendo las políticas migratorias de Trump ni se acordaron, ni mostraron el más mínimo interés.

Pero, vayamos a lo importante:

¿Qué estaba pasando hasta ahora en la frontera?

Desde hace unas semanas cuando se producía un cruce ilegal de la frontera y el sujeto o sujetos eran detenidos, estaban siendo tratados como delitos penales como consecuencia de la política de “tolerancia cero” del gobierno de Trump.

Si la persona era detenida haciendo un ingreso no autorizado, es decir, cruzando la frontera sin ningún tipo de visado, el adulto recibía cargos criminales y se le separaba de los menores que pudieran acompañarle.
Y mientras el adulto enfrenta su proceso penal bajo custodia del Departamento de Justicia (DOJ), los menores quedaban al resguardo del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS).

¿Qué cambia con la nueva orden ejecutiva firmada por Trump?

El nuevo decreto ordena que las personas que ingresaron al país por sitios no autorizados puedan ser procesadas por entrada ilegal sin ser enviadas al Departamento de Justicia (DOJ) y así mantiene a padres e hijos juntos, de esta forma, las familias se mantienen unidas bajo la custodia del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) hasta que se complete el caso criminal que haya contra los adultos y el caso inmigratorio de la familia.

Además, obliga a que el DOJ priorice los casos migratorios de familias detenidas sobre los casos individuales, lo que puede forzar a las cortes migratorias a tomar los casos familiares por delante de los individuales, dilatando aún más los tiempos sobre estas personas.

A su vez, ordena a que en caso de ser necesario se construyan instalaciones o se adapten las existentes, para dar cabida a todas estás familias que se encuentran retenidas.

Este decreto ya está en vigencia, pero no hace referencia alguna a cómo se procederá con las familias que ya han sido separadas. Kenneth Wolfe, portavoz de la Administración para Niños y Familias del Departamento de Salud y Servicios Humanos indicó a The New York Times que los más de 2,300 niños que ya han sido separados de sus padres no serán reunidos de inmediato con sus familias mientras los adultos permanecen bajo custodia federal durante sus procedimientos de inmigración. “Para los menores actualmente en el programa de niños extranjeros no acompañados, el proceso de patrocinio continuará como de costumbre”, indicó Wolfe.

Los niños pasan de estar enjaulados separados de sus familias a estar enjaulados con sus familias

Lo que está claro es que esos niños que ya han sido separados de sus padres, han sufrido un trauma tremendo que ya no tiene marcha atrás, firme el señor Trump las ordenes ejecutivas que firme ahora. Para los niños que están todavía en instalaciones de la Patrulla Fronteriza, la orden es que permanezcan allí hasta que sus padres hayan ido a la corte a enfrentar cargos penales  por cruzar ilegalmente la frontera, pero tampoco da detalles de cómo ocurrirá esa reunificación.

Ayer mismo el presidente Trump ordenó a las agencias del Gobierno la reunificación de las más de 2.000 familias de inmigrantes separadas desde abril tras cruzar ilegalmente la frontera desde México. Aunque está será una tarea altamente complicada, se conocen casos donde los padres ya han sido deportados y por otro lado nadie sabe con certeza dónde está cada uno. Hay reportes que indican que bebes de hasta tres meses han sido trasladados a Michigan junto con otros 80 solo en el mes de Abril, también se sabe que 350 niños, incluido un bebé de 9 meses, han sido trasladados a la ciudad de Nueva York, e incluso hay informaciones de que algunos han llegado también a Carolina del Sur. Estados muy alejados de la frontera con México, demasiado alejados de sus padres.

Resumiendo, los niños pasan de estar enjaulados separados de sus familias a estar enjaulados con sus familias, mientras la administración Trump busca la forma de poder retener a estas personas de forma indefinida. ¿Cómo podría hacer esto? Pues muy fácil, de hecho, ya está en ello, ya que ha pedido al DOJ que haga las gestiones necesarias para modificar el llamado ‘Acuerdo Flores’, que impide que el gobierno federal mantenga a niños detenidos por más tiempo del ‘necesario’ y que sean llevados a un centro de detención.

Bajo el mandato del anterior presidente, Barack Obama, los tribunales determinaron que 20 días era el límite “razonable”, pero ese límite no se corresponde con los plazos cada vez más dilatados de los procesos migratorios, razón por la cual Trump ha ordenado al fiscal, Jeff Sessions, que solicite a la Justicia que declaren la detención familiar como algo legal, para poder detenerlas juntas por más de 20 días, o lo que es lo mismo, por tiempo indefinido. Aunque no parece que esto lo puedan conseguir en un plazo corto de tiempo y mucho menos de forma fácil, tampoco podemos subestimar a Trump y sus intenciones, de momento entra en un periodo de ‘espera’ en el que deberá aguardar a que un juez federal de o no permiso para que las familias detenidas puedan mantenerse juntas por más de 20 días.

Desde que ha llegado a la Casa Blanca, Donald Trump no ha dejado de crear controversia y estupor internacionales, no solo por iniciar una guerra comercial, sino también por sus constantes declaraciones en Twitter, su obsesión por ampliar el muro en la frontera con México, sus políticas LGTBIfóbicas y un largo etc de despropósitos que lejos de lo que podríamos pensar no están siendo mal recibidos por una gran parte de sus votantes, para estupor de muchos estadounidenses que están en las antípodas ideológicas de su presidente.

Ayer mismo el presidente Trump volvió a cargar contra los demócratas asegurando que son “extremistas que quieren fronteras abiertas” y atacó también con toda su rabia a México. “No hace nada por nosotros excepto coger nuestro dinero y mandarnos drogas. Podrían arreglar esto en dos días”. Tras esto insistió en la necesidad de construir un muro y mantener una “política muy dura contra la inmigración”.

Muy pronto, podremos comprobar el apoyo real con el que cuenta Trump, concretamente el 6 de noviembre los estadounidenses votarán para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. Actualmente el Partido Republicano controla ambos hemiciclos, lo que es esencial para avanzar en la agenda legislativa de Trump por lo que un cambio de color político pondría a Trump en serios problemas para continuar con su agenda, salvo que tire de decretos, herramienta muy impopular en Estados Unidos y a solo dos años de una posible reelección, que esperemos no se produzca.

One thought on “Niños en jaulas y la nueva orden ejecutiva de Trump, ¿qué ha cambiado?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies