Natalidad y capitalismo

Mario del Rosal


Según nos cuentan, la tasa de natalidad en España ha caído hasta el nivel más bajo desde 1941, cuando se comenzó a registrar sistemáticamente esta variable. La tasa de fertilidad está en 1,3 hijos por mujer, muy por debajo de la cifra mínima para garantizar la reproducción generacional, estimada en 2,1.

Esta situación es llamativa si la comparamos con el resto del mundo. La tasa de fertilidad en España fue en 2016 la tercera más baja de la Unión Europea, similar a la griega y sólo por encima (por centésimas) de Portugal y Polonia. De hecho, la tasa española es exactamente la mitad de la tasa conjunta de la Unión Europea. En el resto del mundo, únicamente Corea del Sur, Singapur, Hong Kong, Moldavia, Puerto Rico y Macao nos superan.

Estos son los hechos. Ahora toca interpretarlos.

En primer lugar, ¿es necesariamente una mala noticia? Desde el ámbito político de la derecha –sobre todo la más conservadora– no hay mucho que comentar. La noticia para ellos es pésima, claro. Y lo es por cuestiones relacionadas con la moral cristiana y los valores familiares. La visión más reaccionaria (no precisamente en declive) ve la reproducción como el objetivo vital último (aunque no necesariamente único) de la mujer, por lo que ven en la caída de la natalidad un fracaso individual relacionado con la degradación del concepto de familia.

Desde el ámbito de las izquierdas, sin embargo, no todas las opiniones son unánimes. Por un lado, hay quienes afirman que la caída de la natalidad no sólo es una tendencia generalizada en las economías desarrolladas, sino que es un reflejo del progreso social, la modernización y la secularización de un país. Así, identifican este fenómeno con las posibilidades aumentadas de planificación familiar, con la mayor atención al desarrollo personal de los individuos, con el proceso de emancipación de la mujer y con la mayor libertad y aceptación social de las múltiples opciones sexuales y de vida que ofrecen este tipo de sociedades. Todo esto es cierto, pero se centra únicamente en los aspectos culturales y sociales del asunto, en la cuestión de los estilos de vida. Es la visión propia del posmodernismo, que tiende a obviar la estructura económica sobre la que se sustentan los fenómenos sociales y políticos.

Desde otro punto de vista, algunos creemos que es necesario centrar la atención en los aspectos materiales del asunto, es decir, en los procesos y las relaciones de producción que determinan en última instancia las dinámicas de las sociedades capitalistas. De ahí que consideremos imprescindible incorporar elementos clave que esa visión transversal prefiere dejar en un plano subordinado. Estos elementos se resumen en uno solo: la necesidad cada vez mayor que tiene el capital de incrementar el grado de explotación de la fuerza de trabajo.

¿Por qué tenemos menos hijos en España? Si fuera por una decisión personal libremente tomada, eso sería síntoma de que estamos en el camino de la emancipación –sobre todo, de la mujer, pero no sólo– y sería motivo de alegría para quienes creemos que ese es el futuro que merece el ser humano. Lamentablemente, no es así. Las razones son, en su inmensa mayoría, de índole económica, y tienen que ver con ese aumento del grado de explotación del que hablamos. La lista es fácilmente reconocible: más años de formación antes de poder optar a un trabajo remunerado, paro muy elevado, empleo precario generalizado, salarios en caída libre, crecimiento imparable de los precios del alquiler y la compra de vivienda, privatización (y, por lo tanto, mercantilización) de la educación y la sanidad, etc, etc. Incluso la dificultad cada vez más sangrante de compatibilizar la vida profesional con la personal está relacionada con esto. La jornada laboral, en lugar de caer al ritmo al que permitiría la mejora de la productividad, tiende a aumentar y a convertir en crónicos horarios de trabajo de diez o doce horas en un proceso prototípico de aumento absoluto de la tasa de plusvalor. Y cuanto más alto quiera llegar alguien en una profesión u organización, mayor es esa exigencia.

¿Cómo explicar el auge explosivo de los tratamientos de reproducción asistida en nuestro país? ¿Cómo entender el aumento imparable de la edad a la que se tiene el primer hijo?

¿Tienen más peso estas prosaicas razones materiales que las relacionadas con el estilo de vida? Por supuesto que sí. De no ser el caso, ¿cómo explicar que la natalidad sea mucho más baja en España que, por ejemplo, en los países nórdicos? ¿Cómo explicar que las tasas más bajas de la UE se den, precisamente, en algunos de los países más pobres o más castigados por la crisis, independientemente de su grado de secularización o de emancipación legal femenina? No es, en el fondo, una cuestión de cultura, valores, religión o tendencias de vida, sino de posibilidades económicas.

Además, ¿cómo explicar el auge explosivo de los tratamientos de reproducción asistida en nuestro país[1]? ¿Cómo entender el aumento imparable de la edad a la que se tiene el primer hijo[2]? No se trata de que haya más mujeres que no quieran tener descendencia o prefieran tener menos, sino que los obstáculos de raíz económica para la crianza se lo dificultan cada vez más, lo que obliga a retrasar en mayor medida la concepción, con los problemas que esto conlleva.

En realidad, la cuestión es sencilla, pero en estos tiempos de confusión ideológica, parece que necesita ser explicada para evitar malentendidos. Una sociedad que, no sólo no facilita, sino que ni siquiera permite su propia reproducción física es una sociedad fracasada. Lo es en términos colectivos, claro, no en términos individuales. Que alguien decida no reproducirse es una opción perfectamente respetable y valiosa y, claro está, en ningún modo supone un fracaso. Todo lo contrario, si es lo que realmente quiere. Pero, si cada vez más personas hacen lo mismo y, además, no por una decisión autónoma, sino forzadas por las condiciones materiales (sean o no conscientes de ello), entonces debemos hablar de fracaso colectivo. Un fracaso enraizado en las exigencias del modo de producción capitalista y que, como en tantas otras cosas, es sistemáticamente escamoteado por la ideología dominante.

[1]      Según se estima, casi el 9% de los nacimientos en España son fruto de la reproducción asistida, lo que sitúa a nuestro país como líder europeo en número de tratamientos.

[2]     La edad media a la que se tiene el primer hijo en España es de 30,8 años, la segunda más alta de la UE, solamente por detrás de Italia. Esta cifra no ha dejado de aumentar año tras año desde, al menos, 1985, cuando se situaba en los 25,8 años (datos procedentes de Eurostat).

One thought on “Natalidad y capitalismo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Canal de Nueva Revolución

Síguenos en Telegram
Cerrar